Posteado por: physis | 05/06/2009

Implosión demográfica y económica en Japón: un modelo válido para España

Japón y España

Las relaciones entre demografía y economia no parecen estar todavía suficientemente estudiadas, pues durante los tres últimos siglos de disciplina económica y hasta el momento presente las sociedades en general han regenerado de forma permanente su capital humano mediante pirámides de población con base amplia. Pero según esta se va estrechando y la pirámide se invierte por bajas tasas de natalidad, el país deja de tener recursos humanos suficientes para establecer un proceso de acumulación de capital que pueda incrementar en última instancia el PIB. De este modo, unas estructuras productivas desfasadas con respecto a las necesidades de una población cada vez más envejecida terminan realimentando un proceso de permanente destrucción de mano de obra y capital. Por otro lado, de esta misma estructura productiva salen cada vez más factores humanos de los que entran, incrementenado así la carga económica social sobre una menor población activa e incentivando políticas de suicidio asistido en los tramos de mayor edad.

La última burbuja inmobiliaria se entiende perfectamente si se incorporan los factores demográficos. No sólo por lo que respecta a una mayor necesidad de vivienda, sino especialmente porque la salida económica para resolver esta menor acumulación de capital ha sido la expansión del crédito, supliendo capital por liquidez. Sucedió primero en Japón y ahora en el resto de la OCDE. España guarda muchos parecidos con Japón por lo que respecta a demografía y burbuja inmobiliaria. Si ésta no se corrige pronto (3 años máximo) y se opta por mantener una banca zombie como en Japón prolongando la corrección de la burbuja unos 10-15 años (llevamos ese camino por las obligaciones políticas con la banca y las inmobiliarias), España tiene todos los puntos para sufrir un proceso de japonización en su economía dada la estructura de la población. Esto va a suponer un lastre terrible si añadimos a nuestra escasa productividad el volumen de deuda pública que ya se está sumando a la enorme deuda privada. Finalmente, esta situación económica se terminará concretando en grandes bolsas de desempleo con bajos salarios que terminarán conduciendo nuestra economía hacia las cuatro famosas D: Demografía (baja tasa de natalidad), Deflación (de activos inmobiliarios y salarios), Depresión (económica) y Deuda (pública y privada acumulada de un modo u otro por las consecuencias de la burbuja inmobiliaria). 

El modelo demográfico japonés

Gracias a Japón tenemos ante nuestros ojos qué sucede cuando en un país moderno se estrecha su pirámide de población y cada vez se hace más vieja. En sociedades preindustriales o agrarias las reducciones de población según se avanza en edad significan menos bocas que alimentar y es en el fondo un regalo para los que permanecen vivos. Pero en una economía moderna orientada al consumo es necesario un permanente equilibrio. Menos personas y cada vez de más edad significan menos ventas. Menos trabajadores significan también menos gente pagando impuestos con sus nóminas y más retirados mayor carga social para el estado. Al mismo tiempo, una población que colapsa hace evidente más rápidamente el esquema de Ponzi sobre el que se sustentan los sistemas occidentales de protección social. Gartman dice lo siguiente:

Hemos argumentado en repetidas ocasiones que Japón se ha posicionado demográficamente en un horroroso lugar según se ha ido reduciendo su tasa de natalidad. En la actualidad es ya un país incapaz de regenerarse a sí mismo. Las cosas se han vuelto tan negativas a nivel demográfico que el mismo gobierno ha dicho qe la población de Japón se va a reducir a la mitad en 50 años. Al nivel en que ya se encuentran poco se puede hacer para evitar el colapso demográfico. Estamos presenciando que en Japón el tren de la demografía se dirige lenta pero inexorablemente hacia su colisión final.

En efecto, la historia demuestra que una vez se instala una mentalidad anticonceptiva en una sociedad es imposible volverla hacia atrás y sus estructuras sociales terminan colapsando. Algunas familias podrán decidir tener más hijos, pero no son más que una gota de agua en un océano de 120 millones de personas. Por muchos incentivos que ponga encima de la mesa el gobierno nipón es realmente difícil que consiga aumentar la tasa de natalidad. Pues no sólo se ha retrasado la edad en que la gente contrae matrimonio o se empareja, sino que además el número de divorcios no para de crecer y las propias unidades familiares están cada vez menos dispuestas a asumir las cargas que supone ampliar su núcleo. Es además una situación que se retroalimenta según colabora a deteriorar la coyuntura económica a largo plazo. Así se da el caso de que el número de propietarios de vivienda ha pasado del 20% al 30% en el último decenio a pesar de disminuir las unidades familiares. Hay cada vez más jóvenes y personas de mediana edad que no se consideran preparados para aceptar las responsabilidades de educar y sostener a sus hijos.

Gartman continúa diciendo que

la demografía conduce absolutamente todo. Es como una especie de marea natural cuyas tendencias actuales son monstruosas y ya no pueden corregirse. Las tendencias demográficas son los portaaviones de las fuerzas económicas que una vez se han puesto en marcha en una dirección cuesta mucho tiempo cambiarlas de ruta. Ya está bien documentada la autodestrucción demográfica de Japón. Los jóvenes no van a cambiar sus estilos de vida y la sociedad ya está encaminada hacia su propia aniquilación. Es triste observarlo y decirlo, pero es así.

¿Se deja de trabajar realmente a los 65 años?

Cuando se observa una pirámide de población se tiende a separar la franja productiva entre los 16 y los 65 años. Sociedades cada vez más complejas requieren de jóvenes cada vez más preparados y que en consecuencia se incorporan más tarde al mercado laboral. Una buena media general son los 20 años. Y por la parte superior ¿qué sucede? Esta tabla preparada por el blog salmón nos lo muestra:

iee-tasa-empleo-mayores

En españa, a partir de los 55 años sólo trabaja un 44,6 % de la población. Volvamos a continuación a la pirámide de población nacional y hagan el esfuerzo mental de desplazar la panza 15 años. Piensen que a partir de los 55 sólo va a trabajar el 44,6% de la población en el mejor de los casos. ¿Ven esto sostenible si se continúa reduciendo la base?

PiramidePoblacion-EspanaFinalmente concluir que ahora entiendo porqué funciona el modelo social sueco: los tienen cotizando hasta los 65 años (al 70% de la población). Podría España permitirse ese lujo con 5 millones de parados cuando termine este año y ¿siete? cuando termine la crisis. Creo que aparece en el horizonte una auténtica bomba social. Por otro lado, sobre una vida de, por ejemplo, 85 años la población que ahora tiene entre 35 y 40 años va a terminar cotizando en el mejor de los casos 35. ¿Es sostenible el sistema social español?

Traducción y comentarios por Joaquín Ferrer Benat.

Anuncios

Responses

  1. Hola Lucarelli!!,
    He oido hablar de tí, pues tengo 70 años y he trabajado en una Nuclear, en los años 70, pues en ingenieria en aquellos tiempos había dos posibilidades “Petróleo o Nucleares” y me pasé seguidamente al Petróleo.
    Entiendo que las Nucleares se deben al petróleo, ya que sin petróleo no se puede obtener el mineral, procesarlo y llegar al Uranio enriquecido, que para la obtención de electricidad se construyen las prévias instalaciones térmicas derivadas del petróleo.
    Para ello se han quemado inmensas cantidades previas de petróleo, para finalmente producir electricidad, entiendo que ha sido la “justificación” para producir armamento nuclear, que es el fin que se pretendia.
    Estamos en el Peak-oil, final del petróleo abundante, ya no podemos despilfarrar mas petróleo, sin petróleo esas costosas instalaciones no van a ser posibles, tampoco hace falta mas armamento nuclear, pues ya con el producido podemos destruir cincuenta planetas como el nuestro.
    Que nos queda?, simplemente decrecer y adecuarnos a las necesidades físicas que nos debemos en el medio, de lo contrario el medio nos pondrá en el lugar adecuado y ese lugar puede ser el final de la especie.

    Un cordial saludo

    También soy un abuelo muy preocupado.

  2. Hola, buenas tardes:
    Yo no veo esto como ningún tipo de debacle, sino como un reajuste de la humanidad con respecto a los recursos disponibles.
    Hay un PEAKOIL en curso y sobra población a más no poder, y ¡que casulidad! justo en los 70 cuando la energía percapita del planeta se ba al fondo del hoyo la gente decide no tener hijos.
    Cuando apriete el precio del petroleo tendrán que desaparecer 4.000 millones de personas por algo tan simple como que no hay que comer.
    En cuanto a la energía nuclear pienso que es un timo, cuando reconocerán el montón de petroleo que quema para su funcinamiento una central nuclear, aparte de no haber suficiente uranio para toda la demanda que ba a haber y las bestiales subvenciones gubernamentales que tenían que estar destinadas a partidas más importantes como hospitales por ejemplo.
    SALUDOS

  3. Están totalmente obnubilados, no siendo capaces de ver un modelo distinto del Sistema Capitalista de desarrollo y las absurdas crisis y contradicciones que provoca: Hace falta gente “joven” para producir y consumir, pero mantiene permanentemente altos porcentajes de población desempleada, subempleada, marginada… Por no hablar de la distribución de la “riqueza” generada.
    Respecto a la energía: Actualmente las renovables son un engaño irrentable. Lo nuclear NO, GRACIAS.
    Solución hasta que se desarrolle la fusión atómica: Menos aberrante derroche energético, se podría vivir igual gastando una quinta parte. ¡ Optimizando !

  4. Las predicciones de Eurostat a 50 años vista son estremecedoras, sobre todo porque alguna se ha cumplido mucho antes de lo esperado:

    1) La población de 65 años o mayor pasará del 17% en 2008 al 30% en 2060. Casi un tercio. Y los octogenarios pasarán de un 4,4% al 12,1% en el mismo periodo.

    2) Desde 2015 el número de muertes superará al de nacimientos en la Unión Europa, por tanto cesará el crecimiento natural de la población. La inmigración neta será el único factor de crecimiento.

    3) Desde 2035 ni siquiera la inmigración neta compensará el proceso, de manera que la población empezará a disminuir.

    4) La tasa de dependencia de las personas mayores en Europa, definida como el porcentaje de la población mayor de 65 respecto a la población en edad de trabajar, pasará del 25% en 2008 al 53% en 2060. Eso significa que pasaremos de una proporción de 4 a 1 en 2008 a 2 a 1 en 2060.

    La predicción número dos ya se ha cumplido: 2008 fue el primer año con más muertes que nacimientos en Europa desde 1945.

    añadiendo que:
    1) Las tasas de natalidad en Europa se desplomaron en los años 70 y 80 y no se han recuperado, a excepción de Francia y Reino Unido gracias a la inmigración de las ex-colonias. Por ejemplo, se calcula que un tercio de los recién nacidos en Francia tiene al menos un progenitor de origen africano.

    2) Ni los países nórdicos se salvan. Suecia, Dinamarca y Finlandia registran en los últimos años tasas de natalidad en descenso y similares a las de España y la media europea: entre 10 y 11 nacimientos por cada 1.000 habitantes y año.

    3) La tasa de natalidad de Alemania es la más baja de Europa: unos 8 nacimientos y 11 muertes por cada 1.000 habitantes. Pierde unos 150.000 habitantes cada año. En 2007 hubo menos nacimientos que en 1944 y 1945. Y según una encuesta oficial una de cada tres alemanas nacida en 1960 nunca ha sido madre, y el deseo de ser madre entre las universitarias de aquel país es el menor de Europa con diferencia.

    4) En España, Francia, Reino Unido y las regiones más ricas de Alemania e Italia al menos el 20% de los recién nacidos son de madre extranjera. Nos guste o no, el conflicto cultural está servido a medio/largo plazo.

    Evidentemente este proceso llevará al colapso del Estado del bienestar.

  5. Sr. Lucarelli.

    Ciertamente interesante lo que ha explicado.

    Me gustaría saber su opinión sobre el futuro que desea a sus nietos.

    Con una natalidad como España (o Italia) y una pirámide poblacional invertida, un descenso del consumo enérgético del orden del 9% en feb 2009, una generación renovable próxima al 30% (primada y discontinua), con más de 3.000.000 de funcionarios (160.000 incorporados en el último año y 100.400 empresas liquidadas en el mismo año), con un horizonte de deflación estilo japonés (no nos faltan burbujas y deuda).

    ¿Es aconsejable apostar por la generación nuclear? ¿Con todas las incertidumbres y costes asociados a la custodia de los residuos nucleares? ¿Con la limitación de la disponibilidad de uranio?

    Ya no sé qué pensar y querría dejar mis pensamientos por escrito. Las personas del sector de los molinillos eólicos y los parques fotovoltáicos o termosolares insisten en que ellos son el futuro.

    ¿Qué opina usted?

    Un cordial saludo

    Luis Valls
    Barcelona

  6. Señor Alberto Lucarelli, podría explicarme, cómo se puede elevar la tasa de natalidad, con 5.000.000 de parados y si mal no recuerdo las declaraciones de cierto analista, el cual hace poco tiempo dijo que España debería irse acostumbrando a tasas desempleo de más 40% a partir del 2012 en adelante, situación que no mejoraría en el tiempo debido a que cualquier aumento en la productividad vendría de la mano de la eficiencia y no en la creación de nuevos puestos de trabajo, que además es una crisis en forma de “U” de la cual supuestamente saldríamos más o menos en el 2020, siendo esta última, una frase que me recuerda una que escuche en los años 90, que decía que la crisis japonesa que comenzó en 1989 duraría 20 años. Y, oh sorpresa, aquí estamos 20 años después. ¿Qué sucedió? Una oleada de despidos masivos que recorrió Japón últimamente (algo que no se vio en las crisis de los 90), caída en las exportaciones y su devaluada moneda revalorizándose, en definitiva menos exportaciones.

    Me pregunto que habrá sucedido con aquellos en Japón que le dieron valor a los pronósticos del gobierno y decidieron tener hijos, siendo ya la situación realmente dura. Acaso lo ya visto, nos está diciendo que este fenómeno demográfico de caída en la tasa de natalidad, no es más que un ajuste que debe suceder nos guste o no, y que además de la crisis económica está el ya visible problema de la disponibilidad de las materias primas y las fuentes de energía, las cuales no paran de subir en las principales bolsas del mundo (y eso que estamos económicamente en el sótano). Además, por muchas fuentes de energía renovable que se instalen no se hace posible cálculos descritos en economía (que prácticamente rezan que el crecimiento de la población impulsa a la economía) ya no se estén dando como se esperaba.

    Esto me hace pensar que debemos reinventar la rueda con estas nuevas premisas. Nos guste o no, y esa última parte es la pregunta que más me gustaría que me respondiera usted u otra persona, ¿Cómo reinventar la rueda de manera factible? Hasta la próxima…

  7. El “aborto” y las centrales nucleares.

    Este título parece un absurdo, pero no lo es. Intento explicarme:

    Tengo 77 años, estoy jubilado y he pasado buena parte de mi vida construyendo centrales nucleares en: Italia, España, Suiza, Suecia, Sudáfrica y nuevamente en España donde en el periodo 1974-77 he sido “Side Manager” para la empresa Westinghouse Nuclear como responsable en la obra de construcción de la Central Nuc. de Almaraz.

    Creo que tengo derecho a una jubilación, pero también las viejas centrales nucleares tienen derecho a una digna y segura jubilación. La vida prevista de proyecto (design basis) de una central nuclear es de 40 años y como ocurre a todos, con los años aumentan las goteras y disminuye la seguridad. Todos consideran conveniente sustituir el coche viejo con uno nuevo, más seguro, más eficiente y con meno coste de mantenimiento, pero si no hay alternativa tendremos que seguir rodando con el viejo coche con más peligro y mas gastos (incluso si pasa el ITV). Lo mismo ocurre ahora con la Central Nuclear de S.M. Garoña donde el Gobierno ha decidido seguir rodando porque no hay alternativa valida.

    ¿Por qué no hay alternativa valida? Porque los políticos del Gobierno, hace cerca de veinte años decidieron “abortar” la construcción de la central nuclear de Valdecaballero, más moderna y segura y cuatro veces más potente que S.M. Garoña. Este “aborto” y los otros “abortos” de los proyectos nucleares, los han pagado y siguen pagandolo todos los españoles en la factura de la luz con un coste de la energía que es más alto que en Francia, donde hay muchas Cent. Nuc y nos pueden vender energía con un buen beneficio.

    El más de un millón de niños abortados también nos van a pasar factura con:
    1) Retraso, sin alternativa, de la edad de jubilación. 2) Quiebra del Estado de Bienestar.
    En los últimos años la población juvenil española ha pasado de ser casi 10 millones en el año 1981 a tan solo 6,6 millones en el 2008. España está a la cola de Europa y del mundo en el índice de fecundidad (1.39) muy alejado del nivel de reemplazo generacional (2.1 mínimo). Esta España envejecida es meno segura y pierde competitividad.

    Sin energía eléctrica la economía se hunde. Sin niños la sociedad envejece y se hunde. España es el país donde hay más viejos y más centrales nucleares viejas y ninguna nueva.

    El problema de los políticos es que siguen mirando al los votos fáciles del “pan para hoy” y no quieren o no saben ver el “hambre de mañana” (que ya lo tenemos encima).

    Un abuelo preocupado.
    Alberto Lucarelli
    X0167511W – Madrid


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: