Posteado por: physis | 29/04/2009

EEUU deberá elegir entre la hiperinflación o suspender pagos durante el bienio 2010-2011 (I)

Introducción

gs-us-oil-consumption-200804

Según los últimos datos de la Energy Information Administration (EIA), EEUU ha reducido su consumo total de petróleo hasta los 18 mb/día (en la gráfica superior los datos sólo se muestran hasta mediados de abril). Esto supone una caída interanual de 3,8 mb/día, es decir un descenso de aproximadamente el 18% con respecto al mismo mes del año anterior. Tal vez no se pueda ofrecer mejor cuadro del profundo deterioro de la economía americana que el descenso de la congestión del tráfico en las 10 principales ciudades, según informa el Wall Street Journal.

us-trafficevolution-2007-2008

Por otro lado, según los últimos datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el consumo mundial de petróleo habría caído en marzo hasta los 81,5 mb/día, con una variación interanual de 4,5 mb/día. Es decir, en ese mes la caída del consumo de petróleo en EEUU ya suponía en torno al 50% de la reducción global de la demanda.

oilwatch_april2009_7

gs-globalsparecapacity-200804

En este nuevo contexto, Merril Lynch estima que la capacidad excedentaria de la OPEP se encuentra sobre los 6 mb/d, garantizando precios bajos durante bastante tiempo mientras no se produzca un cambio significativo en los datos económicos internacionales o aparezca en escena algún factor geopolítico internacional desestabilizante.

De momento, en EEUU las capacidades excedentarias de producción de las diferentes industrias no parecen apuntar en esa dirección, sobre todo si comparamos los datos actuales con los máximos conseguidos durante el punto álgido del ciclo económico.

gs-us-sectorutilisationpeak-200804

gs-us-sectorutilisationnow-200804

El deterioro económico es pavoroso, y para su análisis FT Alphaville apunta unos comentarios muy interesantes que traduzco a continuación.

Comparación con la Gran Depresión

El economista de la escuela austriaca Josef Steindl fue uno de los que mejor supo relacionar una creciente capacidad excedentaria con el desempleo y el deterioro general de la economía. Lo hizo precisamente refiriéndose a la Gran Depresión.

Para los que no están familiarizados con su trabajo, pueden encontrar un brillante resumen de sus teorías en este artículo escrito en 2001 por el profesor de economía de la Universidad de California Michael A. Bernstein. Steindl supo ver cómo los tres factores antes mencionados se influenciaban creando un efecto de bola de nieve:

En el nivel macroeconómico, todavía son más profundas las implicaciones de la inelasticidad en los márgenes de los beneficios. En estas circunstancias, el abaratamiento de los precios no compensa el deterioro del crecimiento, de forma que las empresas tienden a aumentar su capacidad productiva ociosa. Esto comporta además del descenso de los ingresos domésticos un crecimiento del desempleo. Pues al presentarse mayor productividad ociosa según avanza el tiempo, las empresas se ven inclinadas en mayor medida a no emprender nuevas inversiones, pues piensan que así podrán aliviar la carga del exceso de productividad. Pero esta medida termina intensificando el problema macroeconómico. Y a mayor sea la parte de la economía que se encuentra concentrada, mayor será la tendencia para que una depresión cíclica se desarrolle hacia un progresivo (y en apariencia sin fin) declive.

Pero si esto les suena familiar, todavía aparecen más sinergias entre lo que está sucediendo actualmente y la Gran Depresión.

Bernstein argumenta además que la profundidad y persistencia de la Gran Depresión no pueden explicarse solamente con la teoría de los ciclos económicos. Se debe considerar además que la crisis de los mercados financieros coincidió con una transformación a largo plazo de los tipos de bienes y servicios que estaban siendo requeridos por las industrias y los propietarios de viviendas. La conjunción de estos dos factores es lo que transformó en Gran Depresión lo que simplemente debería haber sido una depresión cíclica.

En este sentido, Merril Lynch equipara el anterior cambio en los tipos de bienes y servicios con el problema energético que deben enfrentar las diferentes economías nacionales:

Según nuestro punto de vista, una deficiente asignación del capital es lo que subyace en el corazón de la presente crisis económica. Tal como subrayamos por primera vez en nuestro Global Energy Weekly del 24 de septiembre (Credit Cruch & Energy Crunch: Same Market Failure), los mercados de capital han fallado en los últimos años en la medida en que han dirigido demasiado dinero al sector inmobiliario y muy poco al energético. Si el capital se hubiera asignado de forma eficiente en los sectores mas productivos de la economía, un mayor porcentaje del elevado ahorro de las economías emergentes habría sido invertido en los sectores claves.

Situación posterior a la Gran Depresión

A continuación voy a entrar someramente en algunos de los aspectos que el análisis de Merril Lynch evita introducir, a pesar de analizar con sutileza el problema energético.

oil

No nos cansaremos de recordar que hay un problema energético inmediato por la menor disponibilidad progresiva de recursos petrolíferos. Pero a esta dificultad no pequeña se añaden todavía dos factores importantísimos que impiden comparar en igualdad de condiciones las dos épocas que analiza Bernstein más arriba: la cuestión demográfica y las diferencias en el funcionamiento de los sistemas monetarios. La primera ya ha sido tratada. A continuación considero la segunda después de introducir su desarrollo.

Con posterioridad a la GMI cabía una opción de relevo en el modelo de crecimiento porque las economías tuvieron a su favor la incipiente generalización del uso del petróleo (observar en la gráfica superior el espectacular aumento de su consumo desde que terminó la GMII hasta 1978). Esto dio pie en un principio a que tras la liquidación parcial del patrón oro de 1933 (fruto de los desajustes económicos posteriores al Tratado de Versalles y las consecuencias del crack del 29), la expansión monetaria americana financiara directa o indirectamente los modelos desarrollistas de economías muy planificadas como sucedió en Alemania o Japón. Se generaron crecimientos acelerados que en poco tiempo teminaron colisionando con el sistema establecido que les estaba alimentado, pues necesitaban controlar los flujos comerciales y de materias primas que garantizaban la devolución de sus deudas primero y la inercia económica a continuación.

Resuelto este conflicto tras la GMII, Bretton Woods y Yalta, se establece la hegemonía definitiva americana (en detrimento del Reino Unido), ya que su economía en ese momento supera el 50% del PIB mundial. Los nuevos créditos de posguerra concedidos a Europa y Asia tienen garantizada su devolución por el permanente incremento del PIB mundial, provocando a su vez una inflación crónica por la expansión monetaria americana. También los gobiernos nacionales pueden acometer unos programas de cobertura social sin parangón en la historia gracias a una expansión impositiva también sin precedentes. Será finalmente la apoteosis del comercio global lo que, gracias a una paz duradera, posibilite la bonanza económica y por las mejoras sociales el boom demográfico mundial entre los años 50 y 80 según los países.

En las siguientes gráficas nos vamos a centrar en el modelo americano de desarrollo para visualizar de alguna manera estos cambios, pues ha sido el espejo donde todos los demás países no comunistas se han querido reflejar de una forma u otra.

En primer lugar, tras declararse EEUU en suspensión de pagos en 1971 y cancelar de forma unilateral la convertibilidad dólar-oro pactada en Bretton Woods, se abre una época donde el comercio mundial nominado en dólares hace que EEUU desarrolle una gran laxitud monetaria porque puede exportar su inflación. El reciclaje posterior de esos dólares en su economía, provoca durante los últimos 35 años varias crisis en oleadas sucesivas hasta detonar la que hoy padecemos. Pero la consecuencia final es que la relación deuda-PIB termina superando a la de 1933. En este gráfico no aparecen las nuevas remesas de deuda generadas para el rescate financiero.

us-debt-to-gdp

Fuente: Edward Hugh en RGE

Por otro lado, el espectacular crecimiento del PIB y la brutal expansión monetaria (comparando el poder adquisitivo de los dólares tras 55 años) permiten una recaudación creciente de impuestos sobre la economía en general y sobre los rendimientos del trabajo en particular.

gdpadjustedforinflation2005and1950dollars1

taxesaspercentofgdp

Ingresos del gobierno americano como porcentaje del PIB

tfdays1

Impuestos per capita en función de los días trabajados

Comentarios y traducción por Joaquín Ferrer

Anuncios

Responses

  1. Inflación es la salida, pero el crecimiento será nulo, es decir, estanflación.

    Ahora que el stock está cayendo, el ciclo corto de la cuasi-deflación está llegando a su final, luego, dada la bajada de consumo generalizada, el endeudamiento general, y el miedo metido en el cuerpo de todo el mundo, no da pie a que la confianza vuelva facilmente y que el consumo se active de nuevo, por lo tanto, la producción se mantendrá baja y los productos no vitales subirán de precio y luego se propagará al resto de la economía y comenzará la carrera de la inflación (sin crecimiento).

    El reto para los gobiernos y bancos centrales va a ser mantener la inflación alta, pero sin que se dispare, de esta manera eliminaran la deuda existente lo más rapido posible. Lo mejor que les puede pasar a los deudores es que haya inflación y unos tipos de interés bajos, claro (malo para los acreedores). Si al final la inflación va a ser buena y todo :)

    Quizas la frase esa que se dice de: “Las cosas de antes duraban más”, habrá que ponerla en practica. Se de primera mano que en la industria del automóvil se está reciclando maquinaria, materiales, hasta los tornillos y todo lo que se pueda. Hasta hace un año se tiraban maquinas enteras y se hacían nuevas desde 0 para los nuevos modelos. ¿Vuelta al pasado? en el que se arreglaban las cosas y no se tiraban a la basura para comprar una nueva. Bien por el planeta, le hacía falta un respiro. ¿Habrá revolución medio ambiental? con las energías renovables y el reciclaje como claves? Creo que desde esta crisis hasta los proximos 3-5 años serán muy interesantes para la historia.

    Saludos

  2. Obviamente elegirán hiperinflación antes que ponerse en evidencia. Dólares saliendo por todas partes…

  3. Magnífico análisis. Gracias por esta compilación de datos. Deduzco del análisis realizado que la caída de la producción energética global implicará que nos acercamos a un conflicto global por los recursos, con tendencia creciente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: