Posteado por: physis | 26/10/2009

Por qué se produjo la Revolución Industrial en Reino Unido

sweeper-and-doffer-in-cotton-mill

Niños trabajando en una fábrica de tejidos de algodón

Interesante conferencia de Robert Allen, profesor de historia de la economía en Oxford. Se exponen las ideas desarrolladas en su libro sobre por qué la Revolución Industrial se produjo en el Reino Unido y no en ningún otro país de Europa. Aunque intervinieron sin lugar a dudas muchos más factores, los gobiernos deberían tomar buena nota de lo que se dice en esta conferencia y actuar en consecuencia: sin energía barata se acabó la economía tal y como la conocemos. Es decir, el surgimiento de una clase media adinerada, culta y acomodada sólo pudo aparecer porque la energía barata permitió salarios elevados por el excedente de productividad por unidad de trabajo que permitía el carbón. Era un fenómeno social desconocido hasta ese momento en la historia y fue precisamente el Reino Unido junto con los Países Bajos quienes comenzaron a desarrollarlo.

Aunque esto no se dice en la conferencia, merece la pena añadir que si algo consiguió expandir el Imperio Británico con gran éxito fue la estabilidad de precios, que en el fondo es lo que hay detrás de la expresión de Robert Allen “energía barata“. Y esto sólo pudo llegar mediante el desarrollo internacional del patrón oro, un descubrimiento progresivo en el comercio internacional que llegó a su final cuando apareció el último gran agente de la city financiera, para transformar todo el sistema monetario internacional en beneficio del cártel bancario con la ayuda de Wall Street: Keynes.

La historia puede leerse para conocer el pasado o sobre todo para comprender mejor el momento presente. Durante el s.XX la energía barata ha sido el petróleo, que ha permitido progresar y extender la clase media en lo que hoy denominamos área OCDE y otros países con éxito dispar. Un petróleo caro necesariamente comportará la desaparición de este logro, fruto de un capitalismo socialmente moderado por la influencia del éxito del comunismo en los países del este, y por supuesto gracias el ingenio humano que supo aprovechar en procesos tecnológico-industriales toda esa energía almacenada en el subsuelo, además de crear las condiciones sociales adecuadas para que eso se pudiera desarrollar.

Una vez se ha comprendido dónde está la raíz profunda de la crisis económica actual (el final de la energía barata por dos motivos solapados y difíciles de discernir: escasez progresiva del recurso e inflación monetaria que compense la pirámide de deuda construida sobre él), hoy más que nunca se debería apostar en nuestro país por una excelencia educativa si no queremos terminar limpiando las botas y las letrinas de los europeos que nos han prestado en los últimos 10 años toda esa ingente montaña de euros que ahora tenemos que devolver, y que nuestro querido presidente se encarga de aumentar mes a mes con inusitada fruición en aras de un mal entendido beneficio social. En ese sentido, el subsidio no es la solución a los problemas actuales, sino lo que está  amplificando la debacle. Por eso, cuanto antes se abandone este viaje suicida de nuestros dirigentes, la banca permita reestructurar los precios de la vivenda y finalmente se reduzcan considerablemente los salarios en España (incluyendo a la aristocracia de los funcionarios), mucho antes y mejor preparados saldremos de esta profunda crisis. En caso contrario nos espera una larga travesía por el desierto, ruidosamente encabezada por las pancartas del PSOE y sus compadres de los sindicatos. Gente muelle en feliz algarabía, más gustosa de repartir el dinero ajeno que un rey postizo los caramelos en la cabalgata de enero. Farsantes de la farándula que engañan al pobre infeliz, porque mientras se agacha para recoger los dulces del suelo, por detrás le birlan la cartera los del gobierno con su poderoso Ministerio Hacienda y sus colegas del Ayuntamiento, la Urbana y la Guardia Civil con multas y tasas mil.

Sólo con que esas mismas administraciones públicas pagaran lo que deben a las pymes se estaría evitado la destrucción de más del doble de los puestos de trabajo que está creando el nefasto plan E.

Para los que no sepan demasiado inglés, la conferencia se entiende bastante bien porque durante la exposición se van intercalando unas diapositivas con un texto bastante fácil de entender.

Vodpod videos no longer available.

Visto en The Big Picture.

Traduzco a continuación un artículo sobre este mismo tema escrito por Allen en voxeu.

¿Por qué se produjo la Revolución Industrial en Reino Unido?

No está todavía claro entre los historiadores de la economía por qué se produjo la Revolución Industrial durante el s. XVIII en Gran Bretaña. En este artículo se explica que el éxito  del Imperio Británico en el comercio internacional es lo que permitió que se pudieran pagar mayores salarios y se consiguiera una fuente energética más barata. Dos factores que hicieron de trampolín para la Revolución Industrial.

¿Por qué se produjo la Revolución Industrial en Inglaterra durante el s. XVIII y no en algún otro lugar de Europa o Asia? En el libro recientemente publicado The British Industrial Revolution in Global Perspective (resumen en pdf), argumento que la explicación de la Revolución Industrial es fundamentalmente económica. La Revolución Industrial fue la respuesta creativa de Gran Bretaña a los desafíos y oportunidades creadas por la economía global que emergió después de 1.500. Ese fue un proceso en dos etapas. A finales del s.XVI y a principios del s.XVII emergió un amplio mercado europeo. Inglaterra consiguió una posición dominante en este nuevo orden porque su industria textil de la lana competía con ventaja sobre los productos italianos y los de los Países Bajos. Inglaterra extendió su liderazgo a finales del s.XVII y durante el s.XVIII, creando una red comercial intercontinental que incluía a América y la India. Esta expansión del comercio intercontinental dependía de la adquisición de colonias, la promoción del comercio mercantil y el poderío naval.

battle-ship

Fotograma de la película Master & Commander

El resultado de este éxito del Reino Unido en la economía global fue la expansión de industrias manufactureras rurales y una rápida urbanización. El este de Inglaterra fue el centro de la industria de las prendas de vestir de lana, y sus productos eran exportados desde Londres, donde la cuarta parte de los trabajadores dependían del puerto. Como resultado de esto, la población de Londres explotó desde las 50.000 personas en 1.500 a 200.000 en 1.600 y 500.000 en 1.700. En el s.XVIII, la expansión del comercio con las colonias americanas y la India hizo que la población de Londres se doblara de nuevo, creciendo aún más rápidamente la de las provincias y la de las ciudades escocesas. Esta expansión dependía de un vigoroso imperialismo (que expandía las posesiones británicas en el extranjero), de la Royal Navy (que derrotaba al resto de poderes mercantiles navales) y de las Leyes de Navegación (que excluían a los extranjeros del comercio con las colonias). Todo el imperio británico estaba diseñado para articular la economía de las islas y eso fue precisamente lo que se consiguió.

El crecimiento del comercio británico tuvo tres consecuencias importantes:

1. El crecimiento de la ciudad de Londres creó una escasez de combustible de madera que sólo pudo ser aliviada por la explotación del carbón. La gráfica nº 1 muestra el precio real por millón de BTU (British Termal Units) en Londres de la madera y el carbón en este periodo. Durante el s.XV ambos combustibles se vendían al mismo precio por millón de BTU, lo que quiere decir que el mercado de carbón estaba limitado dado su carácter altamente contaminante. Pero según fue creciendo la ciudad de Londres después de 1.500, el precio de la madera para combustible se fue incrementando progresivamente y a finales del s.XVI el carbón vegetal y la leña habían doblado su precio por unidad de energía. Con este diferencial los consumidores comenzaron a sustituir la madera por el carbón. Así que en vez de quemar madera en el centro de grandes habitaciones, las casas comenzaron a ser construidas con pequeños fogones y chimeneas para poder quemar carbón.

Precios reales del carbón y la madera en Londres

Gráfica nº1: Precios reales del carbón y la madera en Londres

De esta forma es como se terminó desarrollando el carbón como combustible para quemar en los hogares. Se pagaba a los mineros de Northumberland para que lo extrajeran y a continuación se embarcaba por la costa hasta llegar a Londres. Es así como comenzó el comercio de carbón. Gracias a los yacimientos carboníferos (de Newcastle, por ejemplo) Gran Bretaña tenía la energía más barata del mundo. La energía era mucho más cara en el continente europeo y particularmente en China, como se puede apreciar en la gráfica nº 2.

Precios de la energía a comienzos del s.XVIII

Gráfica nº2: Precios de la energía a comienzos del s.XVIII

2. El crecimiento de las ciudades y las manufacturas incrementó la demanda de trabajo, con el resultado de que los salarios y los estándares de vida británicos pasaron a ser los más elevados del mundo. La gráfica nº 3 muestra los salarios promedio de los trabajadores en las ciudades más importantes de Europa y Asia entre 1375 y 1875. Los salarios han sido deflacionados por un índice de precios al consumo creado para este motivo, de forma que se pudieran comparar los diferentes poderes adquisitivos en diferentes lugares y periodos de tiempo. En esa gráfica, la unidad representa el tiempo que necesitaba dedicar a trabajar durante todo un año una persona para conseguir el mínimo necesario que le permitiera sostener a su familia en un estándar de vida de subsistencia, equivalente a 1940 calorías por adulto varón y día. La cesta de la compra empleada para definir el IPC contiene principalmente componentes alimenticios y los carbohidratos más baratos disponibles: harina de avena en el noroeste de Europa, maíz molido en Francia, sorgo en Beijing y tortitas de mijo en Delhi. En la cesta de la compra sólo se incluyen pequeñas cantidades de carne, aceite, ropa, combustible y vivienda.

Gráfica nº 3: salarios como proporción de una unidad de subsistencia

Gráfica nº 3: salarios como proporción de una unidad de subsistencia

Después de la Peste Negra de medidados del s.XIV, debido a la menor disponibilidad de mano de obra, se terminaron elevando los estándares de vida de todos los trabajadores por mejores salarios. Normalmente ganaban tres o cuatro veces lo necesario para la subsistencia. En los siglos posteriores, el crecimiento de la población en Europa y Asia hizo que fueran descendiendo los salarios reales, así que la mayoría de los trabajadores terminaron el s.XVIII ganando lo justo para mantener un nivel de vida de mera subsistencia. Los únicos países que evitaron esta adversidad fueron Inglaterra y los Países Bajos. De hecho, su población creció mucho más rápido que la del resto de países. Pero este efecto fue compensado por las expansiones de sus respectivas economías debido al comercio internacional. Los trabajadores de Amsterdam y Londres no compraban cuatro veces más harina de avena de la que necesitaban para mantener sus estándares de vida. En vez de eso mejoraron sus dietas con carne de vacuno, cerveza y pan, mientras que el resto de los trabajadores de los demás países subsistían con dietas cuasi vegetarianas, de granos hervidos con unos pocos guisantes y lentejas con patatas. Los trabajadores del noroeste de Europa tenían también ingresos extras suficientes para comprar exóticos productos importados como te, azúcar y algunos productos manufacturados como libros, cuadros, relojes y mejores ropas.

3. El crecimiento de las ciudades y la economía con unos salarios elevados estimularon a la agricultura. La fuerte demanda por una comida con mayor contenido proteico y grasas elaboradas (especialmente carne, mantequilla y queso), hicieron que las tierras pasaran de ararse a servir de pastos, transformando la agricultura hacia la ganadería y la producción de cultivos forrajeros (judías, tréboles y nabos), cultivos que a su vez incrementaban los niveles de nitrógeno de los suelos, lo que hacía aumentar las cosechas de trigo y cebada en los ciclos de rotación de los cultivos. Por otro lado, la demanda urbana de mano de obra provocó que la amalgama de minifundios se fundieran en granjas más grandes, que empleaban a menos gente por acre por la conversión de tierras arables hacia la producción de forraje. Contrariamente a lo que han venido manteniendo tradicionalmente los historiadores, la expansión de las ciudades provocó una auténtica revolución en la agricultura.

El éxito en el comercio internacional hizo que los salarios británicos se incrementaran y que la economía se pudiera sostener sobre una fuente energética barata. Esto fue el trampolín para la Revolución Industrial. Elevados salarios y energía barata provocaron una demanda tecnológica que permitió transformar el capital y la energía en trabajo. Estos incentivos operaron en muchas industrias. La alfarería, por ejemplo, era manufacturada tanto en Inglaterra como en China, pero los diseños de los hornos diferían mucho en ambos países.

Gráfico nº 4: Horno cerámico Inglés

Horno cerámico Inglés

Los hornos ingleses eran baratos de construir, requerían de poca mano de obra y energéticamente eran muy ineficientes. Mientras que los hornos chinos tenían mayor eficiencia energética, eran más costosos de construir y requerían más mano de obra para su funcionamiento. En Inglaterra no merecía la pena construir hornos de mayor eficiencia porque la energía era barata, algo que no sucedía en China, pues la energía era cara. Ambas tecnologías reflejan con meridiana claridad los precios relativos del capital, el trabajo y la energía. En la medida en que es costoso inventar nueva tecnología, las invenciones requieren de grandes incentivos de eficiencia y productividad.

Horno cerámico chino

Horno cerámico chino

En este sentido, las famosas invenciones de la Revolución Industrial surgieron como respuesta no a mejoras de eficiencia energética, por ejemplo, sino a los elevados salarios y la energía barata de la economía británica. Estas invenciones trambién transformaron a su vez el capital y la energía en nuevos puestos de trabajo. La máquina de vapor incrementó el uso del capital y del carbón para poder aumentar a su vez el rendimiento del trabajo por cada trabajador. Las fábricas de tejidos de algodón empleaban máquinas que aumentaban la productividad por trabajador en el hilado y en la confección de las telas. Por otro lado, las nuevas tecnologías para la fabricación de acero permitían sustituir el costoso carbón vegetal por el más barato carbón mineral, mecanizando además la producción y aumentando la productividad por trabajdor.

Aunque estas nuevas tecnologías revolucionaron el mundo, al comienzo sólo fueron aprovechables en Inglaterra, y su éxito comercial dependía de un uso creciente de este input energético en cuanto era relativamente barato. En los demás países en los que la energía era cara y la mano de obra barata, no traía a cuenta gastar dinero para desarrollar estas nuevas tecnologías que reducían la mano de obra e incrementaban el consumo de combustible.

El gobierno francés se mantuvo activo en la promoción de la tecnología británica más avanzada durante el s.XVIII, pero todos sus esfuerzos fueron vanos porque esa tecnología no era rentable con los precios franceses. James Hargreaves perfeccionó la rueca hasta convertirla en la primera máquina que conseguía hilar el algodón a finales de la década de 1760. En 1771 John Holker, un inglés jacobita con el cargo de Inspector General de las Manufacturas Extranjeras, llevó una de esas ruecas a Francia. Finalmente se llevaron varias máquinas de muestra, pero sólo se consiguieron instalar en los grandes talleres subvencionados por el gobierno. A finales de la década de 1870 se estaban usando 20.000 ruecas de este tipo en el Reino Unido, pero sólo 900 en Francia. Por otro lado, el gobierno francés patrocinó la construcción de un horno de acero al estilo inglés (incluyendo cuatro altos hornos de coke) en Burgundy. Se consiguieron las materias primas necesarias, el proyecto estuvo bien capitalizdo y tuvo la mano de obra cualificada necesaria gracias a que ingenieros ingleses dirigieron el proceso. Pero aún así fue un completo fracaso comercial porque el carbón era demasiado caro en Francia.

Niño condustor/tirador de vagonetas

Niño conductor/tirador de vagonetas

Como que este tipo de tecnología sólo era aprovechable en el Reino Unido, fue el único país que pagaba por inventarla. Las ideas que se terminaban materializando en las innovaciones tecnológicas eran simples. Las dificultades y los problemas aparecían cuando había que ingeniarse los desafíos para ponerlas en marcha. Las respuestas a estos desafíos requerían investigación y desarrollo, dos conceptos que fueron emergiendo como una importante práctica empresarial durante el siglo XVIII. Esto vino acompañado por la aparición del capital riesgo para financiar el I+D y la confianza en las patentes para recuperar esos beneficios una vez el desarrollo tenía éxito. La Revolución Industrial se inventó en el Reino Unido durante el s.XVIII porque es donde pagaban por inventar las cosas.

El éxito de los programas de I+D en Inglaterra durante el s.XVIII dependía de otra característica de las economías con salarios elevados. Durante los siglos XVII y XVIII el crecimiento comercial de la economía de las manufacturas incrementó la demanda de personas capaces de leer, escribir, hacer operaciones básicas o saber llevar una contabilidad más o menos compleja. Pero sobre todo habilidades comerciales y una cierta cultura general y saber estar en sociedad. Esto sólo se podía conseguir mediante una educación privada y de pago, que requería para los estudiantes un largo proceso de aprendizaje. Esta economía de elevados salarios no sólo creaba una demanda por estas habilidades, sino que también entregaba a los progenitores los ingresos necesarios para poder costear los estudios de sus hijos. Como consecuencia de todo esto, la población británica tenía una de las preparaciones más elevadas del mundo (según los estándares internacionales del momento) y todos los conocimientos que se adquirían eran necesarios para esa revolución de elevado contenido tecnológico que se estaba desarrollando en el país.

Clase media británica en el Palacio de Cristal a mediados del S.XIX

Clase media británica en el Palacio de Cristal a mediados del S.XIX

La Revolución quedó confinada en el Reino Unido durante varios años, porque los adelantos tecnológicos estaban hechos a la medida de las condiciones británicas y no podían desarrollarse de forma provechosa en ninguna otra parte. No obstante, los ingenieros británicos se esforzaron por mejorar la eficiencia y reducir el coste de los inputs a pesar de que eran baratos en las islas británicas, pues en los demás sitios eran caros o debían competir con abundante mano de obra barata. El consumo de carbón en las máquinas de vapor, por ejemplo, pasó de 45 libras por caballo de vapor/hora a tan sólo 2 libras a mediados del s.XIX. Este mismo genio de la ingeniería británica, al  mismo tiempo que se desarrollaba iba minando el liderazgo tecnológico del país al crear la ‘tecnología apropiada’ para todo el mundo. A mediados del s.XIX se podía emplear con gran provecho tecnología británica en países como Francia con energía cara e India con mucha mano de obra barata. Una vez se consiguió esto, la Revolución Industrial se expandió por todo el mundo.

Epílogo del traductor

Han cambiado mucho las cosas desde los primeros estadios de la industrialización en Reino Unido, pero allí y aquí seguimos siendo los mismos seres humanos que sabemos reirnos incluso en las situaciones más críticas, consiguiendo hacer más llevadera nuestra existencia en situaciones tan complejas como las que nos ha tocado vivir. Como muestra este botón: Bohemian Bankruptcy.

Traducción y comentarios Joaquín Ferrer Benat.

Anuncios

Responses

  1. ¿A qué se debe que Vd. igual que muchos no hayan actualizado su pagina y ofrezcan cosas que no están permitidas o simplemente han sido suspendidas por pura pérdida de tempo en la red? Pierden credibilidad

  2. Sin duda que la energía barata es uno de los pilares fundametales del desarrollo actual, además de Gran Bretaña en la Revolución Industrial, USA a princios del siglo XX dispuso de petróleo nacional a precios que otros países no tenían lo cual le dio una ventaja apreciable en la nueva revolución industial de principios del siglo XX.
    Ahora que el petróleo empieza a declinar y cada vez será mas caro, las nuevas fuentes de energía hay que aprovecharlas al máximo. En España somos lideres en una energía aun incipiente, la termosolar, que va ajugar un papel muy importante los próximos años.

    Video de un documental de la BBC sobre la planta Andasol I, ya en funcionamiento.

    http://www.plus.es/videos/Documentales/Planeta-futuro-Energias-limpias-Espana/20090602pluutmdmt_4/Ves/

    El costo de Kw/h es rentable con otras energías.

    Con la superficie de Extremadura se podría generar la energía para todo el Planeta, con un 2% tendríamos para toda España.

  3. Sin lugar a dudas, la industrializacion permitio la produccion mas barata y la acumulacion de plusvalia.
    El petroleo le dio otro impulso y la aparicion del plastico termino por crear el panorama. Pero no nos olvidemos que el populacho, creador de plusvalia, solo se llevo las migajas. ¿Entonces?

    Yo me quedo con esta farsa…
    http://www.voltairenet.org/article158234.html#article158234

    Todo un fraude que ha traido una debacle a la economia internacional.

    Todo lo que cuentas sobre la actuacion del gobierno y de como si se llega hacer otras politicas tendriamos mas posibilidades… pues no se… no apuesto ni un euro.

    DE esta no se sale tan facilmente pues estamos en una crisis sistemica. Como diria J.L. Sampedro, estamos en la decadencia de occidente. ¿y por que?. Pues porque se acabo el engaño reflejado en el enlace anterior.

    Para tu informacion, Italia tiene una deuda 110 % de su pib. Francia quebro hace 8 meses y tuvo que pedir ayuda, ucrania, grecia, islandia, irlanda, etc….

    Es el fin de occidente. Un occidente que creyo que podia seguir manipulando el mundo y descuido su flanco. Hoy el BRIC vienen a conquistar el futuro, y da igual las politicas que hagas.. Lo que te aseguro, es que todo lo que aprendiste en economia sobre curvas, lineas, graficos, y demas disparates, no valen para nada salvo para mantener el engaño.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: