Posteado por: physis | 06/07/2009

Planificación alimentaria: Codex Alimentarius

Sólo tengo tiempo para colgar un vídeo al respecto. El Codex Alimentarius será obligatorio a nivel mundial a partir de diciembre de 2009 y nadie sabe en qué consiste. Bien, infórmese. Agradecería que alguien aportara los subtítulos del vídeo.

Extractos en español:

También la reducción de la variedad de semillas. Algo que se está produciendo en todo el mundo desde hace varios decenios y sólo una pequeña minoría está al corriente. Tal vez por eso las almacenan.

Vodpod videos no longer available.

Anuncios

Responses

  1. Pues deberia hacerse especial hincapié en la alimentacion infantil. La esperanza de vida de nuestros niños está decreciendo debido a la mala alimentación: el exceso de grasas, azucares que contienen casi TODOS los alimentos pensados para ellos. No se puede consentir cosas tales como que una empresa de zumos diga -por poner un ejemplo- que sus zumos contienen las mismas cualidades nutricionales que x piezas de fruta fresca (aunque la AVA-ASAJA ya se les ha echado encima, al menos a Don Simon que es una de las que lo dijo). No se puede jugar con la salud de nuestros niños.

  2. El problema fundamental que tiene todo esto no es la avaricia de las grandes empresas, es que la única manera de alimentar a tantas bocas es usando química y degradando la comida.

    Echarle la culpa a los que ostentan el poder es precisamente aceptar que tengan el poder en tanto que es inevitable encarar el problema de la sobrepoblación.

    La disyuntiva no es alimentos sanos contra alimentos malsanos, la disyuntiva es o llevan a cabo ellos la parte activa en eliminar sobrepoblación o la llevo “yo” (algunos usan el alienante vocablo “nosotros”).

    No se puede huir de la responsabilidad.

    Me gustaría poder usar eufemismos para ablandar lo que he puesto, pero no lo haré porque los eufemismos en el mejor de los casos son mentiras piadosas.

  3. Con una regulación tan fuerte de la alimentación podrán planificar sin problemas la reducción de la población.

    Es mucho mas fácil de lo que creía.

    El único escollo ahora mismo para ellos es la medievalización, la aparición de cosas como el crimen organizado, redes clandestinas de poder, etc…

    El principal problema que tiene el intentar dar publicidad a este tipo e cosas es que tropieza con toda la infraestructura que posee el Sistema para controlar a la población.

    En el ala “antisistema” donde se situaría este tipo de info hay suficientes gorilas dispuestos a parar cualquier cosa así por considerarla “catastrofismo” o “planes del sistema para meter miedo”.

  4. Las respuestas de “Faq. página del Codex” me parecen correctas.
    Todas las legislaciones las hacen “expertos” a espaldas del público (problema de la inexistencia de una democracia participativa). Queda la vía de la denuncia a través de organizaciones de consumidores, productores, ecologistas, etc. o la “acción directa” del consumidor final.
    La “cartelización de la distribución alimentaria” no tiene relación con el Codex. El problema de las semillas tampoco.
    No es algo “nuevo” que exista un “mega-manual” sobre la alimentación, la CFSAN (Center for Food Safety and Applied Nutrition) de la FDA (Administracion de Alimentos y drogas) lleva legislando desde los años 30.
    En los años recientes hemos asistido a una proliferación espantosa de publicidad engañosa y hasta falsa sobre alimentos, complementos dietéticos, etc. incumpliendo las legislaciones, que demuestra como se anteponen una vez más los intereses económicos sobre la salud o la ética.
    Estoy de acuerdo en que la enorme presión de las multinacionales sobre el sistema productivo alimentario, siempre en busca “exclusivamente” de una máxima rentabilidad económica, hace que se estandaricen los alimentos producidos y los métodos utilizados, muchas veces en detrimento de la salud humana. Por ejemplo, se ha mejorado en higiene (microbiología, etc.) pero se ha degradado la calidad del alimento con cientos de aditivos (muchos nocivos), con sustancias químicas tóxicas en envases que en contacto prolongado con el alimento lo contaminan, etc. aparte de toda la “química dura” que se usa en su producción no siempre con el cuidado y control necesarios, etc. Cuando se trata de legislar en contra del irresponsable uso (en relación a la salud pública) que se ha hecho de los productos químicos sintéticos en las últimas decadas en todos los sectores productivos siempre se choca con: productividad, costes, etc. ¡ arrodillaos ante la diosa Economía !
    También hay un trasfondo sociológico importante: La desaparición de mucha población agraria al sector servicios. Las megaproducciones rentabilizadas a base de maquinaria y petróleo “barato”. El hundimiento de los pequeños productores (precio en origen-distribución). El problema de la alimentación de las grandes ciudades lejos de los centros de producción del alimento “fresco”. La “manía” de consumir productos fuera de temporada, región o los nefastos hábitos de consumir alimentos pre-elaborados para ahorrar “tiempo”, ….
    En fin, para mí el problema no es el Codex Alimentarius (si bien como fruto humano de la lucha de intereses en torno al gigantesco negocio de la alimentación estará también muy contaminado). El problema es la desidia, la ignorancia, la incapacidad para el análisis y la crítica, la codicia, la falta de ética, la ….

  5. Es cierto que hay críticas a su modo de proceder tan vehemente y a alguno de sus comentarios. Y yo las comparto sólo hasta cierto punto. Pero se me hace muy sospechoso que en la sección ‘rumores’ de la página del Codex se respondan precisamente a las suspicacias de la Dra. Laibow, en ocasiones más desviando el asunto que realmente contestando. De todos modos, su tono no invalida la oposición a la existencia de ese enorme codex, donde alguien ha hecho un gran esfuerzo por planificar la alimentación humana y por supuesto de espaldas al público, diciendo qué es alimento, qué no lo es y cómo se debe proceder para catalogarlo.

    Los que de algún modo trabajamos en el sector primario con cierto espíritu crítico, estamos observando atónitos la extraña deriva que está tomando de unos años a esta parte todo lo relacionado con la alimentación. Desde la nula libertad en las elecciones de los semilleros hasta la brutal cartelización de las distribuciones y presentación final de los productos a los consumidores bajo etiquetas cada vez más estrictas de salubridad. Desde las modificaciones genéticas más o menos veladas hasta las transformaciones de productos tan básicos como lo leche, donde es una legislación ad hoc la que establece qué se puede etiquetar como lácteo o como preparado. Por poner sólo un ejemplo algo lateral.

    En cualquier caso, lo sorprendente es que haya tan poco debate y conocimiento público sobre esa estandarización alimentaria y de carácter universal. Por eso, valoro de entrada positivamente cualquier persona que haga un esfuerzo por sacarlo a la luz pública. Aún con ciertas distorsiones, que en cualquier caso me resultan menos preocupantes que la existencia del propio codex. Es una voz que advierte aún con sus deficiencias. A partir de ese momento que cada cual se informe, saque sus conclusiones y se pregunte qué diablos está pasando en la alimentación que hasta existe un mega-manual para coordinarla y a nadie se le ha informado al respecto.

    De todos modos, quiero advertir que esta última reunión del G8 trata precisamente de la ‘seguridad alimentaria’, es decir la implementación del codex (busquen en el google codex alimentarius y seguridad alimentaria, las 4 palabras juntas). Por eso han invitado a Zapatero, para explicarle cómo se va a poner en marcha. Porque al asunto van a destinar nada menos que 12.000 millones de dólares para su desarrollo. El problema es que confunden a la gente desde los medios con la neolengua que emplean, para que parezca otra cosa. Juntan las palabras ‘seguridad alimentaria’ con ‘hambre en el mundo’, y entonces la gente piensa (o entiende) que van a destinar 12.000 millones de dólares a dar de comer a los pobres, cuando en realidad es lo que va a costar implementar el Codex a nivel mundial precisamente para controlar y planificar la alimentación.

    Personalmente, me preocupa mucho, porque las consecuencias serán precisamente más hambre y menos salubridad en la alimentación. Ya verás cómo aumentan los afectados por alzheimer, los celiacos, los cáncer, la diabétes y cada vez tendremos una comida más bonita, mejor envasada y sobre todo absolutamente etiquetada con toda la tropelía de proteínas, grasas, hidratos, calorías, etc. Pero cada vez más contraria a lo que nuestro organismo necesita. Ya estoy viendo multitud de preparados higienísimos y al súper vacío para que Vd. se ahorre el tiempo de cocinar. Hortalizas más brillantes que la luna llena y manzanas lustrosas como el sol.

  6. Más información en la Wikipedia.

  7. Es muy difícil la lucha por una buena calidad alimentaria porque el poder enorme de las multinacionales y muchos empresarios, que sólo buscan el lucro, lo impide. Pero afirmaciones tan exageradas o falsas como las que dice Rita Laibow en el vídeo perjudican su credibilidad y la de los movimientos en contra de los aditivos, hormonas animales, organismos transgénicos, etc. La crítica feroz a las prácticas abusivas con la salud de la humanidad debe siempre ceñirse a la verdad de los hechos y al conocimiento razonable.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: