Posteado por: physis | 09/12/2009

La nueva economía americana: recuperación… de la pobreza (I)

El rico Epulón y el pobre Lázaro. Juan de Sevilla y Romero (1643-1695)

La familia media americana debe estar viendo la subida de la bolsa como una especie de broma cruel. Hay gente esperando ansiosamente la ayuda económica del gobierno o simplemente una nómina que no les permite ni llegar a fin de mes, por lo que deben esperar a que Wal-Mart cierre a media noche para poder acceder a la comida. Tenemos prácticamente 36 millones de americanos dependiendo de los cupones alimentarios y otros 27 millones desempleados o subempleados. Si esta es la nueva recuperación económica, son muchos entonces los que no llegan a beneficiarse.

Cuesta creer en esta recuperación porque el rescate sólo ha llegado al sector financiero, lo que se ha terminado reflejando en unas acciones con precios hiper-inflados. Aunque parezca algo realmente obvio, hay gente que no consigue hacer la conexión de que un americano parado es un débil consumidor. El consumo interno representa 2/3 de nuestra economía. Así que uno puede asumir que los inversores llegan a entender esta conexión, pero no es el caso. Los bancos son los únicos que están recibiendo el dinero del gobierno a manos llenas, pero antes de prestarlo a los americanos están moviéndolo en el casino de la bolsa.

Pero una cosa es clara: el empleo está verdaderamente deprimido: 10 estados tienen ya tasas de desempleo por encima del 20%. Esto ya está llegando a los datos estadísticos de la Gran Depresión.

Los. Esta gráfica extrae sus datos del BLS (Bureau of Labor and Statistics) y es un promedio entre el cuarto trimestre del 2008 y el tercer trimestre del 2009. En otras palabras, estos datos son bastante optimistas y no están sacando os últimos datos, que aún son peores. Por ejemplo, California informó recientemente que su índice de desempleo U6 ha crecido hasta el 22%. ¿Y Michigan? Pues se U6 ha subido hasta casi el 25%. No hay nada en estos datos que guarde algún parecido con una recuperación económica.

Es poco probable que esta nueva recuperación se parezca a las que tuvieron nuestros padres, porque las empresas multinacionales pueden buscar mano de obra más barata en el extranjero, además esto queda favorecido por un dólar patéticamente débil. En las recesiones anteriores, cuando teníamos un tejido industrial competitivo, cuando la recesión comenzaba a remitir se comenzaba a ver una recuperación de la actividad productiva y la gente volvía al trabajo.

El patrón de comportamiento de la economía es inconfundible. A partir de la década de los 40, el volumen de trabajo relacionado con la industria manufacturera se contraía durante la crisis pero volvía de nuevo a crecer pasada la recesión. Esta tendencia se volvió más débil en la década de los 70. Y aún después de la recesión de los 90, los trabajos relacionados con las manufacturas todavía se recuperaron un poco. Pero a partir de la recesión de 2001, esta tendencia se ha roto completamente, hasta que en la actualidad tenemos la misma gente trabajando en este sector que en 1940. Pero con una sutil diferencia, en 1940 EEUU tenía una población de 132 millones de personas, pero ahora es 2,5 veces superior: 308 millones.

El Tesoro y la Reserva Federal quieren convencerlo de que un dólar cada vez más débil es bueno para usted. Pero esto sería así sólo si su nómina no fuera pagada en dólares, porque las crecientes importaciones de este país son cada vez más caras al producir cada vez menos bienes. Por no hablar de la factura del petróleo. Si una moneda débil fuera algo bueno, entonces ahora Zimbabwe sería el centro financiero del mundo. No es mucho lo que los ciudadanos podemos hacer, simplemente agradecer a nuestros banqueros sus reiterados intentos por destrozar el dólar.

Y olvídese del crecimiento del empleo. Hemos perdido 8 millones de puestos de trabajo desde que comenzó la recesión en diciembre de 2007, hace ya 22 meses. Se han perdido un promedio de 360.000 puestos de trabajo al mes. ¿De dónde van a venir los nuevos puestos de trabajo? En efecto, lo más triste es pensar que muchos de esos empleos no van a volver nunca más.

El desempleo de larga duración está en máximos históricos desde que se tienen datos estadísticos al respecto. Piense por ejemplo en todos esos cientos de miles de personas que han estado trabajando en el sector inmobiliario: agentes hipotecarios, banqueros, trabajadores de la construcción, etc. Toda esta gente deberá adaptarse a una nueva economía, aunque todavía no sabemos cuál va a ser. Pero si quiere un ejemplo concreto sobre lo que se había convertido esta sociedad, piense en Winnebago.

Aquí tenemos una empresa que manufacturaba los complementos del automóvil con que soñaban todos esos orgullosos motoristas. Creada pensando que el petróleo barato iba a durar toda la vida. En el mínimo de marzo valía la empresa en bolsa un 90% menos de su valor máximo. Y a pesar de la última subida de este casino en que se ha convertido la bolsa, sólo ha recuperado un 65% de su valor original. ¿Piensa alguien que esta subida está justificada porque se va a volver a demandar este tipo de productos masivamente? El americano medio ahora está preocupado por encontrar bienes de consumo más baratos, aunque desgraciadamente muchos de estos productos están siendo importados. En vez de conducir vehículos que consumen mucha gasolina a 1$ el galón, bastantes personas están ahora más preocupadas por llegar a fin de mes con la nevera llena.

El gobierno está asociado con Wall Street y tal vez no le importe lo que al americano medio le está sucediendo. Si alguien piensa que cobrar un 79,9% de interés como comisión en las tarjetas de crédito es ayudar al consumidor, entonces hay algo que está equivocado. Bienvenido a este nuevo tipo de recuperación económica, donde cada vez se pierden más puestos de trabajo y los ingresos son succionados por un torbellino.

Menos mal que puede disfrutar todavía de la televisión por cable y ver en ese maravilloso ticker en la parte inferior de la pantalla qué bien les va a los jugadores de Wall Street con el dinero de los rescates.

Original: mybudget360, 10 States with Underemployment Rates of 20+ Percent. Manufacturing Sector Employs Same Number of Workers that we did in 1940.

Más información en el documento Prosperity Without Growth? The Transition To A Sustainable Economy.

Enlaces a la Parte II y la Parte III.

Traducción: Joaquín Ferrer Benat.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: