Posteado por: physis | 07/10/2009

Características de la economía de mercado

portobello-market-londres

Portobello Road Market

He decidido comenzar a publicar diferentes capítulos de la Acción Humana de Ludwig von Mises como si fueran artículos. Principalmente porque es más amena su lectura si se presenta de forma semanal. Pero también porque hay mucha confusión hoy en día sobre lo que es el socialismo y el capitalismo. Así, por ejemplo, los bancos centrales planifican la economía interviniendo en los tipos de interés. Pero eso no es algo propio del capitalismo, sino del socialismo, pues es una actuación que impide el correcto desarrollo de la colaboración mercantil por la distorsión permanente de los precios. No obstante, todas las economías llamadas capitalistas tienen cedida su soberanía monetaria a los bancos centrales. Por otro lado, el sentido común nos indica que es mejor aprender a pescar que no terminar recibiendo pescados del estado, porque se comprende con facilidad que no hay mejor distribución de la riqueza que la que uno por sus propios medios y de forma legal se pueda conseguir para sí mismo, su familia o el conjunto de una sociedad. No obstante, no pocos terminan concluyendo que tal vez se actuaría con más justicia si alguien “racionara lógicamente” esos peces. En el fondo, la clave está en el papel que se otorgue a la libertad para gestionar la escasez.

Esos motivos y otros más me han conducido a esta decisión. Trabajo sobre la edición de Unión Editorial, modificando algunas expresiones para hacer más amable su lectura. Espero sea de utilidad.

Capítulo XV – EL MERCADO

1. Características de la economía de mercado

Síntesis.-

La economía de mercado es un sistema social de división del trabajo basado en la propiedad privada de los medios de producción.

El mercado es el proceso que se pone en marcha cuando  diversas actuaciones de múltiples individuos convergen entre sí bajo un régimen de división del trabajo, de forma que terminan siendo mutuamente cooperativas. Cada uno actúa en su propio interés y beneficio, pero lo hace por los cauces que mejor satisfacen las necesidades de los demás.

El cálculo monetario o económico es la base intelectual de la economía de mercado, y sin  él es imposible que en un régimen de división del trabajo sean alcanzables los objetivos que cualquier acción persogue.

El papel del estado es el de crear un ambiente social que permita el desarrollo pacífico de la economía de mercado.

El socialismo presupone la ausencia de mercado para los factores de producción y de los precios de estos factores. Socializar industrias, tiendas o explotaciones agrarias es transferor la propiedad al estado y es una forma paulatina de implantar el socialismo.

La economía de mercado y la economía socialista son términos antitéticos. No existe una economía mixta en parte socialista y en parte capitalista, porque la producción o es dirigida por el mercado o es organizada por un órgano de planificación.

Texto.-

La economía de mercado es un sistema social de división del trabajo basado en la propiedad privada de los medios de producción. Cada uno, dentro de tal orden, actúa según le aconseja su propio interés. Todos, sin embargo, satisfacen las necesidades de los demás al atender las propias. El actor se pone invariablemente al servicio de sus conciudadanos. Éstos, a su vez, igualmente sirven a aquél. El hombre es al mismo tiempo medio y fin, fin último para sí mismo y medio en cuanto colabora con los demás para que puedan alcanzar sus propios fines.

El sistema está gobernado por el mercado. El mercado impulsa las diversas actividades de la gente por aquellos cauces que mejor permiten satisfacer las necesidades de los demás. En el funcionamiento del mercado no hay compulsión ni coerción, El estado, es decir, el aparato social de fuerza y coacción, no interfiere en su funcionamiento ni interviene en aquellas actividades de los ciudadanos que el propio mercado encauza. El imperio estatal se ejerce sobre la gente únicamente para prevenir actuaciones que perjudiquen o puedan perturbar el funcionamiento del mercado. Se protege y ampara la vida, la salud y la propiedad de los particulares contra las agresiones que, por violencia o fraude, puedan perpetrar enemigos internos o externos. El estado crea y mantiene así un ambiente social que permite que la economía de mercado se desenvuelva pacíficamente. El eslogan marxista que habla de la “anarquía de la producción capitalista” retrata muy certeramente esta organización social, ya que se trata de un sistema que ningún dictador gobierna, donde no hay jerarca económico que a cada uno señale su tarea y le fuerce a cumplirla. Todo el mundo es libre. Nadie está sometido a ningún déspota, la gente se integra voluntariamente en tal sistema de cooperación. El mercado les guía, mostrándoles cómo podrán alcanzar mejor su propio bienestar y el de los demás. Todo lo dirige el mercado, única institución que ordena el sistema en su conjunto, dotándole de razón y sentido.

El mercado no es ni un lugar ni una cosa ni una asociación. El mercado es un proceso puesto en marcha por las actuaciones diversas de los múltiples individuos que entre sí cooperan bajo el régimen de división del trabajo. Los juicios de valor de estas personas, así como las acciones que surgen de estas apreciaciones son las fuerzas que determinan la disposición (continuamente cambiante) del mercado. La situación queda reflejada en cada momento en la estructura de los precios, es decir en el conjunto de tipos de cambio que genera la mutua actuación de todos aquellos que desean comprar o vender. Nada hay de inhumano o mítico que tenga que ver con el mercado. El proceso mercantil es el resultante de determinadas actuaciones humanas. Todo fenómeno de mercado puede ser retrotraído a precisos actos electivos de quienes en el mismo actúan.

El proceso del mercado hace que sean mutuamente cooperativas las acciones de los diversos miembros de la sociedad. Los precios ilustran a los productores acerca de qué, cómo y cuánto debe ser producido. El mercado es el punto donde convergen las actuaciones de la gente y, al tiempo, el centro donde se originan.

Conviene distinguir mentalmente la economía de mercado de aquel otro sistema (imaginable aunque no realizable) de cooperación social bajo un régimen de división del trabajo en el que la propiedad de los medios de producción pertenecen a la sociedad o al estado. Este segundo sistema suele denominarse socialismo, comunismo, economía planificada o capitalismo de estado. La economía de mercado o capitalismo puro, como también se suele denominar, y la economía socialista son términos antitéticos. Ninguna mezcla de ambos sistemas es posible o pensable. No existe una economía mixta, un sistema en parte capitalista y en parte socialista. La producción o la dirige el mercado o es ordenada por los mandatos del órgano dictatorial, ya sea unipersonal o colegiado.

En modo alguno puede hablarse de sistema intermedio, combinación del socialismo y el capitalismo, cuando en una sociedad basada en la propiedad privada de los medios de producción algunos de éstos son administrados o poseídos por entes públicos, es decir por el gobierno o alguno de sus órganos. Que el estado o los municipios posean y administren determinadas explotaciones no empaña los rasgos típicos de la economía de mercado. Dichas empresas, poseídas y dirigidas por el poder público, están sometidas igual que las privadas a la soberanía del mercado. Han de acomodarse a esta soberanía cuando compran las materias primas, maquinaria o trabajo y cuando venden sus productos o servicios. Están sometidas a su ley y, por tanto, a la voluntad de los consumidores, que puede acudir libremente a las mismas o rechazarlas, teniendo que esforzarse para conseguir beneficios o, por lo menos, evitar las pérdidas. La administración podrá compensar sus quebrantos con fondos estatales, pero ello ni suprime ni mitiga la supremacía del mercado. Simplemente se desvían las consecuencias hacia otros sectores. Porque los fondos que cubran esas pérdidas tendrán que ser recaudados mediante impuestos y las consecuencias que dicha imposición fiscal provocará en la sociedad y en la estructura económica son siempre las previstas por la ley del mercado. Es el funcionamiento del mercado -y no el estado al recaudar los impuestos- el que decide sobre quién recaerá al final la carga fiscal y cuáles serán los efectos de ésta sobre la producción. Es el mercado y no una oficina estatal, quien determinará el funcionamiento de las empresas públicas.

Desde el punto de vista praxeológico o económico, no se puede denominar socialista a ninguna institución que de un modo u otro se termine relacionando con el mercado. El socialismo, tal como sus teóricos lo conciben y definen, presupone la ausencia de mercado para los factores de producción y de precios de estos factores. “Socializar” las industrias, tiendas y explotaciones agrícolas privadas -es decir, transferir la propiedad de las mismas de los particulares al estado- es indudablemente un modo de implantar poco a poco el socialismo. Son etapas sucesivas en el camino que conduce al socialismo. Sin embargo, el socialismo todavía no ha sido alcanzado. Marx y los marxistas ortodoxos niegan tajantemente la posibilidad de ese acercamiento gradual al socialismo. De acuerdo con sus tesis, la propia evolución del orden capitalista dará lugar a que un día, de golpe, se transforme en socialismo.

Los entes públicos, al igual que los soviets, por el mero hecho de comprar y vender en mercados, se hallan relacionados con el sistema capitalista, como lo demuestra el hecho de que efectúen sus cálculos en términos monetarios. De este modo recurren a los instrumentos intelectuales típicos de ese orden capitalista que con tanto fanatismo condenan.

El cálculo monetario es la base intelectual de la economía de mercado. Los objetivos que la acción persigue bajo cualquier régimen de división del trabajo resultan inalcanzables si se prescinde del cálculo económico. La economía de mercado calcula mediante los precios monetarios. El que resultara posible calcular predeterminó su aparición y aún hoy condiciona su funcionamiento. La economía de mercado existe única y exclusivamente porque puede recurrir al cálculo.

Anuncios

Responses

  1. se consigue lo que se puede……..???

  2. El totalitarismo proporciona dinero al que posee el poder, e instrumentaliza al resto de la sociedad.

    Ninguna sociedad es totalmente totalitaria ni ninguna sociedad es totalmente libre.

    Yo por mi parte preferiría seguir leyendo anáisis sobre la situación actual, aunque me ha parecido bastante interesante el enfoque de la sociedad no como algo construido a partir de las estructuras de poder sino a partir del mercado.

    De todas maneras creo que una sociedad así construída completamente desde el mercado solo sería posible si se consiguiese erradicar la guerra, tal vez tras algún tipo de transformación como la que predijo Marx (interpretado de una forma libre), o tal vez con algo similar a una revolución neolítica.

    Mientras haya guerras y conflictos entre grupos el poder político seguirá teniendo razones para existir y el mercado siempre va a estar sometido.

    Hay otro problema también muy importante que es el ecológico, pero ese creo que después de la hostia que vamos a llevar en este siglo seguramente lo tengamos que aprender a resolver por narices.

  3. @Nietzche Libre no significa alimentado. Libre significa libre. La alimentación es una cosa que hay que conseguir. Nadie te va a dar nada gratis por tu cara bonita en este mundo.

    Cada persona, cada región, se tiene que organizar para conseguir sus necesidades según le parezca mejor. Y la historia ha demostrado que la economía de mercado es muy superior creando y distribuyendo que la economía totalitaria.

    Si te preocupa tanto que la gente muera de hambre, deberías empezar a preguntarte porque el gobierno de la UE paga a poseedores de tierras un dinero para que no cultiven. ¿Te imaginas lo barata y accesible que sería la comida si eso no sucediera y además tuvieramos que pagar menos impuestos?

  4. “Todo el mundo es libre. Nadie está sometido a ningún déspota, la gente SE INTEGRA VOLUNTARIAMENTE en tal sistema de cooperación. El mercado les guía….”
    ¡ Que se lo expliquen a los miles de millones de indigentes forzosos, a las familias de los ahogados en pateras, a los millones de niños explotados, a las putas, a … !
    ¡ Que bonito es filosofar !

  5. Panoramix, estoy de acuerdo. Es una entelequia por la sencilla razón de que es una teoría, como tú bien dices con la “teoría de los mercados financieros eficientes”. Pero resulta que también el concepto “silla”, por ejemplo, es una entelequia. Igual que cualquier otra palabra como padre, madre y no digamos ya conceptos como ser, vivir, amar o conocer. De ahí que todo lenguaje necesite de sujeto, verbo y predicado para poder conectar las entelequias y adaptarlas a lo real. Y que para explicar las cosas necesitemos de un “discurso” o de un razonamiento dialéctico o analítico.

    Por otro lado, el concepto “estructuras de poder” es también una entelequia. Te recomiendo que leas “El Príncipe” de Maquiavelo, “el Leviathan” de Hobbes o el “Tratado teológico político” de Spinoza, obras todas ellas que tratan de las “estructuras de poder”.

    El análisis praxeológico de Mises es a mi entender uno de los comienzos más brillantes de toda la historia del pensamiento social. Y aplicado a la economía de un sentido común aplastante. Porque arranca no de la voluntad de poder, tan propia de la modernidad, sino de la voluntad de vivir y ser feliz de cada sujeto. Enlazando en el fondo con la raíz más profunda del pensamiento clásico. Y como analiza la sociedad desde el punto de vista económico, entonces concluye con gran brillantez que el mercado no es otra cosa mas que la forma pacífica de procurarnos lo que nos falta de nuestro sustento para vivir. Sencillamente genial, desde mi punto de vista.

    Ya decía Aristóteles en la Política que el hombre es sociable por naturaleza. Y argumentaba que uno de los motivos es que el individuo no es autosuficiente, de forma que debe vivir en sociedad para procurarse lo que él no produce. Mises concluye brillantemente de este argumento que el mercado surge precisamente por esa natural sociabilidad, pues deben intercambiarse los excedentes. Y que de ahí surge el trueque y como evolución el dinero como bien más líquido hasta llegar al oro y la plata. Y con el tiempo la banca en los templos y después la banca como institución independiente y con reserva fraccionaria, hasta que finalmente termina gestionada en última instancia por los bancos centrales mediante el control de los tipos de interés y más tarde también mediante las Operaciones de Mercado Abierto.

    Una evolución continuada que se debe explicar, porque tiene su origen no en “las estructuras de poder”, sino en el mercado entendido como se ha explicado unas líneas más arriba. Eso no quiere decir que las estructuras de poder no expliquen determinadas actuaciones. Pero, no se debe confundir el poder, la potestad, con el poder que concede el dinero.

  6. A mi siempre me pareció raro eso de que los bancos centrales estuviesen bajo control privado.

    Es absurdo pensar que el poder económico pueda estar por encima del poder ejecutivo.

    Los bancos centrales no solo obedecen a lógicas electoralistas, sino también militares, no solo en tiempo de guerra permiten la guerra total sino que además permiten alentar la expansión económica en dicha área de conflicto entre potencias o bloques.

    Por desgracia parece que las teorías liberales son tan utópicas como las otras, con la diferencia de que son las únicas que aún conservan el elemento científico, algo es algo.

    Al fin y al cabo por ese camino en el pasado se consiguieron transformaciones positivas de la sociedad que antes parecían locuras (la revolución sexual por poner un ejemplo cualquiera) y que hoy ya tenemos asumidas. Al menos por ahora.

  7. Ese planteamiento en economía de mercado es una entelequia, igual que la teoría de los mercados financieros eficientes. En la práctica monopolios, lobbies, cárteles, etc. etc. pulverizan esas “idílicas” teorías.
    Habría que analizar las estructuras del Poder.

  8. Vaya, veo que hay un Hugo comentando por aquí. Pero yo soy otro.

    Me he intentado documentar lo mejor posible sobre la FEd y quién es el dueño.

    En un principio pertenece a determinados bancos, los primary dealers creo. Y después otros bancos. Así que no hay un único propietario. Además hay accionistas públicos y otros no conocidos que no se sabe quiénes son porque no superan un X% del accionariado y les protege el anonimato.

    En cualquier caso, parece difícil que haya un “Rothschild” controlando la FED, porque los “dueños” son muchos y fragmentados.

    Aunque teóricamente la FED es privada, en la práctica es un banco central público. Los supuestos beneficios de la FED, la mayor parte son devueltos al Tesoro y el resto realmente es una cifra “que no es espectacular”.

    Hay tres tipos de miembros en las mesa de gobernadores de las reservas federales. Pero en resumen 2/3 de los puestos son dictados directamente por las autoridades públicas.

    En resumen, sobre el papel es un banco central privado, pero tal y como está organizado es público y no está enfocado para el beneficio.

    Lo que sí es: un organismo-cartel de cameo de los banqueros y del gobierno. El dinero necesita la Ley y la Ley necesita el dinero. Unos “pueden hacer” y otros “hacen poder”

    Vamos, una institución que surgió porque protegía a los bancos en tiempos de crisis (como se ha demostrado incontables veces ya), y a su vez es una entidad perfecta para ayudar a las necesidades financieras del gobierno. Necesidades que pasan por pervertir la economia y robar a la población. La lógica electoral (economía siempre expansiva) es el autentico artífice de los bancos centrales por parte de los gobiernos, y por parte de la banca de un instrumento de lobby y protección contra las crisis.

    A mucha gente la gusta las conspiraciones, pero en verdad la estructura responde a una lógica demasiado humana.

    Ahora bien, no deberían existir los bancos centrales. Son una perversión. Hacen que la población tome decisiones erróneas que importantes para su bienestar.

  9. @mentor66 Realmente importa si un banco central es privado, cuando es el gobierno usando su poder el que le está garantizando el monopolio de la moneda? Fannie and Freddie eran entidades semi-privadas, eran privadas pero bajo control del congreso. Tb se podría decir que la Fed es semi-privada, porque por ejemplo el presidente de la Fed tiene que ser nombrado por el presidente y aprobado por el congreso.

    El tema realmente importante es que el gobierno le garantiza el monopolio de la moneda. Y como todo monopolio, eso es malo para los ciudadanos.

  10. Me refiero a los resultados de la “sutil idea de manejar los tipos de interés”. Por otro lado, los bancos centrales deberían eliminarse, no privatizarse, pues de hecho ya son privados. Y a los resultados históricos me remito.

  11. Perdona, rssnews, no entiendo lo que quieres decir con esa respuesta. Mi planteamiento inicial es que tampoco es ninguna panacéa la privatización de los bancos centrales. Estoy de acuerdo en la teoría monetaria austriaca con el “patrón oro” y la eliminación de la reserva fraccionaria bancaria, pero lo de la privatización de la banca central, no estoy tan seguro. Un saludo

  12. En efecto. Resulta también que el banco central más antiguo del mundo es el de Suecia (Riksbank) y ya ves cómo lo está pasando Letonia. Lo mismo con el Banco central inglés (Bank of England) y Finlandia. O tal vez en un futuro, con el BCE y España (esperemos que no).

  13. Pero yo creo que no debemos olvidar que el principal Banco Central (La reserva federal americana) es un “pool” propiedad de bancos privados ni siquiera auditable por el gobierno americano. Y mira, la que nos ha montado con la sútil idea de manejar los tipos de interés.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: