Posteado por: physis | 02/06/2010

Francisco Canals: Catalanismo y tradición catalana

La gente del la fundación puntCAT me ha amenazado con un escrito en apariencia jurídico, diciendo que si no escribo en catalán me quitan el dominio y punto. Ya he argumentado al respecto y por ello tomo desde hoy el compromiso de defender la cultura catalana de sus peores enemigos. No he encontrado mejor comienzo posible que acudir al siempre brillante Doctor Canals, heredero del excelente magisterio de Ramón Orlandis y Balmesiana.

La cuestión del nacionalismo ha recibido en el s.XXI dos valiosos regalos. El primero es de naturaleza moral y nos lo ofreció por sorpresa Juan Pablo II en su casi póstumo “Memoria e identidad” (2005). Allí el patriota polaco llamaba a “evitar absolutamente” la “degeneración” del patriotismo en nacionalismo (c.XII), insinuaba una misteriosa y típicamente eslava “escatología de la nación” (c.XIV) y recomendaba el espíritu abierto de la época jaguellona de Polonia, ejemplo de convivencia de diversos pueblos y religiones (c.XV).

El segundo regalo intelectual sobre el nacionalismo lo encontramos en el ya difunto Doctor Francisco Canals Vidal (Barcelona, 1922-2008), en su antología histórico-filosófica recogida en “Catalanismo y tradición catalana”.

Horas antes de su rendición, en el pregón del 11 de septiembre de 1714, los tres comunes de la Barcelona sitiada por las tropas borbónicas se confiaban a Dios y exhortaban a los barceloneses a derramar su sangre “por su rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España”.

El proyecto del nuevo Estatuto de Cataluña se proclama “depositario de una memoria” de los que murieron por el reconocimiento de los “derechos nacionales y sociales” de Cataluña desde 1714. ¿Acaso son la misma cosa esta memoria nacionalista-socialista y aquella memoria tradicional de 1714? ¿Por qué los gobernantes de 1714 nombraban Generalísima de la defensa a la Virgen de la Merced (patrona de Barcelona), mientras el Parlament evita la palabra “cristianismo” entre las 42.000 del Estatuto? Canals -y Chesterton también- nos dan con precisión quirúrgica la respuesta: los grandes cambios sociales se alimentan de una memoria falsa (y siempre posterior) para la creación de un cuadro radicalmente nuevo que permita explicar de otra forma el pasado a mejor gloria de los intereses del presente.

¿Qué “olvida”, pues, el nacionalismo catalán? Canals es claro:

“El pueblo catalán es aquél que, entre todos los pueblos de España o de Europa ha vivido en más ocasiones y durante más tiempo en guerra contra el Estado inspirado en los principios de la Revolución Francesa” (c.II).

Si España se conformó en las leyes paccionadas y la filosofía realista de la Cristiandad medieval, Cataluña defenderá esta idea todavía en el s.XIX, librando para ello siete guerras contra el liberalismo en menos de cien años. Ése es el verdadero sentido de 1714.

Pero en el s.XIX las ideas revolucionarias transmitidas por el idealismo romántico contaminaron la Cataluña burguesa y castellanoparlante. A diestra y siniestra brotó el nacionalismo, que renegaba en el fondo de la tradición catalana y se aliaba con sus enemigos seculares. Es un nacionalismo que nos recuerda a aquel “amor negativo” de los revolucionarios hacia el pueblo, que Dostoyevski aborrecía por fantasear un sobre pueblo teórico y despojado de lo realmente propio y constitutivo de su verdadera identidad.

El acierto de “Catalanismo y tradición catalana” no es sólo devolver a Cataluña su auténtica conciencia histórica, sino también recordar el radical carácter anticristiano del nacionalismo. El mito metafísico de la nacionalidad tiende a suplantar a la religión. Se vacían entonces las iglesias y aparecen los “cristianos por el nacionalismo”. Los fieles cambian el crucifijo por la “senyera”. Los gobernantes se entrometen en lo sagrado. Los políticos legislan su Cataluña de papel. El clero se esconde y disminuye en número. El verdadero sentido de la familias se esfuma.

El que lea a Canals, comprenderá y combatirá entonces al nacionalismo actual para alcanzar lo que Donoso jamás soñó: que un pueblo regrese a sus raíces de fidelidad al Evangelio después de haberlas perdido. De extirparlas en pos de una imagi-Nación.

Guillermo Elizalde Monroset

Anuncios

Responses

  1. 1- Las normas del .Cat son las que son. Sino te gustan no lo contrates. En ellas ponen claramente que son para promover la cultura catalana, y además no se pueden tratar temas de gatos (CAT en ingles). Recuerda que a parte de tener derechos, tienes obligaciones.

    2- Puestos a manipular la realidad, me gustaría saber quien posee la verdad.

    Por que en América latina los españoles somos unos asesinos y expoliadores. No recuerdo haber leído eso en libros de historia en este país.

    Nacionalismos existen en todas partes. Pues es toda persona que cree y quiere a su país. En problema reside a que consideramos “nuestro país”.

    Por cierto, no conozco ningún nacionalista mundial…. Pero si, a no nacionalistas. Todo es respetable!

    La libertad de expresión es aquella en la que se respetan las opiniones de los demás, no aquella en una que uno expresa su opinión.

    Saludos.

  2. El factor mas importante de la Democrcia.es LIBERTAD SIN IMPOSICÓN.tODOS UNIDOS EN UNA GRAN NACIÓN QUE LO SOMOS.TODOOOOS.Para salir de esta dichosa CRISIS.

  3. Felicidades por su entrada y por citar en ella al Maestro Canals, quien tanto hizo por combatir a los intransigentes progres en la Universidad de Barcelona cuando era allí docente. Lástima que, sin embargo, él fuera y sea uno de los culpables de que, por ejemplo, en la UB haya actualmente un gobierno de izquierdas y nacionalistas catalanes, teniendo mucha responsabilidad en ello, como él mismo me reconocía en varias ocasiones, la mayoría de los profesores que él dejó allí como “discípulos”.

  4. diría que me parece increible, pero de un tiempo a otro he visto transformarse una cataluña donde el castellano y el catalan se mezclaban sin odios a una cataluña fascista donde erc en su primer toque de poder a logrado implantar el odio en la sociedad catalana, logrando leyes inauditas que arrinconan y marcan al catalan de habla castellana. todo esto ante el silencio de la vanguardia, periodico, avui, el pais que aplauden tal linchamientos, a cargo de aquellos que les subvencionan.

  5. Que gran frase y que gran verdad.
    “los grandes cambios sociales se alimentan de una memoria falsa (y siempre posterior) para la creación de un cuadro radicalmente nuevo que permita explicar de otra forma el pasado a mejor gloria de los intereses del presente”

    Ya lo dijo G. Orwell en su mítico ‘1984’.
    “Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado.

    Fantástico physis…

  6. EXCELENTE. De lo mejor que he leido ultimamente.
    No visitaba mucho vuestro sitio, pero me habeis ganado como lector.
    Todo nacionalismo funciona de igual manera. (dios y leyes viejas=mentira) Todos los nacionalismos antiespañoles son coetáneos y todos recurren a los victimismos y agravios históricos utilizando siempre las mismas manipulaciones y terjiversaciones.
    Lo peor, que el estado central cedió las competencias en educación… ya podemos ver los lodos de aquellos polvos.
    Lo mejor, la gente como vosotros, SOIS IMPRESCINDIBLES TODOS LOS QUE ESCRIBIS EN ESTA PÁGINA Y EN OTRAS. La verdad ha de ser oida, basta ya de tanta mentira y manipulación¡¡¡

    Si España quiere sobrevivir tendrá que llegar un momento en que el mundo de la cultura se plante y diga “hasta aquí hemos llegado”.
    Y no me refiero a los de la ceja y demás fauna televisiva.
    Me refiero a las grandes figuras.
    Lo más triste es ver lo que la progresía ha hecho con la universidad. Por ahí debería venir el saneamiento cultural.

    Por eso es necesario que las grandes figuras de la cultura con mayúsculas HABLEN DE UNA VEZ.

    Por ejemplo una inciativa que fue genial. El manifiesto en defensa del idioma español.
    Que esa es otra!!!, que gol nos marcaron los nacionalistas el día en que lograron imponer el término “castellano” refiriendose a la lengua común de todos los españoles, o ESPAÑOL.
    ¿Es que es menos catalán el ESPAÑOL que se habla en Cataluña que la lengua catalana? Rotundamente NOOO. Pues entonces llamemos a las cosas por su nombre.
    EL ESPAÑOL ES LA LENGUA COMÚN DE TODOS LOS ESPAÑOLES. Y esto no está reñido con nada. Cada habitante de Cataluña que hable lo que más le guste cuando más le guste y donde más le guste.

    Desde Valencia, ESPAÑA

  7. pero que asco me da el fascismo de los que quieren obligar a los demás a hacer algo.

    como si quieres hacer el blog en chino!!!!

    que asco de verdad cuando se ataca la libertad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: