Posteado por: physis | 22/03/2010

Wharton: si España se viene abajo pondrá en peligro la economía global

Que la crisis está obligando a ajustar los presupuestos es algo que sobra decir. Pero mientras en otros países los gobiernos comienzan dando ejemplo por ellos mismos antes de meter la tijera a la ciudadanía, aquí tenemos unos mandarines que sólo parecen dispuestos a crujirnos mediantes multas, tasas, cánones, subidas de impuestos y recortes por doquier mientras ellos siguen disfrutando de sus onerosos lujos. Sorprende constatar que mientras el 70% del gasto se lo llevan las autonomías y ayuntamientos, ninguno de estos repliegues peninsulares muestre mucha disposición a prescindir de sus suntuosos excesos si no es a la fuerza y mediante palanca. Hoy cabe ya preguntarse si podemos sostener en nómina no sólo 3 millones de funcionarios que cuestan unos 120.000 millones de euros cada año al erario público, sino especialmente esos mini-parlamentos y sus correspondientes Escoriales tan bien decorados con maderas nobles y cohortes de adláteres y empresarios besamanos que empequeñecen al mismo Felipe II. Televisiones locales y radios hacen bien su trabajo tapando todo el hedor, pero hay ayuntamientos donde se discute con tanto ruido de bombo y palafrén lo nimio y cotidiano que parece firmarse un Tordesillas a diario. Este país ha cubierto sus ancestrales complejos con oropeles comprados mediante dinero foráneo, al mismo tiempo que se ha enquistado una clase política sanguijuela que no se bajará del pollino mientras no aparezca Espartero con los cañones y cojones de su caballo o resuciten los partisanos que colgaron boca abajo a Mussolini y Petacci en Dongo.

Yo les invito a que busquen en Internet, por ejemplo, los edificios que albergan las diferentes diputaciones de Castilla y León y, si tienen suerte, busquen también fotos de los despachos, oficinas y salas de reuniones. Les puedo asegurar que cuando alguien consigue ascendente para entrar en esos lujosos marquesados, antes prefiere ver muerta a su santa madre que abandonar tan rocosos palacetes. Por no mencionar los coches oficiales y fondos europeos estructurales, cuyas principales estructuras que han conseguido desarrollar han sido las de estos corruptos inútiles.

El problema es que hoy y aquí nos jugamos no sólo el futuro del país, sino también el de la unidad monetaria e incluso poner en riesgo sistémico la economía global. Pobres alemanes, pensando que entregaban sus ahorros a gente honrada y responsable, acaban de despertar y descubrir a Rinconete y Cortadillo redivivos gobernando el lupanar del Arciprestazago de Hita, cebones de lo ajeno que dirigen con sus corrupciones hasta el último recoveco del país. ¿Rescatar a España? ¡Ni pensarlo! Cuando descubran los de fuera a los mequetrefes y alfeñiques que se han fundido el dinero desde sus torrecillas de marfil, nos pondrán a régimen hasta devolver el último céntimo.

Por fin le ha llegado al país la hora de transitar hacia una verdadera economía, donde prime la productividad. Y aunque todavía queda algún miope sin estudios hablando de conspiraciones, esperamos pacientes que se obre el milagro y salgamos de esta más reforzados y unidos. Porque de no ser así, entonces lo haremos crucificados y dispersos como putas que buscan de noche la honra con el candil de su ignominia.

Valga lo dicho y, mientras no cierren el blog a la fuerza, venga a continuación el análisis traducido sobre los problemas económicos en España por Knowledge Wharton, con Mauro F. Guillén. El vídeo de la entrevista es realmente equilibrado, pero muy claro.

El dolor en España… y lo que significa para Europa y más allá

Muchos están buscando quién es el culpable de que España haya pasado de ser una de las economías que más crecían en Europa a ser una de las que atraviesan más problemas. ¿Cómo puede ser que un país que era el mejor ejemplo de los beneficios de la integración económica y monetaria se encuentre de repente metido en el mismo saco que otras economías más pequeñas y enfermas como Grecia, Portugal e Irlanda?

Debido a su tamaño, el éxito de España en darle la vuelta a su deterioro fiscal es algo realmente crítico para el futuro del euro, la Unión Europea y aún la propia economía global. Los analistas de JP Morgan han escrito en un informe que “el desarrollo de los desequilibrios fiscales de Grecia y el episodio de Dubai representan un primer signo de lo rápido que los inversores pueden volverse contrarios al riesgo”. Tal como advierten los expertos, si España no consigue llevar a cabo un plan creíble para recortar su déficit presupuestario, las preocupaciones sobre la solvencia de la deuda soberana se dispersarán rápidamente más allá de los países pequeños y periféricos que ahora ocupan las portadas de los diarios económicos. Una quiebra de España podría ser la antesala de la ruptura del euro y un crecimiento en todo el mundo del proteccionismo más vengativo.

La idea de que España podría fallar en el cumplimiento de su deuda y requerir un rescate del resto de los miembros de la UE (un hecho que ya se está considerando para Grecia) no es algo que siente muy bien en Madrid. En febrero, el ministro de Fomento José Blanco culpó de “conspiración internacional” a los que querían dañar a España mediante “editoriales apocalípticos en los medios de comunicación”. De hecho, poco después el diario El País informó que los servicios de inteligencia nacionales habían estado investigando los motivos de los “ataques especulativos” sobre la economía española en la prensa inglesa.

Aunque sea políticamente conveniente culpar de los problemas domésticos a oscuros intereses exteriores, los columnistas y los inversores en deuda pública son actores marginales en el drama financiero español. Según Franklin Allen, profesor de economía y finanzas en Wharton, el verdadero “grave problema” de España y a quien se debe echar las culpas es al estallido de una burbuja inmobiliaria enorme.

Apoyándose en los fondos de desarrollo, la entrada en el euro (acceso mediante el interbancario al ahorro de otros países y excedentes comerciales) y los bajos tipos de interés, se construyó un boom durante los últimos años que generó una economía peligrosamente desequilibrada, con el sector de la construcción contabilizando más del 15% del PIB en su momento álgido. Cuando la recesión global menguó la demanda de residencias vacacionales y propiedades como inversión que alimentaron el boom, España quedó con un enorme agujero económico que va a tener que rellenarse con algo, aunque todavía no se sabe bien con qué. Es este el “corazón del problema” según Allen.

Mauro F. Guillén es profesor de gerencia internacional en Wharton. Reconoce que la burbuja inmobiliaria es lo que está en el centro de los actuales problemas de España, que se han ido preparando “durante los últimos seis o siete años”. La burbuja alcanza mucho más que la construcción y la especulación inmobiliaria, pues abarca a todo tipo de infraestructuras, como “carreteras, puentes y vías ferroviarias. Todo esto llegó a ocupar una parte importante de la economía, hasta el extremo de que el 45% de toda la construcción (no sólo residencial, sino de todo tipo) de toda la Unión Europea se estaba realizando en España, mientras que la economía española representaba menos del 15% de toda la Unión… Por otro lado, la construcción es una actividad muy intensiva en mano de obra, así que cuando se viene abajo queda mucha gente desempleada”.

El PIB de España se ha hundido un 3,6% en 2009. Y se espera una nueva contracción en 2010, en claro contraste con las previsiones de crecimiento de buena parte del resto de países desarrollados. El desempleo llega actualmente al 20%, el doble del año pasado. La fortaleza de la recuperación para el año 2011 y siguientes depende mucho de las decisiones políticas que ahora se tomen para reducir un boquete en el déficit presupuestario del 11,4% en 2009, que es precisamente lo que está provocando la mayor preocupación sobre la credibilidad de la deuda soberana española. Como condición para ser miembro de la zona euro, el país debe reducir su déficit hasta el 3% del PIB para 2013. Aunque había superávit hasta el año 2007, invertir la tendencia actual no va a ser fácil ni se podrá hacer de forma rápida.

El crédito cerrado

Las susceptibles respuestas del gobierno a las críticas sobre su gestión económica hacen pie en el hecho de que se ha podido evitar caer en las trampas en las que otros gobiernos han caído durante la crisis financiera global. Gracias a un régimen supervisor conservativo los bancos nacionales no quedaron expuestos significativamente a los activos tóxicos. Además, el nivel de la deuda pública española como porcentaje del PIB también se encuentra por debajo del de otros países de la zona euro. Pero con independencia de cómo maneje el gobierno sus propias finanzas y se apretaran los bancos los riñones antes de la crisis, existe una deuda privada enorme y es justamente lo que está poniendo muy nervioso a los mercados. Según un análisis de la consultora McKinsey, la suma de la deuda pública y privada (de empresas y familias) en comparación con el PIB es superior a la de todos los países desarrollados, excepto Reino Unido y Japón. La corrección de estos desequilibrios va a tener graves implicaciones para el bolsillo de los españoles.

Por este motivo, los observadores están realmente preocupados por la capacidad de España para honrar sus deudas. Los rescates de Grecia y Portugal, en caso de ser necesarios, “sin dejar de ser importantes, son manejables”, según Witold Henisz, prefesor de dirección en Wharton. Estos rescates iban a restar algunas décimas al crecimiento económico de la UE. Pero España es otra cosa muy distinta.

En una declaración conjunta, los países de la zona euro se han comprometido a emprender “acciones enérgicas y coordinadas, en caso de ser necesarias, con tal de preservar la estabilidad financiera de la zona euro en su conjunto”. Si esta acción se pone en marcha para rescatar a Grecia o Portugal, tendrá en esos países sus consecuencias negativas. Pero para España iba a ser especialmente grave porque terminaría poniendo al país bajo una intensa presión al esperarse que fuera la siguiente ficha del dominó en caer. Llegado el momento se podría exigir un rescate del país “bajo las mismas o mejores condiciones” que los anteriores beneficiarios de la ayudas, comenta Henisz. España es la cuarta mayor economía de la zona euro, dos veces más grande que Portugal y Grecia juntos. “Cuando hablamos de rescatar a países como España, las magnitudes son realmente intimidatorias”, añade. El efecto de este rescate podría hundir varios enteros el crecimiento de Europa en un momento en que las economías están en un frágil comienzo de recuperación.

Un rescate de España podría venir acompañado de una peligrosa segunda fase de la crisis financiera global, advierte Henisz, con países como Italia o Francia quebrando a continuación por ser incapaces de soportar al mismo tiempo el rescate de un país de esas dimensiones y sus propias cuentas públicas. A partir de ese momento quien iba a quedar cuestionado es el mismo euro, pues los miembros más fuertes de la unión podrían llegar a rechazar apuntalar a los miembros más débiles y decidir que su destino podría quedar mejor asegurado mediante la independencia monetaria. Los despistes de los políticos españoles culpando a los inversores foráneos es una señal de lo que está por llegar, comenta Henisz. Podrían aumentar los riesgos de “una espiral de proteccionismo y aislacionismo. Los partidos políticos adheridos a ideales nacionalistas y xenófobos podrían tener el terreno abonado bajo estas condiciones”.

Hay algo muy claro, con independencia de cuáles sean las opciones para evitar la quiebra de España. El país no podrá intentar resolver los problemas retirándose de la unión monetaria y volviendo a la peseta para poder devaluar, comenta Guillén.

Por una parte, el apoyo a la unión monetaria ha sido en España uno de los más elevados, “mucho más alto que en Alemania, donde hubo mucha gente reticente porque ya tenían una moneda fuerte. Así que España es muy pro-europea”, dice Guillén. Por eso son “impensables” las posibilidades de que España salga del euro. Pero además, también lo es desde otro punto de vista. “España es un país de propietarios, que tienen sus hipotecas contratadas en euros y en un 95% a tipo variable ligado también al euribor. Si España llegara a salir del euro las cuotas de las hipotecas se terminarían disparando, provocando más insolvencias y ejecuciones hipotecarias en cascada… Así que no tiene otra alternativa mas que permanecer en el euro”.

En previsión de escenarios catastróficos

En opinión de Allen, los escenarios más catastróficos podrían evitarse dejando quebrar a Grecia. Los contribuyentes de los países europeos más fuertes no están dispuestos a apoyar los rescates de los miembros más débiles. Así que toda esa discusión sobre el rescate simplemente está “posponiendo el momento de los ajustes”. Lo mejor para los países pequeños de la zona euro como Grecia es quebrar primero, para que a continuación los políticos “puedan valorar sus posibilidades reales de salida”. Aún siendo algo realmente indeseable, la experiencia iba a endurecer a los gobiernos vecinos para apretarse el cinturón y poner en marcha todos los recortes necesarios que ajusten sus finanzas y evitar ser los siguientes.

Irlanda está liderando el camino, según Allen. El año pasado sufrió los efectos devastadores del pinchazo de su gran burbuja inmobiliaria y del peligro que supone tener unos bancos tan sobre expuestos. Así que el gobierno irlandés comenzó a adoptar unas medidas de austeridad realmente severas, incluyendo recortes del 15% en el sueldo de los funcionarios y reduciendo los subsidios a desempleados y las prestaciones sociales. El ministro de Hacienda Brian Lenihan había pedido un “gran esfuerzo a cada ciudadano en sus presupuestos individuales, pero teniendo en cuenta que va a ser el último gran impulso para salir de la crisis”. Llegó a observar que en cualquier otro sitio de Europa se “habrían tenido grandes disturbios sociales si se hubiera intentado abordar este tipo de medidas”.

El plan de rescate español no tiene tanto alcance como el irlandés. En efecto, el gobierno español ha respaldado una propuesta para revisar la fórmula de cálculo de las pensiones, enfrentándose a la opinión pública. Sin embargo, el último paquete de subidas de impuestos, recortes de gastos y reducciones progresivas de medias de estímulo supondrán un ajuste de casi el 10% del PIB, según Moody’s. En una presentación realizada a los inversores en febrero, el gobierno señaló que ya había realizado recortes en los déficit del presupuesto equivalentes a un 2,2% del PIB desde comienzos de año. Por su parte, Moody’s está “relativamente convencido” de que se podrá conseguir en torno al 5% de los ajustes fiscales propuestos (la mitad de los planteados). “En nuestra opinión, es un buen comienzo”, ha comentado la agencia.

No obstante, se han criticado algunos aspectos de las propuestas del gobierno. Principalmente las proyecciones de crecimiento del PIB que se han incluido en los presupuestos generales: “son claramente optimistas dados los desequilibrios económicos existentes y el golpe que va a suponer para la demanda doméstica la subida impositiva y la reducción del consumo”, ha comentado la empresa de análisis Economist Intelligence Unit (EIU). El gobierno tiene previsto un crecimiento del PIB del 1,8% en 2011, pero EIU calcula que un 0,8% sería mucho más realista.

Menisz observa que uno de los mayores retos a los que se enfrenta el ejecutivo de Zapatero es vender todas las medidas necesarias de sacrificio al público, pues “son extremadamente impopulares a nivel político”. Después de todo, el “mejor escenario van a ser entre 5 y 10 años de bajo crecimiento y recortes por encima del promedio para poder pagar el déficit proyectado”.

Uno de los puntos claves fundamentales para comprender los problemas económicos de España es que el boom inmobiliario disparó los salarios. Así que “España ha tenido un crecimiento con muy baja productividad con respecto a sus competidores, y esto es hoy en día un gran problema para poder salir de la crisis”, comenta Guillén. La única opción que tiene el país para poder salir de la crisis es “incrementar la productividad, porque ya no se pueden reducir artificialmente los precios devaluando la moneda”.

Admite que los españoles “verán descender su nivel de vida según se vaya reestructurando su economía. Se tiene que buscar la forma de poder competir a nivel global. Durante los próximos años se va a producir un gran reajuste, una gran reestructuración tanto en EEUU como en Europa… como resultado de los grandes cambios que ya se están produciendo en la economía global”.

Conclusión

España no ha dejado de ser un país pobre después de recibir el equivalente a dos Planes Marshall. Haríamos bien en volver al club de los humildes, después de vestir a algunos leprosos del hurto de saco y ceniza hasta su muerte.

Comentarios y traducción por  Joaquín Ferrer Benat.

Anuncios

Responses

  1. Se requieren muchos cambios, en efecto. Una quiebra general no sé, pero quiebras parciales desde luego.

  2. Por lo tanto, teniendo en cuenta el artículo y todas las datos que se manejan en este blog y en todas las noticias, NO HAY SALIDA A LA SITUACIÓN ECONOMICA ACTUAL: sin politica de tipo cambio, ni de tipos de interes, la productividad difícil mejorarla (seamos realistas), los salarios bajarlos más difícil todavíal, el déficit fiscal aumentando, el paro en subida libre, la deuda privada y pública escandalosa, Frankfurt pidiendo la devolución de toda esa deuda, no caben más pisos, no caben más coches,….
    En conclusión, ¿se necesita una quiebra para empezar de nuevo con otro modelo de desarrollo?

  3. La propiedad privada, en última instancia, se deriva de la autoconciencia del individuo. Pero esto ahora no es cuestión de demostrarlo, aunque se suele hacer por reducción al absurdo. Después existe la comunidad, que aparece por el lenguaje, la generación biológica y el asunto de compartir e intercambiar bienes y servicios. A partir de ese momento esa comunidad se construye sobre dos principios: competencia y colaboración, que se equilibran según cada colectivo, sociedad e historia.

    El caso español es de una antropología realmente compleja y contradictoria. Por un lado, “donde va Vicente va la gente”. Pero por otro, sujetos que colaborando deberían formar un todo organizado, en el proceso hay gran probabilidad de que terminen a guantazos. La solución suele ser establecer un principio de autoridad rígido y coactivo. El problema es que se equilibra mejor la autoridad entre partes que compiten o colaboran que con una única fuente de mando. De ahí la secular tendencia a la corrupción.

    Por lo que respecta al salario de menos de 1.000 euros, el problema es cuánto produce ese trabajador y lo que vale su producto. Si la empresa donde trabaja es ‘productiva’, entonces terminará cobrando más de 1.000 euros a no tardar. En esa empresa o en otra, excepto que hablemos de las esclavistas ‘maquilas’. Pero los precios de algunos bienes (como la vivienda) no terminan de acomodarse a ese nivel de salarios en España por la injerencia de intereses de algunos colectivos minoritarios.

    Desde luego, las jornadas partidas ayudan poco a optimizar. Innovar y abrir la mente, ojalá. En este país el innovador, además de sus ideas, necesita generar de forma natural antidepresivos. Porque lo va a pasar mal.

  4. Siempre me sorprende que se traten a los salarios españoles como el gran problema la economía del pais. Sabemos que el 60% de los españoles son mileuristas en un entorno de deuda escandalosa, ¿no será más bien que nos somos capaces de optimizar, de organizarnos, de innovar, de tener dos dedos de frente y de abrir un poco la mente a los prejucios y complejos clásicos? Nos gusta mucho el ladrillo, sí una piedra encima de otra, y no somos capaces de salir de ahí. Quizá tengamos que despojarnos psicologicamente de la PROPIEDAD PRIVADA de todo lo que nos rodea y comencemos a cooperar, repartir, convivir y compartir para mejorar nuestra calidad de vidad, y finalmente, nuestra economía.

  5. A mí lo que principalmente me preocupa de todo esto, es que el más perjudicado de las medidas obligadas de ajuste, será nuevamente Paco.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: