Posteado por: physis | 20/11/2009

¿La calma que precede a la tormenta?

En un informe titulado El peor escenario de la deuda, el equipo de activos del banco Société Générale (SG) dirigido por Daniel Fermon, informa a sus clientes sobre cómo deben prepararse para un posible “colapso global de la economía” en los próximos dos años. Se advierte, no obstante, que el documento considera sólo el peor de los escenarios posibles y no el marco general en el que se suelen mover las previsiones de SG.

Este documento ha sido rescatado por Ambrose Evans-Pritchard en el Telegraph (también FT Alphaville) y sirve como introducción para las nuevas entregas en la próxima semana sobre el casi permanente estado negativo que ha tomado la base del oro, en la línea de lo advertido en otras ocasiones por el profesor Antal Fekete.

El informe comenta entre otras cosas interesantes lo siguiente:

Se ha escrito mucho sobre la crisis de crédito, las ayudas del gobierno para estimular la economía y las montañas de deuda… pero nadie ha comentado todavía con perspectiva si todo esto ha servido para escapar del colapso económico. Tal vez la expresión ‘colapso económico’ sea demasiado fuerte y se debería decir que hay varios grados de colapso, desde interrupciones severas en la senda del progreso económico hasta el hundimiento completo de la economía, con consecuencias inimaginables. Afortunadamente, estamos siendo muy optimistas, pero al mismo tiempo que pensamos que ya ha pasado el mayor peligro, también deberíamos considerar que el precio de nuestra salvación todavía tiene que ser pagado en su totalidad.

De hecho, si se trabaja como variable clave la deuda, el informe dibuja dos escenarios económicos alternativos: uno hacia arriba y otro hacia abajo, ofreciendo a continuación varios consejos sobre cómo colocar estratégicamente los activos.

Una recuperación económica al estilo japonés implica una deuda gubernamental persistente, anemia económica, bajos t¡pos de interés y mercados de valores débiles. No consideramos que la expansión de la deuda de los diferentes gobiernos sea una burbuja, pero creemos que supone un duro golpe para el crecimiento económico futuro: menor gasto público, mayores impuestos y reducción del consumo. Esto supondrá un periodo inevitablemente lento de desapalancamiento, con PIBs negativos o próximos a cero y elevado desempleo, afectando de forma negativa al rendimiento de los activos. Esta es la tesis que manejamos en nuestro escenario bajista.

La deuda pública en Reino Unido podríallegar a 105% del PIB en dos años, 125% en EEUU y la zona euro y 270% en Japón. La deuda mundial de los gobiernos podría llegar a 45 billones de dólares, sufriendo una expansión del 250% en una década. La carga de la deuda es similar en términos nominales a la producida después de la GMII, con la diferencia de que ahora las poblaciones están más envejecidas [no queda ninguna moneda relativamente anclada al oro y entramos en la segunda parte de la extracción mundial de petróleo].

A largo plazo, toda esta deuda pública es insostenible y prácticamente hemos alcanzado un punto de no retorno.

El banco informa que esta crisis guarda enormes semejanzas con la ‘década perdida’ de Japón. Pero ahora existe una gran diferencia. Japón se mantuvo a flote mientras mantenía un fuerte nivel de exportación al resto de una econmía mundial robusta y devaluaba al mismo tiempo su moneda. Pero es imposible que la mitad de las economías desarrolladas puedan seguir esta estrategia al mismo tiempo.

En este escenario se manejan las siguientes variables: mayor depreciación del dólar [y de todas las monedas de forma competitiva, aún con previsibles repuntes], vuelta de las bolsas a los mínimos de marzo, mayor depreciación de los activos inmobiliarios y petróleo en torno a los 50$/barril. Como estrategia de inversión bajista se destacan las materias primas agrarias y metales preciosos, posicionándose en corto sobre valores cíclicos como los tecnológicos, automóviles y todo lo relacionado con los viajes y el turismo, intentando salir de una previsible espiral deflacionista en estos sectores.

Fermon ha dicho que este informe ha electrificado a sus clientes en ambos lados del Atlántico.

Todo el mundo quiere saber cuál va a ser el impacto. Muchos bancos y fondos de inversión están preocupados.

En el informe destacan los siguientes cuatro gráficos:

Las tres etapas fundamentales de la crisis son Explosión, Reacción y Ajuste

Evolución histórica de los ingresos y los gastos de la deuda pública de EEUU

Efectos de la crisis con las medidas eventuales que podrían tomar los diferentes gobiernos

Ciclo de la economía anterior a la crisis y posible ciclo después de la crisis

Traducción por Joaquín Ferrer Benat.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: