Posteado por: physis | 30/11/2009

Nos enfrentamos a un nuevo tipo de pánico bancario [run to the bank]

Este vídeo dio en su día la vuelta al mundo y ni tan siquiera los medios digitales nacionales lo referenciaron. Muchos por desconocimiento de lo que estaba sucediendo y los menos por temor a que realmente cundiera el pánico entre la gente. Es importante entender el asunto si quiere saber lo que está sucediendo.

El que aparece en el programa C-Span (el servicio de televisión por cable que informa de las actividades del Congreso americano) es el congresista republicano por Pennsylvania Paul Kanjorsky, a la sazón presidente del subcomité de Mercados de Capitales. En el vídeo, y frente a las quejas desesperadas de su interlocutora, no se le ocurre decir otra cosa más ocurrente que “las copiosas ayudas al sistema financiero fueron necesarias porque el sistema económico mundial no colapsó en cuestión de horas gracias a la intervención del Tesoro”. La vejez en ocasiones consigue sintetizar las explicaciones sin ambajes. De ahí que diga lo siguiente:

En poco tiempo se produjo una retirada masiva de fondos del dinero depositado en varias cuentas de EEUU, del orden de 550.000 millones de dólares. El Tesoro abrió su ventana [de liquidez] para ayudar [a los mercados]. Bombeó unos 105.000 millones de dólares en el sistema, pero pronto se dio cuenta que no podía detener la ola. Tuvimos un pánico bancario [run to the bank] electrónico. Así que decidieron cancelar las operaciones, cerrar las cuentas bancarias y anunciar una garantía de 250.000 dólares por cuenta, con el objetivo de que no se produjeran más pánicos. Y esto es lo que está pasando hoy en día. Si no se hubieran emprendido otras acciones, las estimaciones que se manejaban informaban que a las dos de la tarde habrían desaparecido unos 5,5 billones de dólares del sistema monetario americano, lo que habría hecho colapsar la economía de EEUU y a continuación y en menos de 24 horas la economía mundial. Esto habría sido el final de nuestro sistema político y financiero, al menos tal y como lo conocemos ahora.

Este vídeo formaría parte de las hemerotecas digitales de no ser por el nuevo trabajo de Gary B. Gorton, de la Yale School of Management.

Un estudio preparado para la Conferencia de Mercados Financieros del Banco de la Reserva Federal de Atlanta. Un documento accesible gracias al bendito Internet y de obligadísima lectura, que por unos momentos nos permite tener información al mismo nivel que la Gran Ramera. Sólo espero ahora que Leopoldo Abadía tome nota, explique en palabras llanas el meollo del asunto y deje de andarse por las ramas.

Todos los pánicos bancarios en EEUU durante el s. XIX (1857, 1861, 1866, 1873, 1877, 1890, 1893, 1896 y 1907) son claramente visibles en la gráfica inferior “US Call Money Rate”, que es la tasa por pedir prestado un colateral contra las acciones.

El “Call Money Market” fue el “shadow money” de su época. Se observa claramente cómo las características de los préstamos se endurecen casi siempre cuando el colateral subyacente se encuentra en un mercado bajista, para relajarse a continuación considerablemente rápido cuando éste ha pasado.

Esta vez la gran diferencia es que el pánico se ha producido en el “shadow banking”, un sector que trabaja sin los tradicionales aseguradores de depósitos. De ahí que el Tesoro tuviera que intervenir asegurado todos los depósitos que trabajaban en este opaco sector financiero. Si el colapso de AIG fue el detonador, el pánico fue la explosión.

De ahí que Mark Calabria se equivoque en parte en su artículo ¿Fue la desregulación la causante de la crisis financiera?, pues aunque hay realmente un exceso de regulación en los mercados financieros, ésta es nula en los denominados “dark pool of liquidity”. Precisamente un sector financiero angular que en última instancia está causando el riesgo sistémico al no poderse asegurar las contrapartes dadas sus características. Y por eso se tradujo la entrevista a William K. Black y desde estas distantes líneas agradezco encarecidamente y con gran afecto y humildad a Brooksley Born toda su sufrida lucha por hacer transparentes esos mercados y sus advertencias al traidor Greenspan.

Gracias a Dios, de nuevo aparece un poco de aire fresco de la mano de Gary Gorton, que en la síntesis de su trabajo dice lo siguiente:

El “shadow banking system” está en el corazón de la crisis de crédito que vivimos. Y es de hecho un sistema bancario real, vulnerable también a pánicos bancarios. En efecto, los sucesos que comenzaron en agosto de 2007 son un pánico bancario en toda regla. Un pánico bancario es un suceso sistémico en el que el sistema bancario no puede honrar sus obligaciones y se vuelve insolvente. A diferencia de los pánicos bancarios de los siglos XIX y XX el pánico bancario actual es un pánico en el sector “mayorista”, y no en el “minorista”.

En los episodios anteriores, los clientes corrían al banco para retirar sus fondos, y cuando el banco no podía satisfacer las demandas se volvía insolvente. En el pánico bancario actual están involucradas firmas financieras “corriendo” hacia otras firmas financieras para no renovarles sus acuerdos de recompra y venta (repos), o incrementándoles el margen del repo (haircut) (1), forzando un desapalancamiento masivo que provoca un efecto cascada hasta que el sistema bancario se vuelve insolvente. Los episodios anteriores tienen muchas características en común con la crisis actual, por eso un examen histórico nos puede ayudar a comprender la situacion que padecemos y a guiar nuestras ideas sobre la reforma que necesita la regulación bancaria. Una nueva regulación puede facilitar el funcionamiento del “shadow banking system”, haciéndole menos vulnerable a los pánicos.

(1) En la terminología financiera, el haircut o ‘corte de pelo’ es el margen entre el valor actual de mercado de una acción o título y el valor estimado por la parte prestataria en la operación.

Finalmente y para su consideración y seguridad financiera personal (el que tenga oídos que oiga), puede leer el último párrafo de este Global Research Disclaimer de Credit Suisse.

Noticia recogida de FT Alphaville.

Joaquín Ferrer Benat.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: