Posteado por: physis | 11/05/2009

Cómo ha provocado la banca el colapso de la economía

Desgraciadamente, esta crisis requiere de cierta explicación y no es asequible al común porque hace falta una pequeña base de conocimientos que a nadie le han enseñado en la escuela. Sucede algo parecido al momento en que apareció el libro en la Edad Media, donde eran necesarias explicaciones que hoy parecen una tontería, pero en su momento tenían completo sentido. Este video lo explica con claridad:

Tal vez sirva a alguien de consuelo que aún en la era digital y en las más altas esferas del poder todavía aparecen problemas de comunicación en lo obvio y cotidiano.

Supongo que estos ejemplos servirán de acicate para que el lector no se identifique con los dos protagonistas y despierte de una vez de su confortable ignorancia. En esta ocasión las explicaciones se adornan en forma de relato facilón para acercar con amabilidad al asunto, de nuevo relacionándolo con el alcohol. La idea original está en este enlace, pero me he tomado la licencia de ampliar la traducción con añadidos propios que creo hacen más interesante la historia, amplían su contenido e introducen mejor su desenlace final. Sirven de ejemplo gráfico las dos caricaturas y unos videos. Pero como siempre suele suceder, la realidad supera a la ficción. Y no sólo en EEUU, sino aquí también. Por eso le animo a que se informe en Internet. Pues mientras el gobierno regala tranquilidad a espuertas con una mano delante de las cámaras, con la otra y a puerta cerrada le está preparando la cama a la ciudadanía.

Un botón de muestra es la siguiente información publicada en Idealista: Vuelve la polémica: los bancos podrán obligarte a ampliar la hipoteca si tu piso baja de precio.

Hace un año estalló la polémica y el boletín oficial del estado (BOE) del pasado sábado la vuelve a avivar en un momento delicado. El problema viene de que la nueva ley del mercado hipotecario aprobada por el gobierno permitía a los bancos obligar a los hipotecados a poner más garantías sobre la mesa si su casa bajaba un 20% respecto al precio inicial. En la práctica, esto quería decir que si alguien llega a tener una hipoteca por un importe superior al valor de su vivienda, el banco puede obligarle a dejar como garantía bienes adicionales (dinero en efectivo, acciones, inversiones, otras propiedades…) para garantizar que su crédito está respaldado pese a que hubiera pagado puntualmente siempre sus cuotas.
Pese a la polvareda social que se levantó hace un año, el asunto ha permanecido más o menos enterrado, sin hacer más ruido y el que más y el que menos pensaba que había caido en el olvido y que no se aplicaría. Sin embargo, el BOE del pasado sábado actualiza la normativa y ha reavidado la polémica y los miedos. La actualización publicada tras ser aprobada por el consejo de ministros, no elimina la cláusula, simplemente matiza los momentos en los que el banco puede activarla.
Así la norma dice literalmente: “Si por razones de mercado o por cualquier otra circunstancia el valor del bien hipotecado desmereciese de la tasación inicial en más de un 20%, y con ello se superasen, en función del principal pendiente de amortizar, los límites […], la entidad acreedora, previa tasación realizada por una sociedad homologada independiente, podrá exigir del deudor  la ampliación de la hipoteca  a  otros bienes  suficientes  para cubrir  la relación exigible entre el valor del bien y el préstamo o crédito que garantiza”.

Hace un año estalló la polémica y el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado sábado la vuelve a avivar en un momento delicado. El problema viene de que la nueva ley del mercado hipotecario aprobada por el gobierno permitía a los bancos obligar a los hipotecados a poner más garantías sobre la mesa si su casa bajaba un 20% respecto al precio inicial. En la práctica, esto quería decir que si alguien llega a tener una hipoteca por un importe superior al valor de su vivienda, el banco puede obligarle a dejar como garantía bienes adicionales (dinero en efectivo, acciones, inversiones, otras propiedades…) para garantizar que su crédito está respaldado pese a que hubiera pagado puntualmente siempre sus cuotas.

Pese a la polvareda social que se levantó hace un año, el asunto ha permanecido más o menos enterrado, sin hacer más ruido y el que más y el que menos pensaba que había caido en el olvido y que no se aplicaría. Sin embargo, el BOE del pasado sábado actualiza la normativa y ha reavidado la polémica y los miedos. La actualización publicada tras ser aprobada por el consejo de ministros, no elimina la cláusula, simplemente matiza los momentos en los que el banco puede activarla.

Así la norma dice literalmente: “Si por razones de mercado o por cualquier otra circunstancia el valor del bien hipotecado desmereciese de la tasación inicial en más de un 20%, y con ello se superasen, en función del principal pendiente de amortizar, los límites […], la entidad acreedora, previa tasación realizada por una sociedad homologada independiente, podrá exigir del deudor  la ampliación de la hipoteca  a  otros bienes  suficientes  para cubrir  la relación exigible entre el valor del bien y el préstamo o crédito que garantiza”.

Ojalá que la multitud de empresas destrozadas por los impagos de las administraciones públicas pudieran obtener garantías al mismo nivel. Está claro quién manda o en nombre de quién se manda. Pasemos pues a la historia.

Heidi es la propietaria de un bar en Detroit. Para poder incrementar sus ventas decide que los clientes que más consuman (mayoritariamente alcohólicos desempleados) podrán beber sin tener que pagar a continuación las copas. No obstante decide anotar las bebidas que le deben en un libro de contabilidad para garantizarse que todos los clientes le abonen algún día la deuda.

Comienza a correr la voz de que en el bar de Heidi fían las consumiciones, de forma que acude un número cada vez mayor de clientes hasta que en poco tiempo consigue ser el bar de Detroit con mayor volumen de ventas.

Como los clientes no tienen la obligación de pagar al contado, nadie protesta cuando Heidi sube considerablemente el precio del vino y la cerveza, que son las bebidas más demandadas por la concurrida clientela. Sus ventas siguen incrementándose considerablemente y el valor de su deuda también, gracias a las nuevas tarifas.

El consejo directivo del principal banco nacional descubre en las deudas de estos clientes un activo futuro de mucho valor, así que da orden de incrementar el límite de crédito de Heidi. No observa ningún motivo de preocupación en el hecho de tener como garantía del crédito (collateral) las propias deudas de los alcohólicos desempleados anotadas en los libros de contabilidad.

En las oficinas centrales del banco, traders altamente cualificados en ingeniería financiera por las mejores universidades, habían descubierto en la cópula gaussiana la herramienta perfecta para estudiar óptimamente el riesgo y transformar las deudas de los clientes de Heidi en Bonosbebida, Alcohobonos y Potabonos. De forma que estos valores terminan siendo negociados con fruición en los mercados mundiales de derivados de deuda. Se acaba de descubrir el nuevo Océano de la Perpetua Liquidez gracias a la venerable matemática. ¿Quién va a albergar la menor duda si aparece con el laudable ropaje de lo científicamente probado?

Los ingenuos inversores no entienden realmente que los valores que les venden con una honrosa calificación crediticia AAA, con pomposos nombres y presuntamente asegurados por AIG son realmente las deudas contraídas por unos parados alcohólicos. Pues su valor sube permanentemente en el mercado y son precisamente los productos más vendidos por algunos de los bancos de inversión más importantes del país. Entidades todas ellas respetadas por una holgada reputación, y que a su vez obtienen pingües comisiones en las recolocaciones de los paquetes de deuda. Por eso se permiten pagar sueldos estratosféricos a sus agentes comerciales, apareciendo otra oleada de nuevos ricos que se pueden permitir espectaculares mansiones, cochazos de lujo y una vida a todo tren entre el olor de la hierba recién cortada y el brillo de sus palos de golf.

Un dia, aunque el precio de los bonos continúa subiendo, un gestor de riesgo veterano del banco (que terminó siendo despedido por su pertinaz negatividad), decide que ha llegado el momento de pedir a los borrachos del bar de Heidi que paguen lo que deben.

Así que Heidi termina pidiendo a sus etílicos clientes que liquiden parte de su generosa deuda. Pero lamentablemente están desempleados y no pueden hacerlo. Como Heidi tampoco puede honrar sus obligaciones, decide cerrar el bar y declararse insolvente. Corre la voz como la pólvora y los otrora brillantes Bonosbebida y Alcohobonos se desploman hasta perder el 90% de su valor. No obstante, los Potabonos se comportan algo mejor estabilizando su precio tras haber caído casi un 80%. Pero el pánico es tan grande que se procede en cascada a la liquidación sin freno de todos los activos en bolsa y materias primas, porque al ser todo tan sofisticado y en el fondo nadie entender nada, ya no se distingue el trigo del potabono, el petróleo del bonobebida y el índice de la bolsa de Shangai con el índice de los Alcohobonos. Finalmente colapsan los índices de todo el mundo y se produce algo nunca visto en la historia: la quiebra fulgurante y simultánea de todo el sistema financiero cuando finalmente se declara insolvente la aseguradora de los bonos, pues era imposible que tuviera fondos para darles cobertura a todos a la vez.

Los bancos  terminan con su liquidez hecha unos zorros, pues tienen que provisionar con sus activos la pérdida de valor de los bonos (que a su vez ya estaban siendo usados como activos) y el desplome de todas sus inversiones. Esto les obliga a cerrar el grifo del crédito a todos sus clientes (buenos y malos) y a acudir con urgencia a las refinanciaciones a corto plazo de los bancos centrales antes de terminar devorándose entre ellos. Pues estaban financiando los bonos (deuda a largo plazo) con el dinero que depositaban en sus cuentas corrientes los confiados clientes habituales (deuda a corto plazo) sin su conocimiento. Así que la banca queda suspendida de alfileres sufriendo lo indecible, porque cualquier retirada colectiva en ventanilla superior al 1% del capital pone en riesgo su solvencia e inmaculada reputación. En ese momento comienzan a sonar con fuerza las alarmas: si la noticia llega a la calle la quiebra del sistema bancario será lo siguiente.

Mientras tanto, a los proveedores del bar de Heidi les importa un rábano el negocio bancario, la quiebra de la aseguradora y el colapso de los mercados financieros. Ni lo entienden ni quieren entenderlo. Así que van a lo suyo porque ya tienen bastantes problemas como para andar preocupándose por esas gilipolleces de los banqueros. Ellos sólo entienden que al tener garantizados sus abundantes ingresos tienen que trabajar muy duro cada día aprovechando la bonanza económica para expandir su negocio. No obstante, el patriarca de la familia era algo más conservador y había invertido parte de los beneficios de la empresa en este mercado de bonos animado por los propios agentes comerciales de la banca de inversión, ya que le prometían rentabilidades próximas al 20% anual. Pero desgraciadamente no sólo su principal cliente ha dejado de pagarles, sino que además han perdido también el 80% de sus ahorros y maldicen la hora en que se dejaron aconsejar. Así que sus beneficios se han evaporado, se declaran también en suspensión de pagos y su negocio es absorbido por las multinacionales de la distribución a precio de saldo, que procede a su liquidación y posterior despido de los 50 empleados por la caída de las ventas. El objetivo era conseguir controlar el fondo de comercio (cartera de clientes) de su pequeño competidor.

Finalmente y adelantándose al inevitable caos social, los bancos y las principales casas de inversión son rescatados por el gobierno después de largas y dramáticas negociaciones entre los líderes de los dos partidos políticos, que en el fondo terminan siendo los destacados representantes de las diferentes facciones bancarias. Después de una solución pactada y de consenso, ante los medios de comunicación terminan negando los problemas y hasta el sol del medio día con tal de dorar la píldora a sus sufridos votantes. Pero lo cierto es que se necesitan fondos para el rescate y sólo se pueden conseguir mediante la subida de impuestos a los trabajadores abstemios de la clase media.

A continuación dos vídeos interesantes, uno cómico y otro más serio. Este último es una de las mejores explicaciones visuales que se puede encontrar por Internet. Está subtitulado en español.

Para datos:

Verano Boreal de 2009: Se confirma la ruptura del sistema monetario internacional

Housing Starts: Near Record Low

Capacity Utilization: Total Industry

España:

Empleo y paro en el primer trimestre de 2009 (gráficos de contexto)

Spain’s Unemployment Continues Its Sharp Upward Surge

Retail Sales and Bank Lending In January

Más información sobre la maniobra de la banca en el BOE:

La bala del muerto (conviene saberlo)

Aprobada la regulación del aumento de garantías hipotecarias

Traducción, añadidos y comentarios por Joaquín Ferrer Benat

Anuncios

Responses

  1. Tranquilo Physis, que a todos los trileros les disgusta que les descubran el juego.

  2. En primer lugar, no se ha copiado, sino traducido y ampliado. En segundo lugar, ya que observa ignorancia y absurdos, me gustaría que ilustrara dónde están los errores, para que pudiéramos andar esa mitad de camino que Vd. dice. No sea que haciendo las maletas para emprender viaje, nos quedáramos con sus consejos en la cuneta de cualquiera de las amplias autopistas de la impertinencia que no llevan a ninguna parte. Adelante, pues.

  3. Demuestra vd. una ignorancia y una prepotencia nada despreciables y difíciles de aclarar en el espacio de un mensaje de un blog. Andaríamos la mitad del camino si se plantease dudas sobre lo que ha escrito (¿copiado?) y se preguntase si lo que parece absurdo no sería posible que además lo fuese.

  4. Vale. Corregido. Gracias.

  5. Querido, el vídeo no está doblado al español; está “subtitulado”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: