Posteado por: physis | 27/04/2009

EEUU comienza a movilizarse contra la Reserva Federal

Acérquese un día de estos a un banco con un billete de 10 euros y pregunte en ventanilla qué le dan a cambio. Le permitirán abrir una cuenta corriente o le cambiarán el billete de 10€ por otros dos de 5€. Nada más.

Pero en el billete se ven bien claras las iniciales del BCE (Banco Central Europeo). Así que supongamos que nos pudiéramos acercar también a una ventanilla de ese banco central y preguntáramos qué nos pueden ofrecer a cambio de ese billete de 10€. De nuevo le dirán que nada. A lo sumo dos billetes de 5€.

Bien. No sucede lo mismo cuando vamos a cualquier otro establecimiento comercial. Necesariamente nos tendrán que otorgar algo a cambio de 10€: varios cafés, helados, tornillos, ladrillos, papel, periódicos, y así hasta enumerar cualquiera de los bienes y servicios que se pueda imaginar. Lo mismo sucede cuando se deben conseguir esos 10€, que deberán ser obtenidos después de haber trabajado.

¿Cómo puede ser que toda la sociedad deba cambiar los 10€ por algo, mientras que los bancos no? Pues por la sencilla razón de que esos 10€ no están respaldados por ningún bien material y, en consecuencia, los que lo gestionan y crean no tienen más obligación legal que cambiar papel por papel. Usted y yo sí que estamos obligados a canjear el dinero por algo, el BCE y en general la banca en absoluto.

Aún más, crean el dinero con la garantía de la deuda. Es decir, esos 10€ existen porque simplemente alguien los debe. Y desaparacerán cuando la deuda sea saldada. Visite este enlace para más información. Y si quiere ilustrarse aún más, tiene a Charles Holt Carroll (1799-1890) y su libro The Organization of Debt into Currency.

Pero en última instancia, la mayor garantía que tiene el BCE para emitir esos 10€ y no respaldarlos por nada es la ignorancia de los europeos. Es decir, todo seguirá funcionando perfectamente engranado mientras seamos tan tontos como para cambiar bienes y servicios por ese falso dinero, y sigamos otorgando el monopolio de su creación a la banca principalmente. Porque en definitiva, esa garantía no escrita en ningún sitio excepto en su propia ignorancia, no desaparecerá hasta que igualemos la banca al resto de los ciudadanos y les obliguemos a que devuelvan algo a cambio del dinero. Es decir, a que el dinero se respalde no sólo con nuestro trabajo, bienes o servicios, sino con algo material e independiente. Hasta ese día seremos esclavos del BCE, pero sobre todo seremos esclavos de nuestra propia estupidez.

En EEUU la gente comienza a despertar de esta pesadilla y cada vez hay más movilizaciones públicas para no sólo abolir la Reserva Federal (el BCE de EEUU), sino también para dejar de pagar impuestos si es que éstos van a servir para rescatar al imperio financiero. Porque este asunto ya ha dejado de ser un simple rescate, y ha pasado a ser un saqueo de los impuestos por parte de la banca de propociones históricas.

España atraviesa una situación extremadamente difícil en gran parte debido a la banca. Sería un buen lugar para comenzar a movilizarnos contra el BCE y el rescate de unas entidades financieras completamente irresponsables. ¿O es que alguien iba a prestar dinero a un moroso habitual o a un mal gestor? ¿Cómo entregar entonces nuestros impuestos a esta caterva de irresponsables, a este esperpento nacional de lo que relmente debería ser una buena banca? ¡¡QUE QUIEBREN!! Vayan retirando el dinero de estas siete cajas y trasládenlo a otras entidades mas solventes, ayudando de esta forma a restructurarlas y a hacerlas más fuertes para que de nuevo comiencen a dar crédito a las pymes nacionales.

El orador que aparece en el vídeo es Peter Schiff, de Euro Pacific Capital y gran defensor del dólar según lo define la Constitución americana, es decir respaldado por plata u oro.

Para nosotros es un tema realmente interesante, pues lo que se terminó aceptando por dólar en EEUU de forma constitucional, eran precisamente los pesos españoles fruto de la unificación monetaria de 1497, cuando se acuñó la pieza de ocho o real de a ocho. Aunque fue en la América española, alrededor de 1565 en la ceca de Lima, cando se terminó acuñando su equivalencia en una moneda de plata denominada inicialmente peso fuerte o duro. Su peso era de 27 gramos y tenía una ley de 92% de plata pura. Circuló ampliamente desde el siglo XVIII, no sólo en la América española, sino también en las demás colonias europeas del continente americano, siendo de facto la primera moneda aceptada de forma internacional. Tanto es así que muchas monedas nacionales deben su origen al peso español: el dólar americano y el canadiense, el yuan chino, todas las monedas de américa latina y el peso filipino.

Finalmente fue el peso mexicano (semejante al duro de la ceca de Lima) la moneda de curso legal en los Estados Unidos desde 1785 y, junto con el dólar estadounidense, desde 1792 hasta 1857. Su equivalencia entonces era de un peso mexicano por un dólar estadounidense. Y precisamente es del peso español de dónde procede el símbolo del dólar ($), que no es otra cosa que las columnas de Hércules y la banda con la inscripción “Plus Ultra” que figuraba en esa moneda (y siguió figurando en las monedas de 100 pesetas, formando parte del escudo real, hasta su desaparición con la entrada del euro).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: