Posteado por: physis | 22/04/2009

Rescate bancario, pensiones y demografía

Por su interés, traduzco a continuación un artículo aparecido en Financial Times (FT), donde se hace una clara advertencia sobre las dificultades que van a enfrentar las economías desarrolladas. La nueva deuda que están contrayendo los gobiernos debido al rescate bancario no encaja muy bien con el futuro demográfico más inmediato y el coste de las pensiones. Desgraciadamente, el artículo sólo considera la deuda pública y deja de lado la deuda privada, cuando es esta última precisamente la que más ha crecido en los últimos 15 años. Tampoco considera la disponibilidad futura de los recursos energéticos (petróleo y gas principalmente) y su repercusión sobre la actividad industrial, empleo, recaudación tributaria y movilidad. De forma que el panorama todavía podría quedar más ensombrecido. En cualquier caso, un excelente artículo para someter a consideración hasta qué punto los gobiernos aciertan sacrificando la franja de población que más impuestos ha tributado de la historia por rescatar a unos cuantos bancos, cuando deberían estar reservando urgentemente recursos presentes para afrontar dificultades futuras. De hecho, dada la imposibilidad de hacer cuadrar los números públicos, da la sensación que se trata más del último saqueo antes del colapso que de un paquete de ayudas destinadas a sanear las entidades financieras. Por otro lado, se ilumina el cálculo político y la premura por introducir el debate sobre la eutanasia. El título original del artículo es The Red Ink in a Greyer Future.

 La tinta roja en un futuro más canoso

La próxima década va a ser realmente complicada. Cuando el grueso de población de media edad llame a la puerta en muchas de las economías occidentales, los gobiernos sufrirán una costosa transformación demográfica. La crisis económica sólo hace que las cosas sean aún peores. 

population-debt

Previsiones de deuda pública y series de dependencia trabajador/pensionista de Japón, España, Reino Unido, China, EEUU e India

Una vez pase la recesión, los países deberán trabajar para cerrar la brecha de sus déficit fiscales sin provocar un mayor colapso en la producción. Además deberán pagar los intereses de una creciente deuda pública. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que de los 20 países que se reunieron la primera semana de abril en Londres, los más industralizados habrán incrementado su deuda pública prácticamente un 25% de su PIB entre 2007 y 2014. Pero aunque se trata sin lugar a dudas de una pesada carga, para el 2050 el coste de esta crisis no representará más que el 5% del impacto financiero que va a suponer el envejecimiento de sus poblaciones. Según informa el FMI, “sin despreciar los enormes costes fiscales de esta crisis, la mayor amenaza que deben afrontar los países avanzados  a largo plazo en su solvencia fiscal se encuentra representada por unas tendencias demográficas desfavorables”.

Es decir, desfavorables desde el punto de vista de la tesorería. Aunque es duro decirlo, incremetar la longevidad de las personas es una mala faena. Cada vez muere menos gente de accidentes o por enfermedades. Y si prolongamos las series demográficas hasta la vejez, los pensionistas vivirán aún más tiempo dependiendo de sus pensiones. Además, las tasas de natalidad son bajas con frecuencia, haciendo que haya cada vez menos niños para cuidar de sus padres cuando sean mayores y dejando en definitiva una menor fuerza de trabajo para cotizar y pagar los impuestos que deberán sostener las futuras pensiones.

Los cargos públicos de muchos países son proclives a hablar del problema de forma que se oculte su inmediatez, trasladando el impacto del envejecimiento de sus poblaciones hasta la cuarta década de este siglo. Pero nunca comentan que el grueso del problema aparecerá en el transcurso de la próxima década. Es decir, el fenómeno demográfico va a tener un impacto significativo en la sociedad dentro de poco tiempo.

En todo el mundo desarrollado, el final de la Segnda Guerra Mundial dio la bienvenida a un salto en el número de nacimientos conocido como “baby boom”. Este segmento de la población, después de haber dedicado toda una vida al trabajo, hace que el problema se sienta de pronto de una forma más acuciante en la medida que los trabajadores de esa generación van abandonando sus puestos de trabajo en grandes cantidades y pasan a engrosar el colectivo de personas que demanda una pensión.

Los países que han tenido una gran explosión demográfica después de la Segunda Guerra Mundial, como Estados Unidos y Reino Unido, comenzarán a sentir durante la próxima década la pesada carga de las pensiones y la seguridad social. Mientras que EEUU tuvo una época con muchos nacimientos durante un amplio periodo de tiempo después de la posguerra (desde 1946 hasta 1964), el Reino Unido tiene dos picos (uno en 1947 y otro en 1964). Ambas naciones necesitarán financiar aceleradamente sus compromisos al mismo tiempo que deben destinar enormes sumas de dinero para salir de sus respectivas recesiones y rescates bancarios. Como resultado de la crisis económica, EEUU ha visto que sus previsiones de deuda pública en 2012 han pasado del 66% del PIB hasta el 97% (incrementando la presión para que el Tesoro ponga en marcha las necesarias reformas sociales). Pero el Reino Unido todavía ha sufrido un incremento mayor en la previsión de su deuda, pasando del 43% del PIB hasta el 75%.

Los países que han tenido una gran explosión demográfica después de la Segunda Guerra Mundial, como Estados Unidos y Reino Unido, comenzarán a sentir durante la próxima década la pesada carga de las pensiones y la seguridad social. Mientras que EEUU tuvo una época con muchos nacimientos durante un amplio periodo de tiempo después de la posguerra (desde 1946 hasta 1964), el Reino Unido tiene dos picos (uno en 1947 y otro en 1964). Ambas naciones necesitarán financiar aceleradamente sus compromisos al mismo tiempo que deben destinar enormes sumas de dinero para salir de sus respectivas recesiones y rescates bancarios. Como resultado de la crisis económica, EEUU ha visto que sus previsiones de deuda pública en 2012 han pasado del 66% del PIB hasta el 97% (incrementando la presión para que el Tesoro ponga en marcha las necesarias reformas sociales). Pero el Reino Unido todavía ha sufrido un incremento mayor en la previsión de su deuda, pasando del 43% del PIB al 75%.

En Reino Unido, por ejemplo, el gobierno anticipa un coste extraordinario anual por el envejecimiento de la población del 1,6% del PIB para el 2017-2018. Este es un incremento en el gasto equivalente al pago de los intereses de una abrumadora deuda que sufriera un incremento en torno al 37% del PIB, según los cálculos de FT. Un dato que supera con creces el incremento del 29% que se espera infringirá la crisis financiera y la depresión económica sobre las arcas del estado.

Francia, Alemania y EEUU están entre los países que van a padecer un mayor deterioro repentino en los costes demográficos durante la próxima década, justo después de un periodo de relativa placidez. Según la ONU, el número de adultos en edad de trabajar por cada persona mayor de 65 años en las economías avanzadas decrecerá en los próximos 10 años como mínimo tanto como lo ha hecho en los 30 años anteriores. Así que el número de trabajadores por pensionista pasará en la próxima década de 4,3 a 3,4.

population-japan-southkorea

Japón está sufriendo los efectos de 30 años de continuo decrecimiento en la tasa de natalidad. Su extraordinaria longevidad hace que sea en la actualidad el país más envejecido del mundo. Además, antes de la crisis ya tenía aparejada una pesada deuda pública. Como la posición económica ha empeorado, se prevee que la deuda pública sea el doble del PIB para el 2012. En el lado contrario se encuentra Corea del Sur, que tiene una deuda pública muy reducida y una población muy joven. Pero la creciente longevidad de la población y el colapso de la natalidad (de 6 hijos por mujer en 1960 a 1.1 en 2006), significa que su población se envejecerá con una espantosa velocidad, de forma que su ratio de dependencia superará a la de EEUU sobre el 2025

Hay algunos países que ya han avanzado mucho más en este camino. Así, por ejemplo, se necesitan 20 años para que la media de los europeos sean tan canosos como lo es hoy en día la población de Japón. Por otro lado, el resto de Asia está metida en una desenfrenada carrera por hacerse rica antes de que la gente sea demasiado vieja para trabajar. Corea del Sur está bien situada, con seis trabajadores por cada pensionista. Pero debido a su colapso en la tasa de natalidad, será uno de los países con la media de edad más avanzada sobre el 2050.

Para las sociedades, aunque no siempre para todas las personas, es posible contrarestar y mitigar muchos de los problemas del envejecimiento. Las leyes laborales están cambiando para que la gente permanezca trabajando durante más tiempo. No obstante, la actual explosión de la deuda pública (ya de por sí bastante complicada) está exacerbando el impacto de un envejecimiento de la población que cada vez va a ser más costoso. Ambos problemas garantizan convertir la próxima década en una carga cada vez más pesada para los contribuyentes.

population-turkey-spain

En España los probemas son debidos más a una falta de niños que realmente a un "Baby Boom", pues este país tiene uno de los perfiles demográficos más deteriorados de la UE. Este hecho, junto con el repentino final de una larga burbuja económica sostenida por el sector inmobiliario, deja en herencia a los futuros políticos un auténtico quebradero de cabeza en la medida que la deuda pública va a saltar del actual 30% del PIB hasta un 56% para el 2012. Por lo que respecta a la juventud, Europa necesita mirar a Turquía y su espléndido dividendo demográfico. Según vaya haciéndose mayor la Vieja Europa podrá encontrar un valioso activo en los jóvenes turcos y mejorar así las tensiones laborales de ese país

 

Hasta aquí el artículo del Financial Times. Pero no quiero concluir la noticia sin advertir del profundo deterioro de la economía española. Recientemente, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, había comunicado que si el gobierno seguía estirando la deuda pública para financiarse terminaría poniendo en peligro las pensiones durante el 2010. Un tema realmente espinoso para el PSOE, pues la quiebra del sistema de pensiones fue uno de los legados del felipismo al Partido Popular, resuelto finalmente gracias a créditos puente de urgencia concedidos por la banca, los Pactos de Toledo y el joven Fondo de Garantía de las Pensiones. La respuesta no se hizo esperar y rápidamente se puso en contra la plana mayor del Gobierno. Incluso el propio Presidente Rodríguez Zapatero llegó a decir que las previsiones del Banco de España siempre eran bastante superficiales (1, 2 y 3). Aunque en apariencia el gobernador se tuvo que retractar públicamente y la noticia ha quedado enterrada por otras más mediocres, como sucede habitualmente en este país, sigue advirtiendo del problema para quien le quiera escuchar.

En primer lugar se debe aclarar que el Banco de España no hace previsiones superficiales. La prueba más evidente es que lleva advirtiendo de un futuro brusco deterioro inmobiliario desde el 2005 y desde luego no se ha equivocado. En segundo lugar, se debe advertir también que la actual debacle económica está provocando que los datos demograficos queden aún mas agravados por el incremento del desempleo, adelantándose de este modo los problemas intergeneracionales del 2030 a precisamente el bienio 2010-2011. En efecto, considerando dos escenarios posibles de desempleo para esas fechas (25% o 30% de la población activa y suponiendo datos no maquillados) tenemos que la ratio de trabajadores por pensionista es del 33,3% para el cuadro optimista y del 37,5% para el contexto más pesimista (comparen la correspondencia en fechas con en el primer gráfico de este artículo).

Por otro lado, semejantes bolsas de desempleo presionarán aún más a la baja los salarios, dándose la posibilidad de que encontrar una retribución mensual neta de 1.000 euros será un auténtico milagro, consecuencia derivada de una mayor flexibilidad laboral y la necesidad de competir en costes para mantener el cada vez más precario tejido industrial nacional. Aún más. Muy probablemente las nóminas de amplias franjas de población podrían llegar a estar incluso por debajo de la media de las pensiones de unos trabajadores que han podido cotizar duante muchos años, gracias a sucesivas épocas de bonanza económica. Pero para mayor dificultad, incluso la media salarial del nuevo acceso al empleo podría ser muy poco superior a las prestaciones no contributivas y prácticamente la mitad del sueldo de un funcionario medio.

Este nuevo contexto es una bomba social que puede estallar en cualquier momento, quebrando la cohesión entre generaciones e incluso entre comunidades autónomas frente a las crecientes dificultades de financiación económica. Finalmente, es muy probable una radicalización en el discurso social hacia los extremos del espectro político para rentabilizar en votos el desasosiego de crecientes masas de desemplados.

Hoy más que nunca es necesario que el gobierno deje de ocultar los datos a la población y los medios de comunicación abran de una vez la información a la ciudadanía, para que se pueda preparar una solución lo menos dolorosa y radical posible ante un futuro que nos espera a la vuelta de la esquina y cada vez parece menos alagüeño. Tenemos en Internet un poderoso aliado para construir redes sociales. No desaprovechemos las pocas herramientas útiles que tenemos a nuestra disposición y que todavía no están siendo manipuladas.

Roberto Centeno todavía es más agresivo sobre este tema.

Traducción y comentarios de Joaquín Ferrer.

Anuncios

Responses

  1. hay que moverse. Lo hemos estado construyendo y ahora los ineptos (no se enteran ó no pueden aprehender) lo están desmontando. Hay que moverse. Si no es por nuestro futuro, es por el perjuicio a evitar a nuestros hijos.

  2. La “falta de niños” en España es el reflejo de una precariedad económica y laboral que NUNCA hemos dejado atrás. Excepto los funcionarios, el resto de los mortales tiene muy difícil conciliar la vida laboral y familiar. La burbuja inmobiliaria y la subida del coste de la vida también pone cada vez más difícil tener y sobre todo mantener una familia.
    De los 5 millones de inmigrantes recibidos en estos 15 años, una gran parte de ellos son de la edad del Baby Boom (30 a 50) luego su presencia empeora los problemas de empleo de esta generación y evidentemente empeorarán el problema de las pensiones de esta generación por el mismo motivo. Si miramos las pirámides, esa inmigración no debería haber existido, sería más o menos ahora cuando deberíamos haber comenzado a acoger a jóvenes (20 años) inmigrantes para ir rellenando los huecos de la base de la pirámide.

  3. A pesar de vestir canas aún me asombra la incapacidad del ser humano para el análisis, en especial la de alejarse del árbol para ver el bosque.
    Volviendo a las pensiones, el sistema público de reparto implica que los activos de hoy pagan las pensiones de los pasivos y los activos de mañana – nuestros hijos y nietos- pagarán las nuestras.
    Ahora viene el argumento de la pirámide de la población y de cuántos activos por pasivo tocarán dentro de 25 o 50 años. Si queremos estimar el futuro con un mínimo de sensatez hay que valorar lo que ha sucedido del pasado al presente e incluir factores que no entran en – las para mi tendenciosas e interesadas- valoraciones del gobernador del B. de España y Cía. Para poner un ejemplo, si en el último medio siglo la productividad por activo se ha multiplicado por un factor considerable, ¿por cuánto se multiplicará en los próximos 50 años? Así el sistema sería perfectamente viable aunque la pirámide de población se invierta – algo que sucederá inexorablemente por las buenas – cosa altamente improbable – o por las malas: guerras, pestes, hambre y demás calamidades creadas por la codicia, el egoísmo y la estupidez del mal llamado homo sapiens sapiens.
    Respeto a los sistemas privados de pensiones que funcionan por el individualista sistema de “yo me lo ahorro y… (> se lo dejo a una entidad financiera para que me lo gestione a cambio de unas comisiones > y me lo gestionan pensando en sus insaciables y codiciosos intereses > con un resultado penoso para mis intereses > y a los hechos me remito > y lo poco que quede) … yo me lo gastaré a mi antojo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: