Posteado por: physis | 04/12/2009

Sobre las tierras raras y dos cuestiones sobre Japón

Puzle japonés

La primera cuestión es sobre una noticia que subí recientemente y titulé ¿Cuál ha sido la mejor inversión del 2009?, donde comentaba la fuerte revalorización de las tierras raras entre abril y septiembre de 2009. Pero si un índice sube de esa forma, no sólo se debe a que está acudiendo dinero en tromba hacia las pocas y pequeñas empresas cotizadas de ese sector, sino sobre todo a que se ha producido una avalancha de compra sobre los materiales físicos.

Pero ¿quién ha sido el gran comprador? En su momento no tenía información al respecto, pero ahora sí. El gran comprador es Japón. Aunque la siguiente noticia hace referencia a que el país nipón quiere comprar más, es evidente que ya lo ha hecho en gran medida. Por otro lado, aún siendo probable que estas compras masivas se encuentren dentro de una estrategia ordenada para salir del dólar, tanto acopio de materiales por los países asiáticos indican a mi juicio que, en una secuencia temporal, después de un fuerte debilitamiento del dólar viene algo más grave que todos ustedes pueden fácilmente imaginar. La noticia es de Leo Lewis en The Australian Business: Japón se mueve hacia los metales de las tierras raras.

El gobierno japonés está trabajando en un “proyecto de crecimiento” dirigido a explotar la prolongada debilidad del dólar americano y acumular por parte del estado recursos minerales relacionados con la tecnología, arrebatados en cualquier parte del mundo que se encuentren.

El plan está en sus primeros estadios, pero de llevarse a cabo supondría que el gobierno está apoyando a las empresas para que compren minerales y derechos de explotación sobre tierras raras.

Tokyo está  entendiendo que es una prioridad económica asegurarse derechos sobre tierras raras debido a la creciente tensión que supone una guerra por este este tipo de recursos minerales con China.

Las empresas japonesas relacionadas con la industria del automóvil, la telefonía móvil y en general la electrónica son los principales consumidores del mundo de tierras raras. Hasta el momento presente se ha podido acceder a estos recursos con relativa facilidad, pero cada vez está siendo más complicado por la competencia de otras economías en estos sectores, especialmente China.

Durante la última década, Pekín ha conseguido copar el 90% de la producción mundial de este tipo de materiales. Pero como la industria de alta tecnología se ha desarrollado a gran velocidad dentro del país, ha crecido el consumo doméstico hasta un punto tal que se han reducido significativamente las exportaciones, especialmente hacia Japón, principal competidor de este tipo de equipos en los mercados internacionales.

Incluso las principales compañías del sector se han visto obligadas a quebrantar las cuotas establecidas por el gobierno chino un 25%, al acudir a empresas mineras que trabajan de forma ilegal las tierras raras en China.

Como consecuencia de todo esto, China ha endurecido aún más las exportaciones y Japón ha comenzado una frenética búsqueda de nuevas fuentes de acopio, destinando abundante capital a JOGMEG (Japan Oil, Gas and Metals National Corporation) para poder hacer acuerdos sobre nueva minería de tierras raras y derechos de explotación en América del Sur, África y Kazajastán.

Finalmente abordo la segunda cuestión, aunque es una conjetura arriesgada porque no hay pruebas suficientes que concluyan en esa dirección.

Teniendo en cuenta que se han realizado compras irregulares fuera de cuota, en las que de alguna forma ha intervenido el gobierno japonés y que el canal tradicional para hacerlo es Suiza, comprador y vendedores podrían haber materializado la operación al más alto nivel en ese país.

No es coincidencia ni casualidad que se encontraran 134.ooo millones de dólares en bonos del tesoro en el fondo de un maletín transportado por dos altos funcionarios del departamento del tesoro japonés a mediados de julio y que se dirigían hacia Suiza (1). Si tenemos en cuenta que esa liquidez estuvo retenida algo más de un mes, coincide con el precio subiendo a partir de mediados de julio. Y también con que el gobierno chino se diera cuenta del asunto y haya pasado a controlar estrictamente las exportaciones.

Tampoco es casualidad que Kaoru Yosano anunciara a primeros de abril un plan de estímulo de 100.000 millones de dólares y que el saldo neto de bonos americanos se redujera por esas fechas en Japón.

Ciertamente, esta segunda cuestión es pura especulación. Pero si tenemos en cuenta que fue Marc Rich quien fundó el mercado spot del petróleo, no debería extrañarnos un proceder peculiar en las compras de materias primas a gran escala. Y si alguien todavía desconoce al ínclito, le recomiendo que busque un poco su nombre por el Google.

(1) Para más información este enlace en la Wikipedia. McCoy se atrevió a sacarlo y lo ventiló en El Confidencial de forma ambigua: mientras que por un lado afirmaba “lo increíble tiende a mantener tal condición pese a que los estultos se empeñen en adornarlo de veracidad”, por otro comentaba que “este tráfico de capitales… es cuanto menos sospechoso”.

Joaquín Ferrer Benat.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: