Posteado por: physis | 16/09/2009

Ferdinand Lips: el gran secreto de la economía es que el dinero sigue ligado al oro

MaskeAgamemnon

Entrevista a Ferdinand Lips por Jim Puplava de Financial Sense (08/03/2003). Enlace original.

Jim Puplava: Conmigo en el programa está Ferdinan Lips. Nació en Suiza en 1931. Es una autoridad respetada sobre el oro y el mercado del oro. Sus raíces se encuentran en el sector bancario, donde comenzó su carrera. Llegó a ser co-fundador y director ejecutivo del Rothschild Bak en Zurich. En 1987 abrió su propio banco, Bank Lips. Se retiró en 1998, vendidendo sus participaciones del banco. El Sr. Lips continuó participando de forma activa en el sector bancario y en el mundo del oro. Forma parte de los consejos directivos de varias compañías mineras africanas, entre las que se encuentran Rand Gold Resources Limited y la Afrikander Lease Limited. Es también administrador de la Fundación para la Promición de la Educación Monetaria (FAME.org). También es autor de tres libros. Su último libro es Gold Wars: The Battle Against Sound Money As Seen From A Swiss Perspective. Sr. Lips, me gustaría comenzar la entrevista con el dinero. ¿Qué le distingue como dinero? ¿Cuáles son sus propiedades únicas?
Ferdinand Lips: ¿Me imagino que está preguntando por el oro como dinero comparado con el dinero fiduciario, es decir comparado con el dinero de papel?
JP: Exactamente.
FL: Pues bien. Ahora el mundo entero está viviendo con un sistema monetario basado en el papel o, mejor dicho, en un no-sistema. Es la primera vez en la historia que no hay ninguna moneda respaldada por nada tangible, como el oro. El mundo entero se encuentra ahora viviendo en un océano de papel.
J.P: Entrando en su libro sobre las Guerras del Oro, ¿quién inició esta guerra? ¿Cuáles son sus objetivos y quiénes son sus víctimas?
FL: ¿Que quién lo inició primero? Creo que fue Franklin D. Roosevelt, pues en 1933 confiscó el oro de los ciudadanos americanos y a continuación subió el precio de la onza de 20,67$ a 35,00. En ese momento es cuando comenzó la guerra contra el oro. De eso hace ya 70 años y desde ese momento se ha dado una batalla del papel contra el oro. La guerra se intensificó después de la caída del sistema de Bretton Woods en 1971. Desde ese momento no ha habido ninguna moneda ligada al oro, con la excepción de Suiza.
J.P: ¿Cuál es la relación del oro con la libertad económica? Y una segunda pregunta ¿por qué hay tan poca gente que entienda esta relación?
F.L: El oro no es el pasivo de nadie. Si uno tiene oro entonces tiene algo tangible. Si tienes papel, entonces lo que tienes es simplemente una promesa de algo que podría terminar significando nada. Hay poca gente que entienda esto porque se les ha lavado el cerebro durante todos estos años: les han lavado el cerebro los gobiernos, los bancos centrales, los bancos y principalmente los medios de comunicación.
J.P: Hoy nos encontramos con que en EEUU, y también en el resto del mundo, el mercado de valores ha pasado a ser la nueva herramienta monetaria para dirigir la economía. De hecho hay muchas personas, entre las que me incluyo, que piensan que hay intervenciones directas en las bolsas. Usted hace un comentario en su libro donde dice que no estamos lejos de lo que John Law hizo en el siglo XVII.
F.L: John Law fue el primer Keynesiano. Pensó que en una economía moderna y en contacto con el mundo exterior, como la de Francia en el S. XVII, para poder ser más eficiente necesitaba papel moneda además del metal. El resultado era el que se podía prever. La bolsa se volvió completamente loca en París y a continuación hubo una sensación generalizada de bienestar social. Algunas personas que eran pobres por la mañana, compraban acciones y por la tarde ya eran ricos. Fue uno de los ejemplos más extremos de la locura del papel moneda. Lo que ha sucedido en nuestro mundo a finales de los 90 no está lejos de eso mismo.
J.P: Me pregunto si deberíamos repasar la historia y observar cómo el oro ha sido dinero desde los tiempos bíblicos hasta los griegos, los romanos, el mundo árabe y hasta el momento presente con la libra esterlina y el dólar. Muy pocos saben que el oro ha sido un activo monetario de forma duradera a lo largo de la historia. ¿Por qué desde los tiempos antiguos el oro ha sido considerado dinero?
F.L: La primera experiencia monetaria del oro que se tiene constancia es hace unos 5.000 o 6.000 años. No es ninguna coincidencia que el oro y la plata fueran considerados metales monetarios. Las diferentes sociedades han llegado a la misma conclusión fruto de la experiencia. Nunca se ha dado algo como un adoctrinamiento a las personas sobre lo que debe ser dinero y lo que no. El oro vino a ser dinero porque es el activo más líquido y porque es escaso.
J.P: Hubo un experimento que ha sido único en la historia. Durante el siglo XVIII Francia experimentó con la moneda fiduciaria. Me pregunto si podría indicar por qué falló este experimento. Y por qué, como muchos creen, fue lo que arrancó las turbulencias que dieron lugar a la Revolución Francesa.
F.L: El periodo con papel moneda fiduciario que provocó John Law casi arruina a Francia. A finales del s. XVIII hubo otro experimento de las mismas características llamado Assignats, justo antes de la Revolución Francesa. Y como puede recordar quien sepa algo de historia, las impresoras de los billetes fueron destruidas por los ciudadanos parisinos. El deserden monetario conduce en muchas ocasiones hacia las revoluciones. Prácticamente sucedió lo mismo en Rusia y varias veces en China. El oro como dinero ayuda a garantizar la estabilidad a largo plazo, además de la ley y el orden.
J.P: En la segunda mitad del s.XIX tenemos un largo periodo de paz y estabilidad en todo el mundo. El mundo se encontraba dominado por el patrón oro. Aunque muchos de los detractores del oro en el s. XX dicen que el oro fue deflacionario y que fue un impedimento para el crecimieto económico. ¿Cómo podría argumentar contra estos dos puntos de vista?
F.L: El oro por sí mismo no es deflacionario. Durante los 250 años que Ingaterra estuvo dominada por el patrón oro (desde 1664 hasta 1914) los precios fueron estables, incluso un 10% más baratos que los 350 años anteriores. Se produjeron algunas turbulencias durante las guerras napoleónicas, pero el mundo no experimentó ninguna deflación ni inflación. El franco francés fue estable durante 100 años hasta 1914. El patrón oro se vino abajo cuando comenzó la GM-I porque los gobiernos implicados en la contienda bélica no podían recoger el dinero necesario para financiar la guerra únicamente mediante los impuestos. Así que se terminó liquidando el patrón oro y nunca más fue restablecido. Hubo un conato de vuelta al sistema monetario anterior a la guerra, pero se hizo porque la gente no entendía realmente lo que signifcaba realmente. También está la creación de la Reserva Federal en 1913. Muchos bancos centrales fueron creados antes y después de esta fecha.
J.P: Incrementar el suministro de oro depende de la rentabilidad de su producción. Pero me pregunto si usted podría explicar por qué limita el poder que tiene el gobierno de recurrir a la inflación.
F.L: Bajo el patrón oro existía la regla de oro del automatismo. Si un gobierno o un país vivía por encima de sus posibilidades, entonces el oro salía de ese país y no retornaba hasta que volvía a unas políticas monetarias sólidas. Esta corrección automática de los excesos financieros surgía como beneficio del patrón oro. Es imposible que un banco central o un ministro de economía sepan con precisión qué es lo que necesita una economía. Las estadísticas son siempre demasiado viejas. El patrón oro era algo automático y funcionaba.
J.P: En su libro discute cómo durante el patrón oro clásico los instrumentos financieros y los mercados financieros trabajaban ambos muy bien para todo el mundo. Esto es algo coherente, según una expresión suya, con unos pesos y medidas honestos. Lo que hoy en día tenemos son mercados que se han convertido en unos casinos donde jugarse el dinero. ¿Es esto realmente lo que hoy en día tenemos?
F.L: Es cierto. Cuando estudiaba análisis financiero mi biblia era el Security Analysis de Graham y Dodd. Si lee ese libro entenderá exactamente a qué me refiero. Estoy hablando de la edición de 1951. No tengo otra edición más actualizada. Bajo el patrón oro los mercados financieros eran un mundo completamente diferente. Las acciones rendían más que los bonos. Como el suministro de diero era estable, las monedas lo eran también. De forma que no había inflación. Los bonos rendían un 3% y las acciones entre el 6 y el 7% porque comportaban riesgo.
En aquella época, cuando la gente quería aumentar sus ingresos compraban acciones con sus ahorros. Pero una vez se abandonó el patrón oro comenzó la inflación. Con la inflaión hay menos confinanza en los bonos. Pero cuando la inflación era baja o incluso negativa, había una gran confianza en los bonos y además durante largos periodos de tiempo, de forma especial en países como EEUU y Suiza. Pero cuando se abrieron las puertas que inundaron la economía de inflación, los bonos comenzaron a perder valor porque las monedas perdían valor. Así que la gente tuvo que recurrir a las acciones.
Habían algunas que pagaban dividendos, pero las acciones de las compañías que crecían rendían generalmente muy poco o en muchos casos no pagaban dividendos. Se convirtieron entonces en una herramienta para la especulación. Desde que terminó el patrón oro existe lo que se ha llamado la “teoría del último tonto”. La gente compra una acción para venderla a continuación a un precio más alto al último tonto. En esto consiste hoy en día la inversión en la bolsa y es algo completamente inapropiado. Es por esto por lo que yo siempre he dicho que los mercados financieros sólo pueden funcionar correctamente bajo el patrón oro, que es cuando hay un dinero sano y estable y en consecuencia no hay inflación.
J.P: El final del patrón oro a comienzos del s.XX coincide con la aparición de la Reserva Federal en 1913. ¿Podría explicar el papel de la Reserva Federal a la hora de ayudar a crear inflación en EEUU y convertirnos en una sociedad basada en la deuda?
F.L: Es prácticamente imposible enterder qué es lo que ha sucedido, pero el poder adquisitivo del dólar es aproximadamente un 5% del valor de 1913. Así que, ¿para qué necesitaban los americanos la Reserva Federal, o mejor aún, para qué necesitamos un banco central? Es casi imposible entender cómo ha podido suceder esto. Pienso que los bancos centrales son unas sociedades realmente perjudiciales.
J.P: Cuando observamos el primer periodo de lo que llama en su libro las guerras del oro en los años 30, Franklin Roosvelt abandonó el patrón oro e hizo ilegal para los americanos la posesión de oro monetario. No fue hasta enero de 1975 cuando a los americanos se les permitió de nuevo tener oro. ¿Podría explicarnos las consecuencias de estas acciones? Esta es mi primera pregunta. Y la segunda es la reacción a esta medida de las acciones de las empresas relacionadas con la minería del oro durante los años 30, un periodo deflacionario. Comenta en su libro que Homestake Mining multiplicó por 10 su cotización en un periodo en que las acciones perdían el 90% de su valor.
F.L: Las consecuencias de lo que hizo Roosevelt son inauditas. He escrito en mi libro lo que el Senador Carter Glass comentó a Roosevelt. Le dijo que es una “infamia” que el gobierno quiebre su promesa de pagar el oro de los bonos que vendió a las viudas y a los huérfanos. Un profesor de la Universidad de Boston dijo sobre esto que: “hemos salido del patrón oro, pero muchos piensan que hemos salido del patrón ético”. Desde entonces pienso que tanto en su país como en los demás países se ha producido un cambio definitivo en el modo de pensar, en la sociedad y en la ley y el orden. La diferencia radica en estar bajo un estándar de oro o de papel.
Por lo que respecta a su segunda pregunta, cuando las personas ya no puede adquirir lingotes de oro entonces pasan a comprar acciones relacionadas con el oro. Bernard Baruch vio esto venir y compró acciones de la compañía Alaska Juneau Mines en los años 20. Uno de los motivos por los que se apreciaron tanto las acciones relacionadas con el oro fue porque Roosevelt incrementó el precio de la onza de los 20,67$ a los 35$, mientras que los costes relacionados con la minería decrecían porque se estaba en un entorno de deflación. Así que se incrementaron los baneficios de las empresas relacionadas con la minería del oro.
J.P: ¿Por qué es tan difícil mantener la disciplina monetaria? Es esto lo que parece estar sucediendo en EEUU (y no sólo en Washington, sino tambien en Wall Street), gracias al maridaje que hay con el monetarismo tal como lo propagaron Milton Friedman y el keynesianismo. ¿Por qué estos dos ayudaron a crear la inestabilidad y la deuda en el sistema económico de EEUU?
F.L: Se debe entender las circunstancias de la época para comprender correctamente las políticas que fueron implementadas. Se quería salir de la depresión de los años 30, pero no se quiso entender que en parte era debida precisamente al abandono del patrón oro. Roosevelt necesitaba una guerra porque se estaban dando dos o tres recesiones. Así que era imposible conseguir que la gente volviera a trabajar. Keynes, que era una persona brillante, prescribió políticas que más tarde demostraron ser destructivas. Así que finalmente llegó la guerra y se consiguió el pleno empleo.
Friedman es algo parecido. El quería conseguir un reconocimiento internacional, ser respetado, tener el premio Nóbel y una posición predominante en el mundo académico y en los medios de comunicación. Así que dijo siempre lo que el gobierno deseaba hacer y eso era lo que se esperaba de él. Ambos han terminado arruinando las mentes de millones de economistas y estudiantes. Pienso que la mayoría de los profesores de universidad están comprados. Así que no tienen ni coraje ni carácter. Pienso que es lo que sucede en mi país y en general en todo el mundo. Todos ellos son prácticamente inútiles.
J.P: Habla de nuevo de otra guerra contra el oro cuando EEUU comenzó a expandir su presupuesto entre 1960 y 1971. ¿Podría explicarnos qué es el London Goold Pool y por qué falló?
F.L: Cuando Kennedy llegó a la presidencia, el oro se disparó de 35$ la onza a 40$. El oro es también un barómetro que indica cuándo pasa algo inapropiado con el dinero. Pero ese barómetro es al mismo tiempo algo muy molesto para los gobiernos. Así que decidieron organizar el London Gold Pool para destrozarlo. El Tesoro consiguió mantener el oro bajo control. Aunque esta artimaña sólo duró ocho años antes de que fracasara. Funcionó muy bien al comienzo porque los rusos vendían su oro para poder comprar trigo en Canadá. Me acuerdo que incluso el Pool tuvo que comprar oro al final. Pero entonces llegó la guerra de Vietnam, que costó mucho dinero y era algo por encima de las posibilidades incluso de una economía como la americana. Esto llevó a la gente de todo el mundo a comprar oro.
El Gold Pool colapsó el 17 de marzo de 1968, porque la gente se puso a comprar grandes cantidades de oro en los primeros meses de 1968, una fecha que curiosamente coincide con mi cumpleaños. Lo que sucedió a continuación es que apareció un mercado del oro con dos niveles. Lo que sucedió es lo mismo que va a suceder ahora, pero a mucha mayor escala. La gente quiere oro porque ofrece seguridad. Es algo que no puede irse a la quiebra. Esta es la primera lección que deben aprender los bancos centrales y los gobiernos: no tienen ningún poder sobre el oro.
J.P: No obstante, una de las consecuencias del London Gold Pool durante los 60 y 70 fue que casi destruye la industria del oro. Incluso en Canadá llegó a ser necesario que el gobierno subvencionara a los mineros.Y en Sudáfrica fue uno de los motivos que ayudó a crear la pobreza de ese país. ¿Está sucediendo lo mismo hoy en día con la intervención sobre el precio del oro?
F.L: Es cierto lo que comenta. Pero debo añadir que eso fue un crimen no sólo contra las empresas mineras, sino también contra sus accionistas y especialmente contra los países productores. Pude vivir esto en África y especialmente en los países productores de oro. Estuvieron sometidos a una gran presion porque estaban interviniendo el precio del oro. Y pienso que fue algo realmente estúpido poque en todos esos países se podría haber desarrollado una gran prosperidad. Incluso en EEUU y Canadá es beneficioso que la minería del oro sea un negocio próspero. Tiene un efecto multiplicador y se terminan beneficiando un gran número de industrias. Los sueldos suben y en consecuencia se recaudan más impuestos. Así que es completamente estúpido destrozar esta industria y, desde luego, en esa época fue prácticamente destruída.
J.P: Podemos pasar a los años 70. EEUU abandonó el patrón oro. Las monedas de todo el mundo dejaron de estar ancladas en el oro. Por lo menos el dólar dejó de estarlo y nació el mercado de los derivados. No sólo desde un punto de vista matemático, tal como lo desarrollaron Scholes y Merton, sino desde el punto de vista de la cobertura del riesgo asociado a los cambios entre las divisas. Me gustaría hablar sobre esto y cómo están siendo usados estos instrumentos para intervenir en el precio del oro.
F.L: Los derivados aparecieron cuando las monedas comenzaron a fluctuar libremente entre ellas. Imagínese una empresa extranjera que tiene un contrato para producir locomotoras y exportarlas a EEUU. Desconoce cuál va a ser el valor del dólar en el momento de entregar sus productos. Este es el motivo por el que la industria y los bancos crearon los derivados y otras herramientas financieras semejantes. Este fue el nacimiento de una industria que se ha terminado convertiendo (por la ingenuidad de los matemáticos) prácticamente en una bomba atómica. Es algo muy peligroso. Es un mercado que no está regulado y que nadie sabe realmente qué está sucediendo. Si las cosas se escapan de las manos, puede terminar siendo el invento más peligroso de la historia.
J.P: ¿Qué es lo que cambió para que a finales de los 70 arrancara un mercado alcista en el oro? ¿Por qué el oro alcanzó los 850$ y la plata los 50$? ¿Qué es lo que originó a continuación un mercado bajista en los metales preciosos durante prácticamente dos décedas?
F.L: En primer lugar, pienso que el movimiento del oro desde los 430$ hasta los 850$ fue una locura. El oro estaba demasiado alto en ese precio. Debería haber permanecido entre los 400 y 430$ dólares la onza. Pero se dieron varias circunstancias que alimentaron esa locura: la crisis en la plata provocada por los hermanos Hunt, el bloqueo de Irán por parte de EEUU (de forma que a los iranís les entró pánico y comenzaron a comprar oro en Londres como locos), y finalmente tabién se dieron las manifestaciones en Arabia Saudita y La Meca.
Esos tres acontecimientos ayudaron al último repunte del oro en enero de 1980. A continuación las acciones de las compañías mineras relacionadas con el oro se fueron aún más arriba hasta septiembre de 1980. Pero, como ya he dicho, el oro estaba demasiado alto y en consecuencia tuvo que sufrir una corrección. La corrección llegó cuando Paul Volcker, el entonces Presidente de la Reserva Federal, subió al cielo los tipos de interés, llevándolos hasta el 20%. Este fue el principal motivo por el que se dio esa corrección tan fuerte en el precio del oro. Por supuesto, siempre hay ciclos. Pero el precio del oro debía venirse abajo. Pero, según mis estudios, un mercado bajista no puede durar más de 22 años.
J.P: En su libro habla de las guerras del oro durante los 90. ¿Podría explicarnos cómo comenzaron? Tengo entendido que es una nueva versión del London Gold Pool. Lo que hemos podido observa en la década de los 90 es que aún desarrollándose una demanda creciente de oro que ha sobrepasado a la oferta, a pesar de eso el precio ha estado cayendo de forma continuada. Explíquenos cómo es esto posible.
F.L: Pues es posible porque hay algunos banqueros de inversión en Wall Street muy inteligentes y que se las han ingeniado para sacar grandes beneficios con el oro mientras está en un mercado bajista. Han desarrollado lo que se denomina “gold carry trade”, que consiste en que algunos bancos centrales prestan el oro a los bancos que atesoran el oro en lingotes para que lo suelten al mercado y lo recompren a continuación a un precio más bajo, obteniendo más beneficio que con los bonos del Tesoro. Así es como comenzó un nuevo tipo de negocio. Incluso las compañías mineras vieron que que podían vender por adelatado su producción. Por eso se desarrolló una presión constante de venta en el mercado del oro. Pero también había una presión constante en los bancos centrales para vender el oro.
Los bancos centrales no han vendido mucho oro, pero los medios de comunicación están haciendo un maravilloso trabajo al dar la impresión a la gente de que los bancos centrales están vendiendo todo el oro. Algo que no es verdad. Se ha producido un déficit entre la producción (2.500 Tm/año) y la demanda (4.000 Tm/año) que es lo que han cubierto los bancos centrales, vendiendo o prestando su oro. Los préstamos de oro realizados por los bancos centrales son sin ugar a dudas el peor enemigo que tiene el oro.
J.P: En su libro habla que los principales interesados en mantener bajo el precio del oro no son los bancos centrales, sino los grandes bancos que trabajan con oro en lingotes, como JP Morgan y Citicorp. Tal vez los dos principales, entre otros pocos más, que tienen gran interés en mantener bajo el precio del oro. ¿Cómo lo hacen?
F.L: GATA ha heho un maravilloso trabajo en los últimos 4 o 5 años demostrando esto prácticamente a diario. Cada día GATA analiza el mercado del oro y sus directrices de compraventa. Consigue mostrar al público con mucha coherencia cómo el mercado del oro está siendo manipulado sin descanso. Nunca nadie ha podido contradecir sus descubrimientos. De hecho yo nunca pensé que esa manipulación existiera, hasta que a mediados de los 90 cambié de opinión. Pero a más he estado estudiando lo que ha sucedido en ese mercado, más he podido concluir que una intervención masiva sobre el precio del oro se ha desarrollado durante todos estos años. Actualmente los más interesados en que se mantenga bajo el precio del oro son los que trabajan en el ‘gold carry trade’, porque lo piden prestado al 1%, lo venden, a continuación invierten el dinero en otros asuntos, ganan dinero, recompran el oro a un precio más bajo y finalmente devuelven el oro. Esto les ha permitido ganar auténticas fortunas.
J.P: En su libro habla de una teoría conspirativa en contra del oro. ¿Quién esta detrás y quiénes son los beneficiarios?
F.L: Los bancos. Es verdad que a los bancos y a los gobiernos no les gusta el oro. Pero no creo que haya una conspiración, pues pienso que buena parte de esa gente son lo suficientemente estúpidos como para ser incapaces de hacer algo semejante. Esas instituciones simplemente se guían por su deseo de hacer dinero y el oro no es compatible con nuestro orden monetario actual. En cierto sentido, el oro es el barómetro que nos dice que hay algo que está funcionando mal en nuestro mundo. Este es el motivo por el que los defensores del dinero fiduciario quieren librarse del oro. Los medios de comunicación hacen también su trabajo convenciendo a la gente de que el oro es algo que ha pasado a la historia.
J.P: Ha mencionado a los medios de comunicación. A mí me parece que hay una relación de simbiosis entre los medios y Wall Street. Es decir, tal como apunta en su libro, los medios insisten bastante en la cantidad de oro que está siendo vendida por los bancos centrales, pero al mismo tiempo pocas veces dan cobertura a los préstamos que se hacen con el oro y a los bancos que trabajan con el oro en lingotes para intervenir en el precio. Una cosa que he observado, Mr. Lips, y otros han observado también, es el hecho de que el oro cierre casi siempre en New York por debajo del precio de Londres. ¿Podría explicarnos esto? Es algo que ocurre generalmente poco antes de cerrar los mercados.
F.L: Así es. Por cada periodo de 50 días que se analiza, 48 cierra New York por debajo de Londres. Entonces aquí hay algo que huele mal. Esto no debería suceder en un mercado libre de injerencias. De hecho es algo que nunca ha sucedido en ningun mercado en toda su historia. Pienso que es una de los aspectos que mejor demustra que se está produciendo una manipulación continuada en el precio del oro.
J.P: Además de esta contante menipulación en el precio del oro, también podemos observar una cantidad enorme de posiciones en corto mediante derivados o contratos futuros. Además, recientemente se han descubierto grandes cantidades de posiciones en corto sobre las acciones de empresas dedicadas a la minería del oro. Así que parece ser que se está operando en todos los frentes, vendiendo oro, posicionandose en corto sobre el oro o trabajando en corto sobre esas acciones. Parece una batalla en tres frentes.
F.L: En efecto. Sorprende mucho observar que en algunas compañías las posiciones en corto sobre sus acciones son tan numerosas que equivalen a toda la capitalización de la empresa. Pienso que esto es símplemente manipulación. Terminará muy mal para todos los que estén involucrados.
J.P: La gente no se da cuenta de lo pequeño que es el mercado del oro. Si se considera todo el valor actual de la producción de oro y plata más la capitalización de las acciones de las empresas mineras, todo en su conjunto es una fracción reducida en comparación con el dinero que se está moviendo en los mercados de divisas, de bonos y la bolsa.
F.L: La capitalización de todas las empresas relacionadas con la minería del oro está muy lejos de la capitalización de compañías como General Electric o Microsoft. Mientras que la capitalización de la industria minera del oro es de unos 60.000 millones de dolares, el valor de mercado de todo el oro extraído (privado y oficial) es de unos 1,6 billones de dólares. Los activos monetarios y financieros en su conjunto y a nivel internacional deben ser de unos 150 billones de dólares. Cuando los lingotes y las acciones tomen el interés de todo el mundo no habrá ni suficientes lingotes ni suficientes acciones.
Muy pocos se dan cuenta de que las acciones de las empresas mineras relacionadas con el oro se encuentran en un mercado alcista desde noviembre de 2000. El índice HUI ha subido un 400% y el índice XAU un 100%. Según vaya subiendo el precio del oro la gente se irá dando cuenta de lo que está sucediendo, así que comenzarán a comprar oro y acciones de minería relacionada con el oro. Llegado ese momento no sólo experimentaremos de nuevo lo que sucedió en los 70, sino que además  el mundo dedicado a la inversion se dará cuenta de que el oro es la única cosa que realmente sube, así que los precios se irán a la estratosfera.
J.P: Circulan varias historias en la comunidad del oro sobre la cantidad de oro que ya ha sido prestada. El GFMS (Gold Fields Mineral Service) dice que sólo unas 5.000 Tm. Pero GATA ha demostrado (y pienso que de forma bastante convincente) que está cantidad de 5.000 Tm no es correcta, y que los números deben estar entre las 10.000 y 15.000 Tm. ¿Cuál es su opinión?
F.L: GATA fundamenta sus análisis en el trabajo de analistas muy serios. No son políticos. Observaron los datos y llegaron a unos resultados muy diferentes a los aportados por el GFMS, una organización cuyas publicaciones son políticas, bajo mi punto de vista. De forma bastante extraña, y esto dice mucho sobre el asunto, el World Gold Council está usando también los datos del GFMS. Creo bastante en el trabajo de analistas tan serios como Frank Veneroso, James Turk y Reg Howe, porque les conozco personalmente y tengo gran confianza en esos caballeros.
J.P: Todo esto tiene varias implicaciones para la comunidad del oro (sea por el lado de la producción del oro o la plata de las empresas o por la capitalización de la industria), sobre todo si observamos la cantidad de acciones que se han vendido en corto o la cantidad de onzas que se han vendido en corto, tanto de oro como de palata. Me imagino que el otro lado de la pregunta es evidente, pues si alguien está vendiendo eso de forma tan estúpida para taponar el precio, parece claro que alguien debe estar comprando.
F.L: Las ventas de oro realizadas por los bancos centrales son simpre anunciadas tres veces. Primero cuando los bancos centrales pregonan la venta. A continuación cuando venden el oro. Y en tercer lugar cuando el oro ya ha sido vendido. Pero nunca hacen público quién está comprando. Evidentemente, alguien está comprando. Pienso que es la gente de los países del este y los árabes. El oro se está moviendo de occidente hacia oriente.
Los turcos están comprando mucho oro. Los indios también. Igual que los chinos y los rusos. Los asiáticos conocen muy bien cuál es el valor del oro. En esos países ha existido siempre un mercado para el oro. Así que va a ser algo realmente dramático cuando los gestores de fondos descubran serios problemas en las bolsas dentro de 5 o 10 años. Llegado ese momento querrán incluir algo de oro en sus carteras de inversión. Será interesante ver qué sucede entonces.
J.P: Creo que fue Rothschild quien dijo: “quien controla el oro hace las reglas”.
F.L: Si. Pienso que dijo eso. Quien controla el banco central controla a los políticos. Pero creo que es lo mismo.
J.P: Hablemos de su país. Durante mucho tiempo la gete ha visto a Suiza como un refugio seguro en los momentos más problemáticos. La moneda suiza (el franco suizo) era la moneda más fuerte del mundo. Es decir, a partir de los 70 el sistema de divisas ha sido flotante. ¿Le sorprendieron las ventas de oro que realizó su gobierno?
F.L: Si, me entristeció realmente este cambio de mentalidad y filosofía. Lo pude vivir y nunca lo he podido entender. El desastre comenzó cuando Suiza decidió entrar en el FMI en 1992. Por aquel entonces escribí artículos en contra y conseguí que casi no sucediera. Pero se vendió a la gente, a los ciudadanos suizos, como si se tratara de algún tipo de ayuda al desarrollo. Fue todo una mentira porque la mayoría de la gente, incluso en las altas finanzas, no sabe qué representa el FMI. Hay todavía dos ministros muy ambiciosos que en su día defendieron entrar en el FMI (uno de ellos es un internacionalista y el otro un socialista).
Esto fue el comienzo del fin del franco suizo, porque bajo las reglas del FMI una moneda no puede estar respaldada por el oro. Puede estar ligada a cualquier otra cosa como la panceta o la soja, pero no al oro. Así que fue el final del franco suizo, pero también del sistema bancario suizo tal y como lo conocíamos e incluso de la propia Suiza. Hemos entregado nuestra singularidad a cambio de nada.
Así que en 1996, el banco central suizo comenzó a pensar en sus nuevos estatutos. Comenzaron a decir que el oro ya no era dinero, sino una materia prima más y todas esas cosas. En el equipo directivo de mi banco había una persona que más tarde pasó a formar parte del gobierno, el Sr. Schmid. Estuvo dirigiendo la comisión sobre el oro. Me preguntó que pensaba sobre el tema, Así que le escribí un informe y le dije que, a partir del momento en que abandonáramos el oro, nuestro banco central iba a estar simplemente especulando. En definitiva le dije que debían evitarlo.
Me escuchó durante un tiempo. En aquel entonces era Consejero Nacional y quería llegar a ser Consejero Federal. Es decir, en lo que estaba más interesado era en su carrera política. No entendía lo que era el oro. De hecho nadie en el Parlamento lo entendía. Así que el gobierno, el departamento de finanzas y el banco nacional terminaron tomando el camino que ya sabemos. Nunca me he encontrado nadie en Suiza que quisiera vender oro. A propósito, en Suiza se tiene que hacer un referéndum sobre cada asunto importante, pero a la gente nunca se le hizo una consulta sobre la venta del oro. Pienso que es un crimen, porque se está socavando el futuro de nuestro país.
J.P: ¿Piensa que podría haber alguna reacción popular que forzara al gobierno a cambiar su forma de hacer las cosas si no termina de funcionar correctamente con un sistema de moneda fiduciaria?
F.L: Bueno. Tal vez en el caso de alguna crisis realmente importante. Pero lo dudo. Y lo dudo porque hay muy poca gente que entienda el papel del oro. Uno debe entender que sólo hay una o dos universidades en todo el mundo donde se explique la historia monetaria. Desde luego que no es suficiente.
J.P: Miremos al futuro. En EEUU tenemos hoy en día una economía de 10 billones de dólares. Algunos están cuestionando los números que están maquillando estos 10 billones. Tenemos una deuda superior a los 30 billones de dolares. Todos los países están bajo un sistema de monedas fiduciarias y ya no queda nada respaldado por el oro. ¿Nos enfrentamos a una profunda crisis financiera?
F.L: Si, aunque no es necesario que llegue a suceder. Después del colapso del acuerdo de Bretton Woods, EEUU tuvo la gran responsabilidad de asumir la iniciativa de restablecer el sistema financiero mundial, porque disfrutaba lo que se llamó el “privilegio excesivo”, según palabras de Charles de Gaulle. Pero, por supuesto, los europeos tampoco ofrecían mucha confianza. Después de Bretton Woods, EEUU empleó este excesivo privilegio hasta un grado aún mayor, pues su sistema bancario comenzó a crear dinero de la nada para comprar bienes y servicios en todo el mundo. Si Jacques Rueff, el famoso economista francés asesor de Charles de Gaulle, estuviera vivo hoy en día, quedaría aterrorizado por lo que hoy está sucediendo. Hemos llegado a un punto en que si todo esto quiebra, terminará siendo el final del mundo tal y como lo conocemos.
J.P: Si miramos el resto del mundo, tenemos las acciones cayendo en todo el mundo durante cuatro años consecutivos. Tenemos también niveles de deuda en EEUU que nunca habíamos visto antes. Hoy se necesita el sueldo de los dos cónyugues para poder salir adelante y aún así deben asumir cada vez mayores deudas. ¿A dónde cree que nos va a llevar todo esto? La mayor parte de los bancos centrales tienen sus reservas en dólares, pero parece haber un movimiento en marcha, especialmente en Asia, donde la mayor parte de los ministros de economía han recomendado que los bancos centrales comiencen a diversificar sus divisas fuera del dólar, tal vez hacia el euro. ¿Puede ser que al final se den cuenta de que las monedas fiduciarias (sean euros o dólares) son intrínsicamente inestables y tal vez vuelvan al oro?
F.L: Si. Pienso que lo que dice es correcto. Parece estar desarrollándose un movimiento de diversificacion de las reservas de los bancos centrales hacia el euro, especialmente por los países productores de petróleo. Pienso que uno de los mayores errores de Saddam Hussein fue haber cambiado sus dólares a euros hace tres años. Esto es lo que nunca le han perdonado. Porque hasta ese momento se competía por los dólares para poder conseguir el petróleo. Así que no se podía tolerar que eso cambiara. Pero parece ser que las reservas de los bancos centrales quedarán diversificadas en el futuro hacia el euro. Pero debemos tener presente que la fortaleza del euro no es otra cosa más que la debilidad del dólar. Hay que decir que el euro es también una innovación fiduciaria y que en su momento no me gustó nada. Pero ahora pienso que es bastante útil. No obstante, pienso que los bancos centrales, debido a la debilidad del dólar, tendrán que revisar sus políticas sobre el oro.
J.P: ¿Está comprando en la actualidad oro, plata o acciones de empresas relacionadas con la minería de los metales preciosos?
F.L: Si, en efecto. Pienso que es uno de los pocos activos que puede ofrecer seguridad tanto en el principal como en los intereses. No quedan muchas más cosas.
J.P: Gold Wars es su tercer libro, si quisiera hacer entender un único elemento clave de su libro a los lectores, ¿cuál sería?
F.L: Todo el mundo debe decir a sus gobiernos que adopten de nuevo el oro como dinero. Los acuerdos actuales son un fraude, principalmente contra los trabajadores de todo el mundo (porque les pagan por su trabajo en trozos de papel inconvertibles), pero también contra los pensionistas, las clases medias, los pobres e incluso también es malo para los mismos ricos. Los ricos no pueden vivir aislados en una isla. El dinero fiduciario sólo ha creado miseria y pobreza en el mundo. Cuando a tu alrededor sólo hay miseria y pobreza ¿puedes disfrutar de la vida? Si tuviéramos el dinero respaldado por el oro, podríamos tener de nuevo una economía enteramente sana. Pienso que la miseria y la pobreza en el mundo e incluso la mayoría de las guerras han sucedido por haber abandonado el oro. Pienso que la gente debería despertar y decir a los gobiernos que deben cambiar esta situación. Esto es muy importante. El gobierno americano se está quejando constantemente del terrorismo. El terrorismo es el resultado principal de las injusticias políticas y económicas. La injusticia se aceleró en todo el mundo cuando se abandonó el patrón oro.
J.P: Así que tenemos en el fondo un sistema con pesas y medidas injustas.
F.L: Absolutamente. Tenemos que cambiar eso. El problema principal es que muy pocos conocen qué es realmente el dinero. Este es el principal problema con el que hoy se enfrenta el mundo y debemos hacer un esfuerzo por educar a la gente sobr este tema tan importante. Esto es lo que la fundación del Dr. Larry Park pretende hacer con FAME.org (Foundation for the Advancement of Monetary Education). Aquí es donde se debería invertir el mayor esfuerzo financiero y no en los sistemas de misiles. La historia nos ha demostrado que al final las armas siempre se terminan usando. Y debemos considerar esto antes de que la economía mundial entre en un Gran Depresión. Sólo espero que los líderes mundiales piensen en ello antes de que sea demasiado tarde. Es muy fácil en la actualidad adoptar el oro como dinero. Podría hacerse de la noche a la mañana.
J.P: Estoy completamente de acuerdo con usted. No pienso que el mundo se esté dando cuenta, a pesar de llevar cuatro años con la acciones cada vez valiendo menos, de que nos estamos dirigiendo hacia una depresión económica global. ¿Piensa que esta depresión económica que se esta desarrollando en todo el mundo y la crisis económica que vendrá a continuación forzarán a los gobiernos a adoptar de nuevo un dinero honesto?
F.L: Lo dudo mucho. Pero algunas personas deben difundir el mansaje. Debería producirse un movimiento semejante al cristianismo, que poco a poco terminó conqustando al imperio romano. Pienso que lo realmente poderoso e importante son las ideas y la filosofía, no el poder militar.
J.P: La depresión que asoló EEUU y gran parte del mundo en los años 30 fue una depresión deflacionaria. Hay un gran debate hoy en día en los defensores del oro sobre las consecuencias de esta depresión. ¿Será inflacionaria, deflacionaria o ambas cosas a la vez?
F.L: Si
J.P: ¿Terminaremos al final como Argentina y Alemania o será algo parecido a lo que está sucediendo hoy en día en Japón y lo que sucedió a EEUU en los años 30? ¿Cuál es su opinión?
F.L: Pienso que veremos las dos cosas, primero una situación semejante a la vivida en Argentina y a continuación, si no se aplican políticas acertadas, repetiremos lo que sucedió en la República de Weimar, pero esta vez a nivel internacional. Todos conocemos lo que sucedió a continuación. En el futuro más inmediato EEUU va a evolucionar hacia un tipo de experiencia similar a la japonesa. Pero hay una diferencia. Los japoneses tenían ahorros. Pero los americanos tienen deudas. No obstante, todo esto es muy impredecible. Cuando la gente se dé cuenta de lo que está sucediendo, llegará un momento que el oro volverá a ser de nuevo el dueño del dinero mundial. Uno no puede ir siempre en contra de las leyes eternas de Dios y la naturaleza. El oro volverá de nuevo a ocupar su lugar principal.
J.P: Sr. Lips, sólo me queda agradecerle que haya compartido con nosotros este Financial Sense Newshour. Muchas gracias por haber sido tan generoso al habernos dedicado parte de su tiempo. Su libro se llama Gold Wars, The Battle Against Sound Money As Seen From A Swiss Perspective, escrito por Ferdinand Lips. Le deseo lo mejor y, de nuevo, muchas gracias por habernos dedicado su tiempo.
F.L: De nada. Ha sido un gran placer.

Jim Puplava: Conmigo en el programa está Ferdinan Lips. Nació en Suiza en 1931. Es una autoridad respetada sobre el oro y el mercado del oro. Sus raíces se encuentran en el sector bancario, donde comenzó su carrera. Llegó a ser co-fundador y director ejecutivo del Rothschild Bank en Zurich. En 1987 abrió su propio banco, Bank Lips. Se retiró en 1998, vendidendo sus acciones del banco. El Sr. Lips continuó participando de forma activa en el sector bancario y en el mundo del oro. Forma parte de los consejos directivos de varias compañías mineras africanas, entre las que se encuentran Rand Gold Resources Limited y la Afrikander Lease Limited. Es también administrador de la Fundación para la Promición de la Educación Monetaria (FAME.org). También es autor de tres libros. Su último libro es Gold Wars: The Battle Against Sound Money As Seen From A Swiss Perspective. Sr. Lips, me gustaría comenzar la entrevista con el dinero. ¿Qué le distingue como dinero? ¿Cuáles son sus propiedades únicas?

Ferdinand Lips: ¿Me imagino que está preguntando por el oro como dinero comparado con el dinero fiduciario, es decir comparado con el dinero de papel?

JP: Exactamente.

FL: Pues bien. Ahora el mundo entero está viviendo con un sistema monetario basado en el papel o, mejor dicho, en un no-sistema. Es la primera vez en la historia que no hay ninguna moneda respaldada por nada tangible, como el oro. El mundo entero se encuentra ahora viviendo en un océano de papel.

J.P: Entrando en su libro sobre las Guerras del Oro, ¿quién inició esta guerra? ¿Cuáles son sus objetivos y quiénes son sus víctimas?

FL: ¿Que quién lo inició primero? Creo que fue Franklin D. Roosevelt, pues en 1933 confiscó el oro de los ciudadanos americanos y a continuación subió el precio de la onza de 20,67$ a 35,00$. En ese momento es cuando comenzó la guerra contra el oro. De eso hace ya 70 años y desde entonces se ha dado una batalla del papel contra el oro. La guerra se intensificó después de la caída del sistema de Bretton Woods en 1971. Desde ese momento no ha habido ninguna moneda ligada al oro, con la excepción de Suiza.

J.P: ¿Cuál es la relación del oro con la libertad económica? Y una segunda pregunta ¿por qué hay tan poca gente que entienda esta relación?

F.L: El oro no es el pasivo de nadie. Si uno tiene oro entonces tiene algo tangible. Si tienes papel, entonces lo que tienes es simplemente una promesa de algo que podría terminar significando nada. Hay poca gente que entienda esto porque se les ha lavado el cerebro durante todos estos años: les han lavado el cerebro los gobiernos, los bancos centrales, los bancos privados y muy especialmente los medios de comunicación.

J.P: Hoy nos encontramos con que en EEUU, y también en el resto del mundo, el mercado de valores ha pasado a ser la nueva herramienta monetaria para dirigir la economía. De hecho hay muchas personas, entre las que me incluyo, que piensan que hay intervenciones directas en las bolsas. Usted hace un comentario en su libro donde dice que no estamos lejos de lo que John Law hizo en el siglo XVII.

F.L: John Law fue el primer Keynesiano. Pensó que en una economía moderna y en contacto con el mundo exterior, como la de Francia en el S. XVII, para poder ser más eficiente necesitaba papel moneda además del metal. El resultado era el que se podía prever. La bolsa se volvió completamente loca en París y a continuación hubo una sensación generalizada de bienestar social. Algunas personas que eran pobres por la mañana, compraban acciones y por la tarde ya eran ricos. Fue uno de los ejemplos más extremos de la locura del papel moneda. Lo que ha sucedido en nuestro mundo a finales de los 90 no está lejos de eso mismo.

J.P: Me pregunto si deberíamos repasar la historia y observar cómo el oro ha sido dinero desde los tiempos bíblicos hasta los griegos, los romanos, el mundo árabe y hasta el momento presente con la libra esterlina y el dólar. Muy pocos saben que el oro ha sido un activo monetario de forma duradera a lo largo de la historia. ¿Por qué desde los tiempos antiguos el oro ha sido considerado dinero?

F.L: La primera experiencia monetaria del oro que se tiene constancia es hace unos 5.000 o 6.000 años. No es ninguna coincidencia que el oro y la plata fueran considerados metales monetarios. Las diferentes sociedades han llegado a la misma conclusión fruto de la experiencia. Nunca se ha producido algo parecido a un adoctrinamiento a las personas sobre lo que debe ser dinero y lo que no. El oro vino a ser dinero porque es el activo más líquido y porque es escaso.

J.P: Hubo un experimento que ha sido único en la historia. Durante el siglo XVIII Francia experimentó con la moneda fiduciaria. Me pregunto si podría indicar por qué falló ese experimento. Y por qué, como muchos creen, fue lo que arrancó las turbulencias que dieron lugar a la Revolución Francesa.

F.L: El periodo con papel moneda fiduciario que provocó John Law casi arruina a Francia. A finales del s. XVIII hubo otro experimento de las mismas características llamado Assignats, justo antes de la Revolución Francesa. Y como puede recordar quien sepa algo de historia, las impresoras de los billetes fueron destruidas por los ciudadanos parisinos. El desorden monetario conduce en muchas ocasiones hacia las revoluciones. Prácticamente sucedió lo mismo en Rusia y varias veces en China. El oro como dinero ayuda a garantizar la estabilidad a largo plazo, además de la ley y el orden.

J.P: En la segunda mitad del s.XIX tenemos un largo periodo de paz y estabilidad en todo el mundo. El mundo se encontraba dominado por el patrón oro. Aunque muchos de los detractores del oro en el s. XX dicen que el oro fue deflacionario y que fue un impedimento para el crecimieto económico. ¿Cómo podría argumentar contra estos dos puntos de vista?

F.L: El oro por sí mismo no es deflacionario. Durante los 250 años que Ingaterra estuvo dominada por el patrón oro (desde 1664 hasta 1914) los precios fueron estables, incluso un 10% más baratos que los 350 años anteriores. Se produjeron algunas turbulencias durante las guerras napoleónicas, pero el mundo no experimentó ninguna deflación ni inflación. El franco francés fue estable durante 100 años hasta 1914. El patrón oro se vino abajo cuando comenzó la GM-I porque los gobiernos implicados en la contienda bélica no podían recoger el dinero necesario para financiar la guerra únicamente mediante los impuestos. Así que se terminó liquidando el patrón oro y nunca más fue restablecido. Hubo un conato de vuelta al sistema monetario anterior a la guerra, pero se hizo porque la gente no entendía realmente lo que signifcaba. También está la creación de la Reserva Federal en 1913. Muchos bancos centrales fueron creados antes y después de esta fecha.

J.P: Incrementar el suministro de oro depende de la rentabilidad de su producción. Pero me pregunto si usted podría explicar por qué limita el poder que tiene el gobierno de recurrir a la inflación.

F.L: Bajo el patrón oro existía la regla de oro del automatismo. Si un gobierno o un país vivía por encima de sus posibilidades, entonces el oro salía de ese país y no retornaba hasta que se volvía a unas políticas monetarias sólidas. Esta corrección automática de los excesos financieros surgía como beneficio del patrón oro. Es imposible que un banco central o un ministro de economía sepan con precisión qué es lo que necesita una economía. Las estadísticas llegan siempre demasiado tarde. El patrón oro era algo automático y funcionaba a la perfección.

J.P: En su libro discute cómo durante el patrón oro clásico los instrumentos y los mercados financieros trabajaban ambos muy bien para todo el mundo. Esto es algo coherente, según una expresión suya, con unos pesos y medidas honestos. Lo que hoy en día tenemos son mercados que se han convertido en unos casinos donde jugarse el dinero. ¿Cree Vd. que es así?

F.L: Ciertamente. Cuando estudiaba análisis financiero, mi biblia era el Security Analysis de Graham y Dodd. Si lee ese libro entenderá exactamente a qué me refiero. Estoy hablando de la edición de 1951. No tengo otra más actualizada. Bajo el patrón oro los mercados financieros eran un mundo completamente diferente. Las acciones rendían más que los bonos. Como el suministro de dinero era estable, las monedas lo eran también. De forma que no había inflación. Los bonos rendían un 3% y las acciones entre el 6 y el 7% porque comportaban riesgo.

En aquella época, cuando la gente quería aumentar sus ingresos compraban acciones con sus ahorros. Pero una vez se abandonó el patrón oro comenzó la inflación. Con la inflación hay menos confinanza en los bonos. Pero cuando la inflación era baja o incluso negativa, había una gran confianza en los bonos y además durante largos periodos de tiempo, de forma especial en países como EEUU y Suiza. Pero cuando se abrieron las puertas que inundaron la economía de inflación, los bonos comenzaron a perder valor porque las monedas perdían valor. Así que la gente tuvo que recurrir a las acciones.

Habían algunas que pagaban dividendos, pero las acciones de las compañías que crecían rendían generalmente muy poco o en muchos casos no pagaban dividendos. Se convirtieron entonces en una herramienta para la especulación. Desde que terminó el patrón oro existe lo que se ha llamado la “teoría del tonto más grande“: la gente compra una acción para venderla a continuación a un precio más alto al tonto que viene después tuyo. En esto consiste hoy en día la inversión en la bolsa y es algo completamente inapropiado. Es por esto por lo que yo siempre he dicho que los mercados financieros sólo pueden funcionar correctamente bajo el patrón oro, que es cuando hay un dinero sano y estable y en consecuencia no hay inflación.

J.P: El final del patrón oro a comienzos del s.XX coincide con la aparición de la Reserva Federal en 1913. ¿Podría explicar el papel de la Reserva Federal a la hora de ayudar a crear inflación en EEUU y convertirnos en una sociedad basada en la deuda?

purchasepowerF.L: Es prácticamente imposible enterder qué es lo que ha sucedido, pero el poder adquisitivo del dólar es aproximadamente un 5% del valor de 1913. Así que, ¿para qué necesitaban los americanos la Reserva Federal, o mejor aún, para qué necesitamos un banco central? Es casi imposible entender cómo ha podido suceder esto. Pienso que los bancos centrales son unas sociedades realmente perjudiciales.

J.P: Cuando observamos el primer periodo de lo que llama en su libro las guerras del oro en los años 30, Franklin Roosvelt abandonó el patrón oro e hizo ilegal para los americanos la posesión de oro monetario. No fue hasta enero de 1975 cuando a los americanos se les permitió de nuevo tener oro. ¿Podría explicarnos las consecuencias de estas acciones? Esta es mi primera pregunta. Y la segunda es la reacción a esta medida de las acciones de las empresas relacionadas con la minería del oro durante los años 30, un periodo deflacionario. Comenta en su libro que Homestake Mining multiplicó por 10 su cotización en un periodo en que las acciones perdían el 90% de su valor.

F.L: Las consecuencias de lo que hizo Roosevelt son inauditas. He escrito en mi libro lo que el Senador Carter Glass comentó a Roosevelt. Le dijo que era una “infamia” que el gobierno rompiera su promesa de pagar el oro de los bonos que había vendido a las viudas y a los huérfanos. Un profesor de la Universidad de Boston dijo sobre esto que: “hemos salido del patrón oro, pero muchos piensan que hemos salido del patrón ético”. Desde entonces pienso que tanto en su país como en los demás países se ha producido un cambio definitivo en el modo de pensar, en la sociedad y en la ley y el orden. La diferencia radica en estar bajo un estándar de oro o de papel.

Por lo que respecta a su segunda pregunta, cuando las personas ya no puede adquirir lingotes de oro entonces pasan a comprar acciones relacionadas con el oro. Bernard Baruch vio esto venir y compró acciones de la compañía Alaska Juneau Mines en los años 20. Uno de los motivos por los que se apreciaron tanto las acciones relacionadas con el oro fue porque Roosevelt incrementó el precio de la onza de los 20,67$ a los 35$, mientras que los costes relacionados con la minería decrecían porque se estaba en un entorno de deflación. Así que se incrementaron los baneficios de las empresas relacionadas con la minería del oro.

J.P: ¿Por qué es tan difícil mantener la disciplina monetaria? Es esto lo que parece estar sucediendo en EEUU (y no sólo en Washington, sino tambien en Wall Street), gracias al maridaje que hay con el monetarismo tal como lo propagaron Milton Friedman y el keynesianismo. ¿Por qué estos dos ayudaron a crear la inestabilidad y la deuda en el sistema económico de EEUU?

F.L: Se deben entender las circunstancias de la época para comprender correctamente las políticas que fueron implementadas. Se quería salir de la depresión de los años 30, pero no se quiso entender que en parte era debida precisamente al abandono del patrón oro. Roosevelt necesitaba una guerra porque se estaban dando dos o tres recesiones. Así que era imposible conseguir que la gente volviera a trabajar. Keynes, que era una persona brillante, prescribió políticas que más tarde demostraron ser destructivas. Así que finalmente llegó la guerra y se consiguió el pleno empleo.

Friedman es algo parecido. Buscaba conseguir un reconocimiento internacional, ser respetado, tener el premio Nóbel y una posición predominante en el mundo académico y en los medios de comunicación. Así que dijo siempre lo que el gobierno deseaba hacer y eso era lo que se esperaba de él. Ambos han terminado arruinando las mentes de millones de economistas y estudiantes. Pienso que la mayoría de los profesores de universidad están comprados. Así que no tienen ni coraje ni carácter. Pienso que es lo que sucede en mi país y en general en todo el mundo. Todos ellos son prácticamente inútiles.

J.P: Habla de nuevo de otra guerra contra el oro cuando EEUU comenzó a expandir su presupuesto entre 1960 y 1971. ¿Podría explicarnos qué es el London Goold Pool y por qué falló?

F.L: Cuando Kennedy llegó a la presidencia, el oro se disparó de 35$ la onza a 40$. El oro es también un barómetro que indica cuándo pasa algo inapropiado con el dinero. Pero ese barómetro es al mismo tiempo algo muy molesto para los gobiernos. Así que decidieron organizar el London Gold Pool para destrozarlo. El Tesoro consiguió mantener el oro bajo control. Aunque esta artimaña sólo duró ocho años antes de que fracasara. Funcionó muy bien al comienzo porque los rusos vendían su oro para poder comprar trigo en Canadá. Me acuerdo que incluso el Pool tuvo que comprar oro al final. Pero entonces llegó la guerra de Vietnam, que costó mucho dinero y era algo por encima de las posibilidades incluso de una economía como la americana. Esto llevó a la gente de todo el mundo a comprar oro.

El Gold Pool colapsó el 17 de marzo de 1968, porque la gente se puso a comprar grandes cantidades de oro en los primeros meses de 1968, una fecha que curiosamente coincide con mi cumpleaños. Lo que sucedió a continuación es que apareció un mercado del oro con dos niveles. Lo que sucedió es lo mismo que va a suceder ahora, pero esta vez a mucha mayor escala. La gente quiere oro porque ofrece seguridad. Es algo que no puede irse a la quiebra. Esta es la primera lección que deben aprender los bancos centrales y los gobiernos: no tienen ningún poder sobre el oro.

J.P: No obstante, una de las consecuencias del London Gold Pool durante los 60 y 70 fue que casi destruye la industria del oro. Incluso en Canadá llegó a ser necesario que el gobierno subvencionara a los mineros.Y en Sudáfrica fue uno de los motivos que ayudó a crear la pobreza de ese país. ¿Está sucediendo lo mismo hoy en día con la intervención sobre el precio del oro?

F.L: Es cierto lo que comenta. Pero debo añadir que eso fue un crimen no sólo contra las empresas mineras, sino también contra sus accionistas y especialmente contra los países productores. Pude vivir esto en África y especialmente en los países productores de oro. Estuvieron sometidos a una gran presion porque estaban interviniendo el precio del oro. Y pienso que fue algo realmente estúpido poque en todos esos países se podría haber desarrollado una gran prosperidad. Incluso en EEUU y Canadá es beneficioso que la minería del oro sea un negocio próspero. Tiene un efecto multiplicador y se terminan beneficiando un gran número de industrias. Los sueldos suben y en consecuencia se recaudan más impuestos. Así que es completamente estúpido destrozar esta industria y, desde luego, en esa época fue prácticamente destruída.

J.P: Podemos pasar a los años 70. EEUU abandonó el patrón oro. Las monedas de todo el mundo dejaron de estar ancladas en el oro. Por lo menos el dólar dejó de estarlo y nació el mercado de los derivados. No sólo desde un punto de vista matemático, tal como lo desarrollaron Scholes y Merton, sino desde el punto de vista de la cobertura del riesgo asociado a los cambios entre las divisas. Me gustaría hablar sobre esto y cómo están siendo usados estos instrumentos para intervenir en el precio del oro.

F.L: Los derivados aparecieron cuando las monedas comenzaron a fluctuar libremente entre ellas. Imagínese una empresa extranjera que tiene un contrato para producir locomotoras y exportarlas a EEUU. Desconoce cuál va a ser el valor del dólar en el momento de entregar sus productos. Este es el motivo por el que la industria y los bancos crearon los derivados y otras herramientas financieras semejantes. Este fue el nacimiento de una industria que se ha terminado convertiendo (por la ingenuidad de los matemáticos) prácticamente en una bomba atómica. Es algo muy peligroso. Es un mercado que no está regulado y que nadie sabe realmente qué está sucediendo. Si las cosas se escapan de las manos, puede terminar siendo el invento más peligroso de la historia.

J.P: ¿Qué es lo que cambió para que a finales de los 70 arrancara un mercado alcista en el oro? ¿Por qué el oro alcanzó los 850$ y la plata los 50$? ¿Qué es lo que originó a continuación un mercado bajista en los metales preciosos durante prácticamente dos décedas?

F.L: En primer lugar, pienso que el movimiento del oro desde los 430$ hasta los 850$ fue una locura. El oro estaba demasiado alto en ese precio. Debería haber permanecido entre los 400 y 430$ dólares la onza. Pero se dieron varias circunstancias que alimentaron esa locura: la crisis en la plata provocada por los hermanos Hunt, el bloqueo de Irán por parte de EEUU (de forma que a los de Irán les entró pánico y comenzaron a comprar oro en Londres como locos), y finalmente tabién se dieron las manifestaciones en Arabia Saudita y La Meca.

Esos tres acontecimientos ayudaron al último repunte del oro en enero de 1980. A continuación las acciones de las compañías mineras relacionadas con el oro se fueron aún más arriba hasta septiembre de 1980. Pero, como ya he dicho, el oro estaba demasiado alto y en consecuencia tuvo que sufrir una corrección. La corrección llegó cuando Paul Volcker, el entonces Presidente de la Reserva Federal, subió al cielo los tipos de interés, llevándolos hasta el 20%. Este fue el principal motivo por el que se dio esa corrección tan fuerte en el precio del oro. Por supuesto, siempre hay ciclos. Pero el precio del oro debía venirse abajo. Pero, según mis estudios, un mercado bajista no puede durar más de 22 años.

J.P: En su libro habla de las guerras del oro durante los 90. ¿Podría explicarnos cómo comenzaron? Tengo entendido que es una nueva versión del London Gold Pool. Lo que hemos podido observa en la década de los 90 es que aún desarrollándose una demanda creciente de oro que ha sobrepasado a la oferta, a pesar de eso, el precio ha estado cayendo de forma continuada. Explíquenos cómo es esto posible.

F.L: Pues es posible porque hay algunos banqueros de inversión en Wall Street muy inteligentes y que se las han ingeniado para sacar grandes beneficios con el oro mientras está en un mercado bajista. Han desarrollado lo que se denomina “gold carry trade“, que consiste en que algunos bancos centrales prestan el oro a los bancos que atesoran el oro en lingotes para que lo suelten al mercado y lo recompren a continuación a un precio más bajo, obteniendo más beneficio que con los bonos del Tesoro. Así es como comenzó un nuevo tipo de negocio. Incluso las compañías mineras vieron que podían vender por adelantado su producción. Por eso se desarrolló una presión constante de venta en el mercado del oro. Pero también había una presión constante en los bancos centrales para vender el oro.

Los bancos centrales no han vendido mucho oro, pero los medios de comunicación están haciendo un maravilloso trabajo al dar la impresión a la gente de que los bancos centrales están vendiendo todo el oro. Algo que no es verdad. Se ha producido un déficit entre la producción (2.500 Tm/año) y la demanda (4.000 Tm/año) que es lo que han cubierto los bancos centrales, vendiendo o prestando su oro. Los préstamos de oro realizados por los bancos centrales son sin lugar a dudas el peor enemigo que tiene el oro.

J.P: En su libro comenta que los principales interesados en mantener bajo el precio del oro no son tanto los bancos centrales, sino más bien los grandes bancos que trabajan con oro en lingotes, como JP Morgan y Citicorp. Tal vez los dos principales, entre otros pocos más, que tienen gran interés en mantener bajo el precio del oro. ¿Cómo lo hacen?

F.L: GATA ha heho un maravilloso trabajo en los últimos 4 o 5 años demostrando esto prácticamente a diario. Cada día GATA analiza el mercado del oro y sus directrices de compraventa. Consigue mostrar al público con mucha coherencia cómo el mercado del oro está siendo manipulado sin descanso. Nunca nadie ha podido contradecir sus descubrimientos. De hecho yo nunca pensé que esa manipulación existiera, hasta que a mediados de los 90 cambié de opinión. Pero a más he estado estudiando lo que ha sucedido en ese mercado, más he podido concluir que una intervención masiva sobre el precio del oro se ha desarrollado durante todos estos años. Actualmente los más interesados en que se mantenga bajo el precio del oro son los que trabajan en el ‘gold carry trade‘, porque lo piden prestado al 1%, lo venden, a continuación invierten el dinero en otros asuntos, ganan dinero, recompran el oro a un precio más bajo y finalmente devuelven el oro. Esto les ha permitido ganar auténticas fortunas.

J.P: En su libro habla de una teoría conspirativa en contra del oro. ¿Quién esta detrás y quiénes son los beneficiarios?

F.L: Los bancos. Es verdad que a los bancos y a los gobiernos no les gusta el oro. Pero no creo que haya una conspiración, pues pienso que buena parte de esa gente son lo suficientemente estúpidos como para ser incapaces de hacer algo semejante. Esas instituciones simplemente se guían por su deseo de hacer dinero y el oro no es compatible con nuestro orden monetario actual. En cierto sentido, el oro es el barómetro que nos dice que hay algo que está funcionando mal en nuestro mundo. Este es el motivo por el que los defensores del dinero fiduciario quieren librarse del oro. Los medios de comunicación hacen también su trabajo convenciendo a la gente de que el oro es algo que ha pasado a la historia.

J.P: Ha mencionado a los medios de comunicación. A mí me parece que hay una relación de simbiosis entre los medios y Wall Street. Es decir, tal como apunta en su libro, los medios insisten bastante en la cantidad de oro que está siendo vendida por los bancos centrales, pero al mismo tiempo pocas veces dan cobertura a los préstamos que se hacen con el oro y a los bancos que trabajan con el oro en lingotes para intervenir en el precio. Una cosa que he observado, Sr. Lips, y otros han observado también, es el hecho de que el oro cierre casi siempre en New York por debajo del precio de Londres. ¿Podría explicarnos esto? Es algo que ocurre generalmente poco antes de cerrar los mercados.

Gold-NY-Lon

F.L: Así es. Por cada periodo de 50 días que se analizan, 48 cierra New York por debajo de Londres. Entonces aquí hay algo que huele mal. Esto no debería suceder en un mercado libre de injerencias. De hecho es algo que nunca ha sucedido en ningun mercado en toda su historia. Pienso que es una de los aspectos que mejor demustra que se está produciendo una manipulación continuada en el precio del oro.

J.P: Además de esta contante manipulación en el precio del oro, también podemos observar una cantidad enorme de posiciones en corto mediante derivados o contratos futuros. Además, recientemente se han descubierto grandes cantidades de posiciones en corto sobre las acciones de empresas dedicadas a la minería del oro. Así que parece ser que se está operando en todos los frentes, vendiendo oro, posicionandose en corto sobre el oro o trabajando en corto sobre esas acciones. Parece una batalla en tres frentes.

F.L: En efecto. Sorprende mucho observar que en algunas compañías las posiciones en corto sobre sus acciones son tan numerosas que equivalen a toda la capitalización de la empresa. Pienso que esto es símplemente manipulación. Terminará muy mal para todos los que estén involucrados.

J.P: La gente no se da cuenta de lo pequeño que es el mercado del oro. Si se considera todo el valor actual de la producción de oro y plata más la capitalización de las acciones de las empresas mineras, todo en su conjunto es una fracción reducida en comparación con el dinero que se está moviendo en los mercados de divisas, de bonos y la bolsa.

F.L: La capitalización de todas las empresas relacionadas con la minería del oro está muy lejos de la capitalización de compañías como General Electric o Microsoft. Mientras que la capitalización de la industria minera del oro es de unos 60.000 millones de dolares, el valor de mercado de todo el oro extraído (privado y oficial) es de unos 1,6 billones de dólares. Los activos monetarios y financieros en su conjunto y a nivel internacional deben ser de unos 150 billones de dólares. Cuando los lingotes y las acciones tomen el interés de todo el mundo no habrá ni suficientes lingotes ni suficientes acciones.

Muy pocos se dan cuenta de que las acciones de las empresas mineras relacionadas con el oro se encuentran en un mercado alcista desde noviembre de 2000. El índice HUI ha subido un 400% y el índice XAU un 100%. Según vaya subiendo el precio del oro la gente se irá dando cuenta de lo que está sucediendo, así que comenzarán a comprar oro y acciones de minería relacionada con el oro. Llegado ese momento no sólo experimentaremos de nuevo lo que sucedió en los 70, sino que además el mundo dedicado a la inversión se dará cuenta de que el oro es la única cosa que realmente sube, así que los precios se irán a la estratosfera.

J.P: Circulan varias historias en la comunidad del oro sobre la cantidad de oro que ya ha sido prestada. El GFMS (Gold Fields Mineral Service) dice que sólo unas 5.000 Tm. Pero GATA ha demostrado (y pienso que de forma bastante convincente) que esta cantidad de 5.000 Tm no es correcta, y que los números deben estar entre las 10.000 y 15.000 Tm. ¿Cuál es su opinión?

F.L: GATA fundamenta sus análisis en el trabajo de gente muy seria. No son políticos. Observaron los datos y llegaron a unos resultados muy diferentes a los aportados por el GFMS, una organización cuyas publicaciones son políticas, bajo mi punto de vista. De forma bastante extraña, y esto dice mucho sobre el asunto, el World Gold Council está usando también los datos del GFMS. Creo bastante en el trabajo de analistas tan serios como Frank Veneroso, James Turk y Reg Howe, porque les conozco personalmente y tengo gran confianza en esos caballeros.

J.P: Todo esto tiene varias implicaciones para la comunidad del oro (sea por el lado de la producción del oro o la plata de las empresas o por la capitalización de la industria), sobre todo si observamos la cantidad de acciones que se han vendido en corto o la cantidad de onzas que se han vendido en corto, tanto de oro como de palata. Me imagino que el otro lado de la pregunta es evidente, pues si alguien está vendiendo eso de forma tan estúpida para taponar el precio, parece claro que alguien debe estar comprando.

F.L: Las ventas de oro realizadas por los bancos centrales son simpre anunciadas tres veces. Primero cuando los bancos centrales pregonan la venta. A continuación cuando venden el oro. Y en tercer lugar cuando el oro ya ha sido vendido. Pero nunca hacen público quién está comprando. Evidentemente, alguien está comprando. Pienso que esgente de los países del este y los árabes. El oro se está moviendo de occidente hacia oriente.

Los turcos están comprando mucho oro. Los indios también. Igual que los chinos y los rusos. Los asiáticos conocen muy bien cuál es el valor del oro. En esos países ha existido siempre un mercado para el oro. Así que va a ser algo realmente dramático cuando los gestores de fondos descubran serios problemas en las bolsas dentro de 5 o 10 años. Llegado ese momento querrán incluir algo de oro en sus carteras de inversión. Será interesante ver qué sucede entonces.

J.P: Creo que fue Rothschild quien dijo: “quien controla el oro hace las reglas del juego”.

F.L: Si. Pienso que dijo eso. Quien controla el banco central controla a los políticos. Pero creo que es lo mismo.

J.P: Hablemos de su país. Durante mucho tiempo la gente ha visto a Suiza como un refugio seguro en los momentos más problemáticos. La moneda suiza (el franco suizo) era la moneda más fuerte del mundo. Es decir, a partir de los 70 el sistema de divisas ha sido flotante. ¿Le sorprendieron las ventas de oro que realizó su gobierno?

F.L: Si, me entristeció realmente este cambio de mentalidad y filosofía. Lo pude vivir y nunca lo he podido entender. El desastre comenzó cuando Suiza decidió entrar en el FMI en 1992. Por aquel entonces escribí artículos en contra y conseguí que casi no sucediera. Pero se vendió a la gente, a los ciudadanos suizos, como si se tratara de algún tipo de ayuda al desarrollo. Fue todo una mentira porque la mayoría de la gente, incluso en las altas finanzas, no sabe qué representa el FMI. Hay todavía dos ministros muy ambiciosos que en su día defendieron entrar en el FMI (uno de ellos es un internacionalista y el otro un socialista).

Esto fue el comienzo del fin del franco suizo, porque bajo las reglas del FMI una moneda no puede estar respaldada por el oro. Puede estar ligada a cualquier otra cosa como la panceta o la soja, pero no al oro. Así que fue el final del franco suizo, pero también del sistema bancario suizo tal y como lo conocíamos e incluso de la propia Suiza. Hemos entregado nuestra singularidad a cambio de nada.

Así que, en 1996, el banco central suizo comenzó a pensar en sus nuevos estatutos. Comenzaron a decir que el oro ya no era dinero, sino una materia prima más y todas esas cosas. En el equipo directivo de mi banco había una persona que más tarde pasó a formar parte del gobierno, el Sr. Schmid. Estuvo dirigiendo la comisión sobre el oro. Me preguntó que pensaba sobre el tema, así que le escribí un informe y le dije que, a partir del momento en que abandonáramos el oro, nuestro banco central iba a estar simplemente especulando. En definitiva le dije que debían evitarlo.

Me escuchó durante un tiempo. En aquel entonces era Consejero Nacional y quería llegar a ser Consejero Federal. Es decir, en lo que estaba más interesado era en su carrera política. No entendía lo que era el oro. De hecho nadie en el Parlamento lo entendía. Así que el gobierno, el departamento de finanzas y el banco nacional terminaron tomando el camino que ya sabemos. Nunca me he encontrado nadie en Suiza que quisiera vender oro. A propósito, en Suiza se tiene que hacer un referéndum sobre cada asunto importante, pero a la gente nunca se le hizo una consulta sobre la venta del oro. Pienso que es un crimen, porque se está socavando el futuro de nuestro país.

J.P: ¿Piensa que podría haber alguna reacción popular que forzara al gobierno a cambiar su forma de hacer las cosas si no termina de funcionar correctamente con un sistema de moneda fiduciaria?

F.L: Bueno. Tal vez en el caso de alguna crisis realmente importante. Pero lo dudo. Y lo dudo porque hay muy poca gente que entienda el papel del oro. Uno debe entender que sólo hay una o dos universidades en todo el mundo donde se enseñe historia monetaria. Desde luego que no es suficiente.

J.P: Miremos al futuro. En EEUU tenemos hoy en día una economía de 10 billones de dólares. Algunos están cuestionando los números que están maquillando estos 10 billones. Tenemos una deuda superior a los 30 billones de dolares. Todos los países están bajo un sistema de monedas fiduciarias y ya no queda nada respaldado por el oro. ¿Nos enfrentamos a una profunda crisis financiera?

F.L: Si, aunque no es necesario que llegue a suceder. Después del colapso del acuerdo de Bretton Woods, EEUU tuvo la gran responsabilidad de asumir la iniciativa de restablecer el sistema financiero mundial, porque disfrutaba lo que se llamó el “privilegio excesivo”, según palabras de Charles de Gaulle. Pero, por supuesto, los europeos tampoco ofrecían mucha confianza. Después de Bretton Woods, EEUU empleó este excesivo privilegio hasta un grado aún mayor, pues su sistema bancario comenzó a crear dinero de la nada para comprar bienes y servicios en todo el mundo. Si Jacques Rueff, el famoso economista francés asesor de Charles de Gaulle, estuviera vivo hoy en día, quedaría aterrorizado por lo que está sucediendo. Hemos llegado a un punto en que si todo esto quiebra, terminará siendo el final del mundo tal y como lo conocemos.

J.P: Si miramos al resto del mundo, tenemos las acciones cayendo por todas partes durante cuatro años consecutivos. Tenemos también niveles de deuda en EEUU que nunca habíamos visto antes. Hoy se necesita el sueldo de los dos cónyugues para poder salir adelante y aún así deben asumir cada vez mayores deudas. ¿A dónde cree que nos va a llevar todo esto? La mayor parte de los bancos centrales tienen sus reservas en dólares, pero parece haber un movimiento en marcha, especialmente en Asia, donde la mayor parte de los ministros de economía han recomendado que los bancos centrales comiencen a diversificar sus divisas fuera del dólar, tal vez hacia el euro. ¿Puede ser que al final se den cuenta de que las monedas fiduciarias (sean euros o dólares) son intrínsicamente inestables y tal vez vuelvan al oro?

F.L: Si. Pienso que lo que dice es correcto. Parece estar desarrollándose un movimiento de diversificacion de las reservas de los bancos centrales hacia el euro, especialmente por los países productores de petróleo. Pienso que uno de los mayores errores de Saddam Hussein fue haber cambiado sus dólares a euros hace tres años. Esto es lo que nunca le han perdonado. Porque hasta ese momento se competía por los dólares para poder conseguir el petróleo. Así que no se podía tolerar que eso cambiara. Pero parece ser que las reservas de los bancos centrales quedarán diversificadas en el futuro hacia el euro. Pero debemos tener presente que la fortaleza del euro no es otra cosa más que la debilidad del dólar. Hay que decir que el euro es también una innovación fiduciaria y que en su momento no me gustó nada. Pero ahora pienso que es bastante útil. No obstante, pienso que los bancos centrales, debido a la debilidad del dólar, tendrán que revisar sus políticas sobre el oro.

J.P: ¿Está comprando en la actualidad oro, plata o acciones de empresas relacionadas con la minería de los metales preciosos?

F.L: Si, en efecto. Pienso que es uno de los pocos activos que puede ofrecer seguridad tanto en el principal como en los intereses. No quedan muchas más cosas.

J.P: Gold Wars es su tercer libro, si quisiera hacer entender un único elemento clave de su libro a los lectores, ¿cuál sería?

F.L: Todo el mundo debe decir a sus gobiernos que adopten de nuevo el oro como dinero. Los acuerdos actuales son un fraude, principalmente contra los trabajadores de todo el mundo (porque les pagan por su trabajo en pedazos de papel inconvertibles), pero también contra los pensionistas, las clases medias, los pobres e incluso también es malo para los mismos ricos. Los ricos no pueden vivir aislados en una isla. El dinero fiduciario sólo ha creado miseria y pobreza en el mundo. Cuando a tu alrededor sólo hay miseria y pobreza ¿puedes disfrutar de la vida? Si tuviéramos el dinero respaldado por el oro, podríamos tener de nuevo una economía enteramente sana. Pienso que la miseria y la pobreza en el mundo e incluso la mayoría de las guerras han sucedido por haber abandonado el oro. Pienso que la gente debería despertar y decir a los gobiernos que deben cambiar esta situación. Esto es muy importante. El gobierno americano se está quejando constantemente del terrorismo. El terrorismo es el resultado principal de las injusticias políticas y económicas. La injusticia se aceleró en todo el mundo cuando se abandonó el patrón oro.

J.P: Así que tenemos en el fondo un sistema con pesas y medidas injustas.

F.L: Absolutamente. Tenemos que cambiar eso. El problema principal es que muy pocos conocen qué es realmente el dinero. Este es el principal problema con el que hoy se enfrenta el mundo y debemos hacer un esfuerzo por educar a la gente sobr este tema tan importante. Esto es lo que la fundación del Dr. Larry Park pretende hacer con FAME.org (Foundation for the Advancement of Monetary Education). Aquí es donde se debería invertir el mayor esfuerzo financiero y no en los sistemas de misiles. La historia nos ha demostrado que al final las armas siempre se terminan usando. Y debemos considerar esto antes de que la economía mundial entre en un Gran Depresión. Sólo espero que los líderes mundiales piensen en ello antes de que sea demasiado tarde. Es muy fácil en la actualidad adoptar el oro como dinero. Podría hacerse de la noche a la mañana.

J.P: Estoy completamente de acuerdo con usted. No pienso que el mundo se esté dando cuenta, a pesar de llevar cuatro años con la acciones cada vez valiendo menos, de que nos estamos dirigiendo hacia una depresión económica global. ¿Piensa que esta depresión económica que se está desarrollando en todo el mundo y la crisis económica que vendrá a continuación forzarán a los gobiernos a adoptar de nuevo un dinero honesto?

F.L: Lo dudo mucho. Pero algunas personas deben difundir el mensaje. Debería producirse un movimiento semejante al cristianismo, que poco a poco terminó conqustando al imperio romano. Pienso que lo realmente poderoso e importante son las ideas y la filosofía, no el poder militar.

J.P: La depresión que asoló EEUU y gran parte del mundo en los años 30 fue una depresión deflacionaria. Hay un gran debate hoy en día en los defensores del oro sobre las consecuencias de esta depresión. ¿Será inflacionaria, deflacionaria o ambas cosas a la vez?

F.L: Si.

J.P: ¿Terminaremos al final como Argentina y Alemania o será algo parecido a lo que está sucediendo hoy en día en Japón y lo que sucedió a EEUU en los años 30? ¿Cuál es su opinión?

F.L: Pienso que veremos las dos cosas, primero una situación semejante a la vivida en Argentina y a continuación, si no se aplican políticas acertadas, repetiremos lo que sucedió en la República de Weimar, pero esta vez a nivel internacional. Todos conocemos lo que sucedió a continuación. En el futuro más inmediato EEUU va a evolucionar hacia un tipo de experiencia similar a la japonesa. Pero hay una diferencia. Los japoneses tenían ahorros. Pero los americanos tienen deudas. No obstante, todo esto es muy impredecible. Cuando la gente se dé cuenta de lo que está sucediendo, llegará un momento en que el oro volverá a ser de nuevo el dueño del dinero mundial. Uno no puede ir siempre en contra de las leyes eternas de Dios y la naturaleza. El oro volverá de nuevo a ocupar su lugar principal.

Gold-WarsJ.P: Sr. Lips, sólo me queda agradecerle que haya compartido con nosotros este Financial Sense Newshour. Muchas gracias por haber sido tan generoso al habernos dedicado parte de su tiempo. Su libro se llama Gold Wars, The Battle Against Sound Money As Seen From A Swiss Perspective, escrito por Ferdinand Lips. Le deseo lo mejor y, de nuevo, muchas gracias por habernos dedicado su tiempo.

F.L: De nada. Ha sido un gran placer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: