Posteado por: physis | 16/12/2009

La cara oculta del mercado de derivados OTC (I)

Discurso de Brooksley Born al aceptar el premio Profile in Courage [por destacar en el valor] en la J. F. Kennedy Library Foundation.

Deseo agradecer a la J. F. Kennedy Library Foundation este maravilloso e imprevisto honor. J. F. Kennedy ha sido uno de mis héroes durante más de 50 años, y recibir un premio por destacar en el valor en su nombre es verdaderamente emocionante y verdaderamente abrumador.

También me gustaría mostrar mi agradecimiento a todos los colegas que trabajaron conmigo en la Commodity Futures Trading Comission (CFTC). Su colaboración y apoyo en la CFTC fue inestimable y realmente esencial para mis esfuerzos.

También me gustaría reconocer la ayuda de mi marido Alex Bennet y a nuestros cinco hijos, cuyo amor y confianza en mí han sido siempre mi mayor apoyo.

Cuando hablé hace una década sobre los peligros que planteaba el rápido crecimiento de un mercado de derivados Over The Counter (OTC) sin regular, no lo hice porque esperara algún tipo de premio a continuación o alabanza por ello. Muy al contrario, sabía que existían poderosos intereses en la comunidad financiera que se iban a oponer a cualquier examen de este mercado. Aún así hablé porque me sentía en la obligación de que el público, el Congreso y otros reguladores financieros conocieran que este mercado ponía en peligro nuestra estabilidad financiera y que se tenían que hacer todos los esfuerzos posibles para resolver este problema.

Mi voz no era popular. Los mercados financieros se habían estado expandiendo, la innovación era exitosa y el país era próspero. La industria de servicios financieros argumentaba que los mercados ya habían probado ellos mismos que se auto regulan y que el papel del gobierno en la supervisión del mercado debía reducirse o eliminarse.

Todos nosotros ya hemos pagado un precio enorme por este argumento falaz. Nos encontramos en medio de la crisis financiera más importante desde la Gran Depresión. Y los huecos en la regulación, incluyendo el fracaso en regular los derivados OTC, han jugado un importante papel en esta crisis.

Ahora es crítico y muy importante identificar y eliminar estos agujeros en la regulación y fortalecer nuestra estructura reguladora desde el sector financiero. Sin una reforma significativa, nuestro sistema financiero estará expuesto a continuos peligros y reiteradas crcisis.

Ningún regulador federal o del estado tiene ninguna autoridad de supervisión o poderes regulatorios para controlar el mercado de derivados OTC. Tampoco tienen suficiente información para comprender las operaciones del mercado. Este mercado es totalmente opaco y ahora ya se conoce como “el mercado oscuro”. Es enorme. Su tamaño en junio de 2008 era de 680 billones de dólares, más de diez veces el PIB de todos los países del mundo.

Aunque los derivados OTC han sido justificados como vehículos para manejar el riesgo financiero, en la práctica estaban dispersando y multiplicando el riesgo por la economía, causando así un gran daño financiero. Se incluyen aquí los CDS que vendió desastrosamente AIG y muchos de los activos tóxicos vendidos por nuestros mayores bancos. Warren Buffet los ha llamado “armas financieras de destrución masiva”.

Tenemos ahora una oportunidad única (una estrecha ventana de tiempo) para modelar e implementar un esquema regulatorio comprensivo para todos estos instrumentos. Las leyes americanas que gobiernan el mercado de futuros y opciones proporciona un modelo para regular unos instrumentos bastante parecidos y que se intercambian en el mercado de derivados OTC. El nuevo esquema regulatorio debería facilitar que los instrumentos se comercien en mercados de derivados regulados y autorizados por cámaras de compensación de derivados regulados hasta donde sea posible. Esto permitiría al gobierno supervisar y hacer cumplir sus empeños, asegurar un proceso claro para descubrir el precio de las cosas que se comercian, apertura y transparencia, reducir el apalancamiento y la especulación y limitar el riesgo de la contraparte. Si se permite cualquier mercado OTC residual, debe someterse a una regulación federal robusta.

Estas medidas tienen que llegar más lejos, hasta conseguir que este enorme y peligroso mercado quede bajo control. Tienen que adoptarse e implementarse si esperamos evitar las próximas crisis financieras causadas por este mercado.

Intereses especiales de la industria de servicios financieros están comenzando a defender la vuelta al business as usual y a argumentar contra cualquier necesidad de reforma seria. Tenemos que reunir toda la voluntad política que podamos para poder superar estos intereses especiales. Si fallamos en dar los pasos necesarios que remedien esta brecha en la regulación, quedaremos de nuevo atrapados por nuestro error en años venideros.

Muchas gracias.

Transcripción original en este enlace.

Hay una breve y general aproximación actual al problema en este enlace.

Traducción: Joaquín Ferrer Benat.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: